‘LOS RESTOS DEL DÍA’, KAZUO ISHIGURO

En esta ocasión, la concesión del Premio Nobel de Literatura ha conseguido aunar la opinión de crítica y lectores: los méritos literarios de Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954) se encuentran al alcance de quien tome la acertada decisión de escoger una de sus novelas o relatos. Un galardón inesperado para un autor con una obra sólida y convincente, que aborda una construcción meticulosa de sus personajes y que contribuye a que cada trama del escritor japonés, pero de nacionalidad británica, sean una verdadera delicia.

Una vez más, es el cine el que pone al alcance del público la existencia de un autor literario de enorme categoría. La película de James Ivory Lo que queda del día (1993), adaptación de la novela de Ishiguro Los restos del día (atención al poder del celuloide: la reedición de la novela al hilo del éxito del film hizo que la editorial modificara el título del libro), tuvo la virtud de contar con un casting en estado de gracia: el rostro literario del protagonista, el estricto y escrupuloso señor Stevens, primer mayordomo de Darlington Hall, fue otorgado a Anthony Hopkins. Imposible encontrar un intérprete más adecuado para un personaje repleto de ricos matices y que el británico supo aprovechar para componer uno de los mejores trabajos de su carrera. La oportuna réplica en pantalla requería contar con una actriz a la altura de dicho rival y una vez más, la elección fue perfecta: Emma Thompson puso rostro a la señorita Kenton, ama de llaves de la mansión y contrapunto al carácter rígido de Stevens.

A lo largo de las páginas de Ishiguro, accedemos a la búsqueda de la excelencia por parte de Stevens dentro de su profesión como mayordomo, algo que le obsesiona y por lo que se encontrará dispuesto a realizar cualquier tipo de sacrificio. Con una prosa elegante, el autor nos describe y sumerge en la mente y el tiempo de sus personajes, consiguiendo que la lectura sea un autentico placer para los sentidos.

Otras obras de Kazuo Ishiguro son Pálida luz en las colinas (1982), Un artista del mundo flotante (1986), Los inconsolables (1995) o Cuando fuimos huérfanos (2000).

Me puedes encontrar también en Twitter y en Facebook: Pedro Brotini Villa. Ahí nos vemos y seguimos charlando.

Un abrazo desde El Primer Marca Páginas.

Pedro Brotini

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer