‘El Ruiseñor’, de Kristin Hannah

portadaExisten libros en los que, al finalizar su lectura, experimentamos una doble sensación: en primer lugar, de pérdida, por despedirnos de personajes que nos han acompañado durante unos cientos de páginas; por otra parte, de satisfacción por haber entablado relación con ellos y haber sentido y respirado sus vidas. Uno de esos libros es, sin duda, El ruiseñor, de la estadounidense Kristin Hannah.

Nos encontramos en Carriveau, en 1939, un pueblo localizado en una Francia a punto de ser ocupada por las tropas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial.  Antoine, casado con Vianne Mauriac y padres de una niña, Sophie, se ve obligado a marchar al frente y abandonar a su familia. Aunque Vianne, mujer cabal, no cree que los nazis vayan a atacar Francia, finalmente lo hacen: tropas de soldados desfilan por las calles, tomando prisioneros y haciendas y sembrando la inquietud y el terror en las tranquilas vidas de los habitantes de la población. Vianne se muestra dispuesta a todo por defender a su familia pero su situación se vuelve crítica cuando un capitán alemán procede a requisar su vivienda y comienza a vivir en ella, provocando en la mujer sentimientos encontrados.

El contrapunto de Vianne es Isabelle, su hermana, una joven que no está dispuesta a permanecer pasivahannah-2 ante la invasión de su país. Comienza a colaborar con la resistencia y entabla contacto con Gaëton, un partisano comprometido con la causa y dispuesto como ella a luchar hasta las últimas consecuencias. Los acontecimientos demostrarán a las dos mujeres, tan distintas en su carácter y en su forma de encarar su existencia, que ni su dignidad ni ellas mismas se encuentran a salvo.

Los dispares posicionamientos de ambas hermanas ante la contienda convergerán hacia un punto sin retorno al que se verán abocadas y que les obligará a tomar decisiones que cambiarán sus vidas para siempre.

La trama avanza combinando con maestría la intriga, la intensidad y la crueldad de una época convulsa junto a una trama en la que el amor desempeña un papel importante. Kristin Hannah consigue hacer desembocar todas las historias con habilidad hacia un hábil y espléndido final que, a mi parecer, logra dejar en el lector ese poso de satisfacción que producen la buena literatura.

Un libro duro pero necesario aunque, sobre todo, una lectura y una autora que debéis recordar y no dejar pasar de largo: El ruiseñor, de Kristin Hannah.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer