UN VIEJO QUE LEIA NOVELAS DE AMOR

Hay novelas que son ideales para enamorarse de la lectura y de los libros, y si tuviera que recomendar a alguien un título para iniciarse en el mundo de la literatura, son muchos los autores y las obras que acudirían a mi cabeza pero quizás, encabezando esa lista, se encontraría la obra del chileno Luis Sepúlveda “Un viejo que leía novelas de amor”.

Su protagonista, Antonio José Bolívar Proaño, vive en un pueblo perdido en la Amazonía llamado El Idilio.  Es un anciano que ha visto y vivido mucho, no siempre bueno ni agradable, pero que contempla el mundo con su peculiar visión de las cosas.  Ha aprendido mucho de los indios shuar, los habitantes de la comarca, a amar y respetar la selva y a sus moradores, un hábitat que el hombre blanco, en su afán de conquista y codicia, amenaza con destruir.

De todo este entorno, Bolívar de refugia en la lectura, pero no en cualquier libro: quire leer novelas de amor, según dice “de esas en la que la gente se ama de veras“, de “sufrimientos, amores desdichados y finales felices”.  El dentista, Rubicundo Loachamín, que visita la zona de El Idilio dos veces al año para ejercer su oficio, le provee de títulos que a su vez, le sugiere una prostituta a la que visita y que se convierte en su improvisada consejera literaria.

En poco más de 100 páginas, Luis Sepúlveda nos transmite imágenes inolvidables, de gran hermosura, fuerza y belleza, con unos personajes que representan un tiempo y un mundo cada vez más lejano.  Personajes que, afortunadamente, se han refugiado y viven para siempre en los buenos libros.

Existe tambíen una versión cinematográfica, interpretada por Richard Dreyfuss y Hugo Weawing, dirigida por Rolf de Heer, de igual título que la novela, pero que no alcanza la calidad del libro.

¿Habeís leído Un viejo que leía novelas de amor? ¿Qué os pareció?

¡Un abrazo desde el Marcapáginas!

  • Cuánto tiempo sin tener noticias suyas, ya le echaba de menos por estos lugares.
    Respecto a Sepúlveda debo reconocer que no he leído nada de él, tampoco sé que tipo de literatura practica, pero el argumento promete.
    Intentaremos echarle el guante.
    Un saludo.
    Viola.

  • Estimado Sr.Castelfranco: comparto mi alegría con la de la Sra. (o Srta.) Viola al encontrar de nuevo una epístola suya.
    Reconozco que empecé a leer la obra que recomienda, pero hube de dejarla ya que caí enfermo y no estaba mi mente en esos momentos para saborear como debiera dicha novela.
    Venimos a lo de siempre: no son necesarias cantidades ingentes de papeles para expresar los sentimientos, las penas, alegrías, amores y desamores. Y este es un autor que lo demuestra. Una gran obra en pocas palabras. Belleza encerrada en pensamientos concretos.
    Ahora ya recuperado prometo hacerme con este libro que recomienda y leerlo con agrado.
    Un saludo desde Camelot, reino de la oscuridad.

  • Querida Viola, no dudes en hacerte con este libro, es una pequeña joya que te hará pasar buenos momentos, tan buenos, como los que yo disfruto aquí con vosotros. Un abrazo.

    Apreciado Merlín, qué gusto saludarte de nuevo. Los libros no son productos que deban venderse ni comprarse al peso. Pocas páginas pueden aportarnos mucho más que el mayor de los tomos. Cantidad no es igual a calidad en literatura, al igual que en otras cosas de la vida. Te deseo lo mejor para ti, y el más esplendoroso de los amaneceres para tu bello reino. Un saludo.

    Colega Hong Kong, feliz año, felices libros y felicidad en cada momento de cada día. Un abrazo lleno de afecto.

  • Me encantó este libro.La única pega que tiene para mí es que me resultó breve.Recomendable.Muy recomendable.Me encanta este blog que no conocía.Todo un descubrimiento!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer