TIERRAS DE PENUMBRA

Muchos recordamos la película de Anthony Hopkins, del año 1993, junto a la

Imagen Thumbnail para Imagen Thumbnail para tierras de penumbra.jpg
fabulosa aunque poco pródiga, Debra Winger.  Richard Attemborough dirigió este bellísimo film en el que se recreaba una parte de la vida de C.S. Lewis, autor conocido hoy día, mayoritariamente, gracias a las adaptaciones cinematográficas de su obra Las Crónicas de Narnia, un clásico de la literatura infantil.

En su época, Lewis fue coetáneo de otro escritor conocido por todos: J.R.R. Tolkien, padre de otra saga, la de El Señor de los Anillos, con el que mantuvo una estrecha relación de amistad.  En una preciosa secuencia del film, el autor de “El león, la bruja y el armario” explica a un niño, delante de un armario, la magia que puede habitar en cualquier rincón de nuestro mundo.


The-Lion-the-Witch-and-the-Wardrobe-309406.jpgLa película dramatiza la historia de amor que tuvo Lewis, en 1956, con la poetisa americana Joey Davidman, con la que se casó, a fin de evitar su expatriación.  Su matrimonio duró sólo 4 años, a causa de la enfermedad de ella, que murió a los 45 años, en 1960.  Lejos de ser una mera histórica dramática, se trata de un homenaje a la esperanza, al amor y a la fe.

Hopkins pronuncia, en una de sus mejores interpretaciones, una frase bellísima, intensa, refiriéndose a la pérdida de su amada Joey: “El dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces”.  Para anotar, releer y meditar.  Todo un regalo.

Si la habéis visto, ¿qué os pareció la película?  ¿Y la obra de C.S. Lewis?

¡Un abrazo desde el Marcapáginas! 

  • Estimado Sr. Castelfranco:
    Admirable su comentario sobre tan emotiva película. Es una película triste, muy triste dentro de la ilusión, la alegría, la felicidad de conlleva el verdadero amor.
    Sus protagonistas crean a los personajes de una forma entrañable, inolvidable. Desde el primero al último, todos forman parte de una parte importante de la vida del escritor.
    ¿Qué decir de los diálogos, de los ambientes, los paisajes…?.
    Tengo que confesar que el final lo vi entre lágrimas que no podía contener, ni quería.
    Querido amigo, gracias por traer a mi memoria (la cual me falla últimamente), tan hermosas imágenes que creía olvidadas.
    Suyo, siempre, desde Camelot.

  • Maravillosa película, muy british, yo cada vez que la veo lloro, y ya van varias veces. Unas interpretaciones fantásticas y un canto al primer amor aunque tengas 60 años.
    La frase es fantástica, para reposarla y saborearla.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer