ABRAZOS DE PAPEL

Lo encontré en mitad de una pared, un cartel pegado en una calle bastante transitada de mi ciudad:

El texto decía así:

“Lecturas a domicilio.  Destinado a personas que quieran escuchar a sus autores preferidos y que no puedan hacerlo o, sencillamente, que quieran distraerse “escuchando” los textos escritos”.

No es difícil imaginar la escena.  Dos personas unidas por un hilo de palabras, de historias, de personajes…leer y escuchar, las dos caras de una moneda con la que comprar emociones, intrigas, amor, risas, sentimientos.  El sonido de una voz con el acompañamiento de fondo de unas hojas de papel que van acariciando el silencio.

Acceder a la letra impresa, en el pasado, era algo reservado a gente pudiente, eruditos o
cartel_feria_del_libro_bogota.jpgclero.  La tradición de contar relatos, viajes, experiencias, bien creadas por la imaginación de un contador de historias o a partir de lo que alguien le contó a alguien que conoció a otro alguien, es antigua.  Hoy, esa necesidad de escuchar y de relatar se ha diversificado, y afortunadamente es accesible de forma económica y fácil para todos…pero sobre todo, sigue existiendo, bajo otras formas nuevas, muchas de ellas tecnológicas, quizás más frías, pero el reclamo, la esencia, no se ha extinguido.

Erase una vez…Había una vez…¿imagináis alguna fórmula que contenga más magia con la que poder abrir un portal amplio e infinito por el que acceder a un mundo llenode sueños, de magia, de ilusión?  Probad a decirla en presencia de un niño o de un adulto y dejad que su mirada haga el resto en vosotros.

Por cierto, el cartel tenía un número de teléfono al que llamar, y debajo colgaban numerosas tiras en las que también estaba escrito dicho número, para que la gente pudiera llevárselo con facilidad.  No quedaba ninguno…

 

¿Qué libro o qué autor os gustaría que os leyeran? ¿Y cuál os gustaría a vosotros leer a alguien?

 

Un abrazo desde el Marcapáginas.

 
20070423192233-dia-del-libro-07.jpg

  • “No sé si habéis visto alguna vez un mapa de la mente de una persona. A veces los médicos trazan mapas de otras partes vuestras y vuestro propio mapa puede resultar interesantísimo, pero a ver si alguna vez los pilláis trazando el mapa de la mente de un niño, que no sólo es confusa, sino que no para de dar vueltas”.
    Así empieza mi libro más amado, el que quiero que me lean siempre, el que he tenido la suerte de leerle a mi hija: Peter Pan, de James M. Barrie.
    Os deseo a todos que os lo lean alguna vez.
    Gracias por seguir escribiendo este blog, Sr. Castelfranco.

  • Colega Hong Kong: he tenido la suerte de tener gente mayor cercana a mi y he disfrutado sus historias, sus recuerdos, unas vidas repletas de experiencias que ellos disfrutan al contarlas y revivirlas. Gracias a ellos por compartirlas, y a ti por colocar aquí tu marcapáginas. Un fuerte abrazo!!
    Querida Viola, ¡cómo entiendo tu gusto por leer cuentos a tus hijos! no hay nada como el silencio atento de mis pequeños al contarles una historia, un cuento, una fábula.
    Estimada Natalia, la película a la que te refieres se titula, precisamente, “La lectora”, y habla de una chica para la que la lectura es fantasía, sueño, belleza…lo comparto con ella, y contigo, seguro. Gracias por pasarte por el Marcapáginas.
    Querido Mago Merlín, me has tocado un punto especial, “Peter Pan” es un libro mágico dónde los haya, y para mi, tiene uno de los finales más absolutamente hermosos de la literatura, que la película de dibujos de Disney no muestra, y que es de una belleza increible.
    ¡Ah!, y la mente de los niños…¿cómo ponerle puertas al cielo o límites al mar?
    Gracias a ti por pasarte por este Marcapáginas, que es el tuyo, y el vuestro.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer