Marta Torres, el arte y el color del Mediterráneo

Marta Torres es una de esas artistas con la que da gusto hablar. Es una mujer dulce y generosa. Y es que para ser artista hay que ser generoso porque ellos comparten y nos transmiten, a través de su obra, sus sentimientos y su forma de ver la vida. Para la ibicenca la belleza es “la unión de la armonía y del equilibrio, y por eso una obra tiene que seducir, que ser atractiva, y convertirse en algo que no puedas dejar de mirar. Marta asegura haber nacido “con un color en la mano” y que su vida “no puede entenderse sin la pintura.

“Desde muy niña sentía locura por el dibujo y el color. Dibujaba a todas horas todo lo que veía. Era algo totalmente vocacional. Más tarde me fui de Ibiza a Barcelona a estudiar Bellas Artes. Cuando termino mis estudios y regreso a Ibiza comienzo a trabajar como conservadora en el Museo de Arte Contemporáneo, pero me doy cuenta de que eso me resta mucho tiempo para pintar, por lo que decido dedicarme de lleno a la pintura. Tengo una pequeña Galería de Arte donde expongo mis obras y las de otros artistas. Poco a poco voy tomando contacto con otros artistas del extranjero y en París conozco una Galería que me propone hacer una exposición. Gracias a ella, me presentan a varios galeristas de la Place des Vosges que me invitan a hacer diferentes exposiciones, también en Saint Germaine y en el Barrio de París. A partir de ahí contacto con más galeristas de diferentes puntos de Europa: Holanda, Londres… Después Nueva York, Florida y mi carrera va despegando y voy adquiriendo clientes muy importantes.”

Sus obras se caracterizan por unir de forma realista la escultura con la pintura y dar vida a creaciones, muchas veces en tamaño real (de hasta 6 metros), que recuerdan rincones de Ibiza o de otras ciudades europeas como París o Roma.

“La técnica que utilizo es muy diferente porque cuando estudio Bellas Artes trabajo con diferentes técnicas, pero lo que más me influye es el contacto con la escultura y allí es donde empiezo a fusionar la pintura con la escultura. El conocimiento de la escultura me permite utilizar diferentes técnicas y el resultado es una pintura tridimensional donde incorporo todo tipo de materiales como ramas naturales, ventanas que recupero de lugares de desecho o piezas antiguas que encuentro en mercadillos y les doy una segunda vida. Los cuadros adquieren movimiento porque muchas de las ventanas se pueden abrir para descubrir un paisaje del mar, otras se abren para descubrir una lámpara de strass que se puede encender con un mecanismo especial… Mis cuadros tienen la particularidad de que el espectador puede interactuar con ellos y al mismo tiempo tienen la cualidad de ser piezas que incluyen materiales reciclados.”

“Los murales los realizo en mi taller, pero son piezas que luego encajan como un rompecabezas. Cada pieza puede medir 1´80 metros, las elaboro en mi atelier y luego las traslado hasta el sitio donde se vayan a montar definitivamente. Enlazo una pieza con otra y el resultado final es que parece solo una. Mi taller está en Ibiza y es verdad que me inspiro mucho en la isla porque es donde paso la mayor parte del tiempo. Pero también me inspiró mucho París donde pase una buena temporada y me ha dado mucho para inspirarme por su belleza, sus ventanas, sus tejados… Me ha dado mucha riqueza a la hora de crear.”

Para la artista las buganvillas son súper importantes ya que no solo dan color y belleza a las paredes de la isla, también simbolizan al ser humano, con un lenguaje muy especial.

“Mi tema fetiche son las buganvillas porque tienen un colorido que representa mucho lo que es el Mediterráneo y mi tierra, Ibiza. Con el contraste de las paredes ibicencas, las buganvillas suelen ser muy voluminosas porque las hago con varias capas de cemento y cal, y eso les da un volumen y un color muy intenso. Mi pintura es bastante simbólica y las buganvillas son también un símbolo. Los troncos representan lo físico, ya que por sus raíces están aferrados al suelo, sin embargo, las flores son más etéreas, miran hacia el cielo, representan más lo espiritual, el alma. Y las mariposas simbolizan la fugacidad del tiempo. Es el mensaje que quiero transmitir a través de mi obra. Otro de mis temas fundamentales son las marinas. Las construyo a partir de arena, conchas o si se trata de una playa de piedras, con cantos de mármol blanco de Carrara. También estoy añadiendo nuevos temas como son los limoneros y es la novedad de mi próxima exposición.”

“Mi próxima exposición es en el Hotel Aguas de Ibiza Grand Luxe. Es un sitio paradisiaco, un hotel muy hermoso con unas vistas increíbles frente al mar. Estará desde el 4 de agosto, que es la inauguración, hasta finales de agosto. Además, este año he editado un libro con todas mis pinturas, “Materias”, un libro donde también escribe Antonio Colinas, que es un poeta Premio Nacional de Literatura en España, y otros grandes autores como Gerard Xuriguera, un crítico de arte de París muy reconocido.”

Si todavía no habéis decidido destino de vacaciones, aprovechad para visitar la isla de Ibiza y la exposición de Marta Torres. ¡Os va a maravillar el arte y el color del Mediterráneo!

Podéis ver y admirar toda su obra en su web y en su Instagram.

www.martatorres.com

@martatorresartist

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer