Diseñar una sonrisa bonita con carillas

En los últimos años, este tipo de tratamientos para diseñar y mejorar nuestra sonrisa han adquirido una gran popularidad, ya que no solo tienen una finalidad estética, también tienen un propósito funcional.

Tener una sonrisa bonita es algo que a las personas les da mayor seguridad y eleva su autoestima. Sin embargo, no todos tienen la posibilidad de contar con ella de manera natural, por lo cual en los últimos años ha cobrado mayor relevancia el diseño de sonrisa.

El diseño de sonrisa es el conjunto de procedimientos que logran cambian el color, el tamaño, la forma y la posición de los dientes para otorgar una sonrisa más armónica.

Tener unos dientes perfectamente alineados y blancos es el sueño de cualquier persona y el tratamiento con carillas es perfecto para conseguirlo. Las carillas, además de hacer que se vea bonita la sonrisa, ayudan a mejorar el estado de salud de la persona. Es una de las soluciones de estética dental más demandadas actualmente para corregir dientes fracturados, manchados, desalineados, desgastados, desiguales o con separación anormal.

Pero ¿Qué carillas son las mejores a la hora de optar por este tratamiento?

La Dra. Katherine Duran, Fundadora y Odontóloga Prostodoncista en ESTUDIO DENTAL DRA. KATHERINE DURAN, nos cuenta todo lo que hay que saber sobre las carillas dentales y ya os digo que no hay mejores manos que las suyas para realizar este tratamiento. De hecho, se la conoce como “la reina de las carillas”.

(Sonríe) “Este es mi principal trabajo desde que llegué a Madrid. Me encanta el área de la estética y ahora mismo está muy de moda el tema de las carillas dentales, es lo que cada vez la gente más demanda por temas estéticos. Con la influencia de las RRSS todos quieren lucir cada vez mejor y eso incluye también tratamientos estéticos a nivel dental. Por eso las carillas es uno de los principales tratamientos que se hacen para mejorar forma, tamaño o color de los dientes. Obviamente, no todos los pacientes son candidatos a esto, pero sí se hacen análisis específicos a cada paciente para ver si es necesario practicarles este tipo de tratamientos o no”, me cuenta la Dra. Durán.

“Las carillas son unas láminas que pueden ser de dos tipos de materiales diferentes: de composite o de cerámica. Se colocan sobre el diente con la finalidad de cambiar, como te decía, el tamaño, la forma y el color. Dependiendo del tipo de material así será la durabilidad de la carilla, el composite tiene una durabilidad de 3 a 4 años, mientras que las de cerámica pueden durar más de 15 años, porque son más duras, no cambian de color y se mantienen mucho mejor en cuanto a longevidad. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Las de cerámica requieren tallar un poco el diente, mientras que las de composite las puedes hacer directamente sobre el diente sin necesidad de tallar.”

Es una técnica mínimamente invasiva que conserva la esencia dental. Las carillas son mucho menos propensas a afectar el nervio dentro del diente. Fortalecen los dientes y les devuelven la funcionalidad. Ayudan a fortalecer los dientes fracturados y restaurar la función normal.

“No se puede generalizar qué paciente es candidato para un tipo de carillas u otras. El factor económico también es muy importante porque no todos los pacientes pueden pagar las carillas de cerámica. Las de composite son un poco más económicas ya que no llevan un laboratorio asociado. En el caso de las carillas de cerámica sí necesitamos enviarlas a un laboratorio lo que hace que se incremente el coste. Lo primero que hay que hacer es un análisis del paciente para ver qué tipo de carillas debe llevar. En pacientes más jóvenes yo recomiendo empezar con carillas de composite ya que no requieren un desgaste dentario, puedes modificar forma o color, sobre todo, sin tener que desgastar el diente, por lo que es un tratamiento reversible. Mientras que la cerámica yo la recomiendo en edades más avanzadas donde ya hay un envejecimiento del esmalte y quieres fortalecerlo, entonces sí que se puede colocar una carilla de cerámica porque el tema de tallar el diente no es tan importante como en un diente joven.”

“La forma del área dentaria influye mucho en el tipo de carillas que se van a poner. Si es una mujer y tiene la forma de la cara más delgada hacemos las carillas con una forma más ovoide o triangular, mientras que los hombres suelen tener los dientes más robustos y cuadrados. Es un tratamiento muy individualizado.”

“La primera fase del tratamiento es realizar una maqueta del diente donde nosotros hacemos un escáner de la boca que mandamos al laboratorio para que hagan un diseño preliminar. Esto se lleva a la boca del paciente para que pueda ver la forma y el tamaño, si le gusta y si está de acuerdo con el tratamiento, procedemos a elaborar las carillas. Si son de composite se pueden hacer en una sola cita, pero si las hacemos en cerámica sí tenemos que hacerlo en varias citas para tomar las medidas del paciente, mandarlo al laboratorio, después las pruebas y en la ultima cita colocarlas y asentarlas. Las de cerámica se fijan con un pegamento especial que se llama cemento resinoso que permite que el material pueda pegarse y no mancharse con el paso del tiempo. En el caso de las de composite es una resina que se pega directamente con una luz LED y se fija al diente.”

“Es muy importante ponernos en buenas manos y que el tratamiento esté bien realizado porque si se pone una carilla y no queda bien sellada ahí se empiezan a meter las bacterias, los restos de comida, es más difícil de limpiar y se pueden formar caries. Hay que tener mucho cuidado en que la carilla esté bien diseñada por profesionales cualificados que tengan todos los conocimientos para preservar y no dañar nunca el diente.”

“Las carillas de cerámica no requieren de un mantenimiento especial, simplemente, informar al odontólogo cuando se vaya a realizar una limpieza dental convencional para que no llegue a fracturar ninguna carilla. Las de composite si requieren de un mantenimiento cada 6 meses donde se hace una politura de la carilla para eliminar esos pigmentos que se puedan fijar en el composite y que puedan hacerla variar el color, o hacer lijados especiales para devolverle el brillo inicial.”

Una sonrisa bonita es tan importante que puede llegar a subir la autoestima de cualquier persona. Y no solo por sentirnos físicamente más atractivos, sino porque sonreír con seguridad y confianza nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida.

Podéis ver todo el trabajo de la doctora Katherine Durán en su Instagram @odkatherineduran

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer