La tercera generación de ultrasonidos para eliminar grasa localizada

Se llama Lipo Vaser, es una técnica innovadora para eliminar acúmulos de grasa localizada, mejorando la retracción de la piel y consiguiendo una recuperación más rápida. Es muy precisa y actúa únicamente sobre los adipocitos, licua la grasa para facilitar su extracción y permite esculpir al milímetro, consiguiendo un cuerpo más tonificado y atlético.

Tiene muchas ventajas con respecto a la lipoescultura clásica o tradicional, como que permite extraer la grasa sin traumatismos, mejorando la adherencia y retracción de la piel (entre un 30 y un 40%), reduciendo un 35% la aparición de hematomas en el proceso y mejorando la definición en ciertas áreas, sobre todo la abdominal.

Pero como siempre os recomiendo, y no me canso de decirlo, hay que ponerse en manos de un cirujano cualificado y con experiencia en esta técnica acudiendo a una clínica que te dé todas las garantías de seguridad. En este caso yo os recomiendo al Dr. Ángel Martín de Clínica Menorca, uno de los profesionales con más experiencia en lipoesculturas. Y quién mejor que él para contarnos todas las ventajas que nos ofrece esta técnica.

“Llevo 33 años haciendo lipoesculturas y al final te das cuenta de que hay que hacer una lipoescultura circunferencial. Desde hace 3 o 4 años ha llegado el Lipo Vaser para ayudarnos en esto. ¿Qué ventajas tengo? Lo primero, una vez he puesto la anestesia local y sedación paso el Lipo Vaser, que emite una energía no caliente y destruye los adipocitos. Lo que ganamos es que hay menos sangrado, menos inflamación y mejor recuperación del paciente. Lo segundo es que cuando paso el Lipo Vaser muy superficial, lo que consigo es una retracción de la piel con lo que a nivel de abdomen, flancos, caderas y cara interna de los muslos viene muy bien porque me retrae la capa dérmica de la piel, se pega y no existe flacidez”, me cuenta el Dr. Martín.

“La grasa se rompe igual porque luego tienes que aspirarla, pero como pasas primero el Lipo Vaser, causas menos traumatismo a los tejidos y la grasa se aspira sin ninguna presión, de forma muy fluida, de forma que estás quitando la grasa y remodelando mejor que con otras técnicas y sin forzar ni romper vasos.”

Esta intervención se realiza con anestesia local y sedación. Al igual que en la liposucción convencional, se infiltra una solución tumescente. Entre esta infiltración y la aspiración de los glóbulos o células de grasa, llamadas adipocitos, se pasa la cánula de ultrasonidos para romper por vibración estas células grasas -vibra el citoplasma o la envoltura del adipocito-. La rotura es espontánea y no se lesionan ni los vasos sanguíneos ni los nervios, lo que se traduce en un post operatorio con menos hematomas y menos dolor. Después, con la cánula de extracción se realizan pequeños movimientos muy suaves para extraer la grasa, succionándola, no destruyéndola. En la liposucción tradicional el movimiento de la cánula destruye la grasa y hay que hacerlo manualmente, es lo que produce los hematomas. Con los ultrasonidos se produce un calentamiento controlado, y al ser el movimiento más superficial se calienta la dermis, lo que va a producir la generación de nuevo colágeno y una mejor retracción de la piel evitando la flacidez.

“El Lipo Vaser emite ultrasonidos que producen unas vibraciones, emite un calor y se rompen los adipocitos. Y en las zonas que hay fibrosis y hay durezas de la grasa, esta metodología te lo va rompiendo y cuando vas a aspirar la grasa ya no tienes que hacer ningún esfuerzo, es como tocar el violín. Es menos agresivo. Se pueden tratar zonas como el brazo que con otras técnicas no se podía tocar, hago también muchos tobillos y estoy muy contento con los resultados. Esta técnica se puede hacer prácticamente en todas las zonas del cuerpo donde haya grasa: tobillos, brazos, rodillas, flancos, abdomen, caderas, cartucheras, cara interna de muslos, papada…”, afirma el Dr. Ángel Martín.

Los candidatos a poder realizarse esta metodología son pacientes más o menos en normo peso con acumulo de grasa en cualquiera de las zonas antes descritas y en casos en los que ya se ha realizado una liposucción previa y existe fibrosis (exceso de colágeno) para que la aparición de hematomas sea menor. No está indicada si hay un sobrepeso excesivo, en ese caso, la lipoescultura 360º sería la mejor opción.

“Es muy importante ponerte en manos de buenos profesionales que tengan la experiencia y la base para realizar este tratamiento, ya que si te pones en manos de alguien inexperto que no sepa controlar el lipovaser te pueden provocar hasta quemaduras. Es una metodología que nos ayuda mucho a definir y esculpir. Yo hago mucho flancos, caderas, estómago y abdominal para retraer la piel y que no haya flacidez y creo que es un adelanto muy grande”, explica el Dr. Martín.

Con este sistema se diluyen las tres capas de grasa _superficial, media y profunda y en ciertas áreas donde hay musculatura permite que la piel se pliegue a la fascia del músculo logrando una alta definición, esto permite que en ciertos pacientes se evidencie su musculatura, casi siempre en el área abdominal.

Tras la cirugía, es necesario llevar una faja que ejerza presión en la zona, durante un mes. Los resultados mejoraran semana tras semana, y a los seis meses ya se aprecian por completo.

Así es la Ciencia y la tecnología que avanzan a pasos agigantados para permitir una mayor perfección en los resultados y de forma menos traumática para el paciente. Los ultrasonidos son menos invasivos, y esta técnica permite un mayor control al cirujano, mejorando la retracción de la piel y produciendo menor inflamación y hematomas por lo que reduce el dolor y el tiempo de recuperación del paciente.

¡Cada vez estamos más cerca de conseguir un cuerpo perfecto para un verano perfecto!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer