Brilla con la manicura Dip-Last

No hace muchos años que se popularizó el cuidado de las uñas y la manicura parece que ha llegado para quedarse. Además, este tratamiento ha dejado de estar orientado a un público femenino de cierta edad para especializarse en mujeres mucho más jóvenes e incluso hombres.

Existe un tipo de manicura para cada mujer. Según su estilo, o su forma de ser, pueden dejarse las uñas muy largas o ponérselas postizas, con diseños de nail art o hacerse una sencilla y discreta manicura francesa. Y es que la manicura encaja con todos los estilos.

La moda viene de América Latina y ha llegado para quedarse. Allí es más común que todas las mujeres acudan a profesionales para el cuidado y la higiene de sus manos. Es obvio que en España este boom se ha implantado.

Es verdad que, al margen de que la manicura sea un ritual más de belleza, también tiene un punto de bienestar y salud. Para muchas mujeres hacerse la manicura o la pedicura es una actividad a la que destinan parte de su presupuesto para proporcionarles cierto bienestar. Es como pedir cita para darse un masaje. Se trata de estética, pero a la vez terapia.

Y no podemos olvidarnos del nail art, que va un paso más. Esta tendencia asume que la uña es un lienzo o un espacio más para plasmar una creación artística. En realidad, las uñas pueden ser nuestra carta de presentación y de eso sabe mucho Rossana Contreras, creadora y fundadora de Mood&Beauty Salón, con la que hemos hablado para conocer cómo se enamoró de la belleza de las uñas y contarnos la última innovación en manicura, creada por ella misma en su salón, la manicura Dip-Last.

“Soy venezolana, mi familia es española, mi madre nació aquí. Llegué a España hace 3 años y realicé un máster en Dirección y gestión de Producto aquí en Madrid. Siempre tuve claro que quería montar un negocio en España y antes de nada entré como directora de tienda para saber y tantear cómo se comportaba el mercado y la gente a la hora de comprar o elegir un producto, el comportamiento de consumo en general. Me di cuenta que el mercado español y en general el europeo es totalmente distinto al latinoamericano y al norteamericano. Toda esta experiencia la fui recopilando para decidir qué podía hacer yo que fuera innovador, dar mi propuesta de valor a la gente y que tuviera una viabilidad más o menos próxima. Para las personas latinas todos estos servicios los ven como una necesidad, pero las europeas lo ven como o un lujo. Así nació nuestro salón Mood& Beauty en el que decidí apostar por un punto que creo que está perdido en todos los salones de manicura y que es la salud de las uñas. Tratan de embellecerlas, de que se vean muy estéticas, pero la salud de las uñas no les suele preocupar mucho y yo creo que es fundamental que las uñas se vean bonitas, pero también saludables. Y que en el momento que dejes de hacerte la manicura tengas una uña sana.”

La manicura Dip-Last se trata de una técnica exclusiva de nuestro salón, de hecho, la creamos aquí. Yo tengo problemas particulares en la uña y pensé que otras mujeres seguro que también los tenían, mi uña es muy débil y aparte es muy grasa, levanta muy rápido el esmalte y se parte con mucha facilidad. Empezamos a fusionar geles reestructurantes con polvos de resina y un tratamiento muy meticuloso y muy pulido de las cutículas. Esto hace que la uña se vuelva increíblemente fuerte, casi de la resistencia del acrílico, sin tener en el momento del crecimiento el desagradable tope que se tiene cuando se lleva gel o acrílico. Es como un crecimiento normal de una semipermanente y nunca sospechan que llevas todos estos productos para poder endurecer tu uña. Y sin resecarla tanto porque el producto no lleva monómeros, sin tanto químico y es mucho más saludable para la uña.”

“La manicura Dip-Last es una mezcla entre la manicura rusa y la técnica que hemos desarrollado aquí, aunque no hacemos el tratamiento de las cutículas tan exagerado. La manicura rusa a veces remueve demasiada cutícula, expone mucho la parte de la base de la uña y terminan hinchando la zona dando un aspecto feo a las uñas. Entonces el Dip-Last mantiene algunos de los principios de la manicura rusa, como el uso del torno con las distintas flamas, para conseguir un acabado prolijo que al final es lo que buscamos. Las venezolanas por ejemplo están acostumbradas a que les remojen las manos antes de comenzar la manicura y no les gusta que se use el torno. Le dan más importancia a una manicura spa que a una manicura en seco. Pero hay que tener un cuidado especial ya que al mojar las cutículas la uña queda muy porosa, muy delicada, hay que tener bastante precisión en el momento de cortar la cutícula porque la piel queda muy suave y muy blanda y es más laborioso, pero teniendo cuidado y precisión no hay problema.”

“El Dip-Last es la opción ideal para las personas que tienen las uñas débiles o muy grasas y que quieren que el esmalte les dure. El producto que aplicamos lo que hace es que separa la parte grasa de la uña del esmalte, que es lo que termina levantando, para que la duración que suele ser de 2 o 3 semanas no se convierta en 5 o 6 días siendo manicura semipermanente. Lo primero que hacemos es higienizar las manos de la clienta, después se le hace un diagnóstico de la uña para aconsejarle la técnica adecuada, para pasar a limpiar bien la uña, aplicamos el primer y ph bond para neutralizar y equilibrar el primer con el producto que vamos a añadir. Usamos las bases reestructurantes, curamos, después vienen los polvos de resina, otra vez la base reestructurante, volvemos a curar y ya esmaltamos. El proceso dura una hora y media más o menos. Lo que nos gusta es ofrecer una experiencia completa, que las clientas se sientan en familia, que disfruten de una bebida y, por supuesto, la hidratación de cutículas y un masaje en las manos que dura unos 15 minutos, y si así lo desean se les realiza una exfoliación que te hidrata muchísimo y te retira toda la piel muerta.”

“Ahora estamos haciendo una fusión, somos una marca emergente, una marca nueva, un concepto que se ha creado desde cero, tenemos parte de productos de creación propia y otros de la marca en la que nos apoyamos: Gelish, Morgan Taylor y Madam Glam. Hacemos toda la base reestructurante con nuestra marca propia y los polvos de resina sí son de Gelish. La mayoría de las clientas, por falta de tiempo, nos piden la manicura más básica con el esmaltado liso porque no son muy arriesgadas, pero cada vez van probando más el nail art, sobre todo las más jovencitas. Se lleva mucho todo lo que son líneas abstractas, vienen muy fuerte las manicuras francesas con metálico, con efecto espejo, colores pasteles, colores fluor…”

“Dentro de nuestros productos de creación propia estamos desarrollando una base totalmente diferente de lo que existe en el mercado, que se llama “súper lasting”, para todas aquellas clientas con trabajos en los que usen mucho las manos con productos delicados como enfermeras, cocineras… para que les pueda durar su esmalte por lo menos 3 semanas. Da una gran durabilidad al esmaltado. Y en nuestra línea de esmaltes de uso profesional tenemos una colección especializada para manicura francesa y novias con efecto cristal y bath.”

Resulta evidente que, sea moda o no, la manicura ha llegado para quedarse. En sus distintos estilos y modalidades, las mujeres dedican al cuidado de sus manos y sus pies parte de su tiempo y presupuesto. Cambiarán las modas, los colores de los esmaltes, el largo de las uñas y el tipo de corte, pero la manicura seguirá siendo una tendencia beauty más en nuestras apretadas agendas para que nuestras uñas brillen como se merecen.

Responder a Cristina Tárrega Cancelar la respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer