Los brazos no son alas

Alas de murciélago, brazos de salero, brazos en columpio… Hay muchas expresiones que hablan de un mismo hecho, la flacidez en la cara interna de los brazos. Se le denomina así al tríceps braquial cuando ha perdido tono y elasticidad. El aumento de peso, el paso del tiempo y la gravedad juegan un papel muy importante en este problema estético y es que vamos perdiendo la capacidad de producir colágeno, debilitando la firmeza de la piel.

Este es un tema que nos preocupa especialmente a las mujeres y al que solemos estar muy atentas ya que en ocasiones nos puede generar un complejo dando lugar incluso a cambiar la manera de vestir para tapar una parte del cuerpo que antes era una poderosa arma de seducción y belleza.

Existen muchas soluciones para combatir las alas de murciélago, desde las más fáciles para cuidarlos, embellecerlos y mejorar su apariencia hasta las más drásticas para casos en que el deterioro es evidente y buscamos una solución radical. Sin embargo, entre la cosmética y la cirugía, faltaba esa solución espléndida que sin ser traumática diese unos resultados excelentes. Una técnica que otorgara una mejora radical sin pasar por el quirófano. Y por fin la he encontrado gracias al Dr. Moises Amselem. Es una técnica muy novedosa, indolora, inocua y os va a encantar por procedimiento y resultados. La técnica se llama “Arms Up”.

El Dr. Moisés Amselem, uno de mejores y más reconocidos y prestigiosos especialistas en medicina estética en nuestro país, acaba de presentar una técnica que está revolucionando el tratamiento de la flacidez, descolgamiento y mejora en la textura y tono de los brazos. Un problema que muchísimas mujeres tratamos de resolver. El doctor ideó la técnica bautizada como Arms Up tras experimentar los benéficos de Radiesse. El Doctor Moisés Amselem se ha convertido en una referencia mundial en el campo de la Medicina Estética.

La técnica Arms Up es sencilla, efectiva y con ella se obtienen resultados realmente importantes como me cuenta el Dr. Amselem:

“Se trata de conseguir un “efecto lifting no quirúrgico” en los brazos a través de la recuperación de volúmenes mediante la producción de colágeno con un potente inductor como es el ácido poliláctico. Recomendamos esta técnica siempre que haya un panículo adiposo suficiente para albergar el nuevo producto y donde se pueda incursionar con una cánula de un grosor determinado para atenuar la opción de hematomas. Los pacientes que más se benefician de este tipo de tratamiento, son aquellos que han tenido pérdidas de peso importante y de volumen en el brazo y todos aquéllos que quieran prevenir la flacidez, a través de la recuperación de volumen en la cara anterior y medial del brazo. Se puede usar en hombres y mujeres hasta que tengan capacidad de generar colágeno (no mucho más de los 65 años).”

“El efecto que se obtiene es el de un brazo en mayor plenitud de volumen y con una piel más tersa y rejuvenecida. El tratamiento se realiza en consulta en menos de 1 hora y se requieren 2 sesiones espaciadas con 1 mes aproximadamente y en casos más severos, plantear una tercera sesión sobre 4 los meses después. Una vez inyectado, sobre el mes, comienzan a aparecer los efectos y son más evidentes sobre los 4 meses. A partir de allí, seguirá mejorando incluso hasta el año e irá decreciendo sobre los 2 años.”

Esta técnica basada en el ácido poliláctico es maravillosa ya que estimula la producción de nuevo colágeno lo cual dará más volumen en la zona afectada solucionando, así, la flacidez. Conlleva a una recuperación de los volúmenes perdidos, en este caso, en la cara interior e interna del brazo, con el consiguiente efecto reafirmante. Logra revertir la flacidez y la pérdida de firmeza sin intervenciones quirúrgicas y en tan sólo 2 sesiones. ¡Y además sin dolor!

“No es doloroso. Se inyecta anestesia sólo en el punto de entrada de la cánula, más que por la anestesia en sí, por la vasoconstricción para evitar el sangrado. No precisa tiempo de baja. Existen posibles efectos adversos como inflamación y dolor leve y transitorio los primeros días que suele ceder espontáneamente o aplicando frío local y Árnica tópico. Puede aparecer algún hematoma. Con una buena asepsia, es rara la aparición de infecciones. No es necesario estar un tiempo de baja tras el tratamiento, se puede hacer vida normal.”

A nivel de resultados, la verdadera y novedosa aportación de esta técnica frente a los clásicos que llevan años comercializándose se debe a 2 motivos:

– Por tener menor tamaño de molécula, se integra mejor en el tejido, no forma granulomas y es más fácil de inyectar.

– Al tener mayor concentración, potencia mucho más la inducción de colágeno y por tanto, los resultados pueden objetivarse más precozmente y de forma más intensa y evidente.

Dependiendo de la severidad de los casos, se utilizan 1 ó 2 viales en la primera sesión y 1 vial más al mes. Precio por vial: 900 euros.

Os dejo su web para que podáis consultar lo que necesitéis

www.clinicaacidohialuronicomadrid.es

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer