¡Adiós celulitis, bienvenido verano!

Tic-tac, tic-tac, ya estamos en tiempo de descuento para intentar eliminar o disimular la celulitis antes de las vacaciones de verano.

La celulitis afecta al 93% de las mujeres, lo cual significa que a estas alturas del calendario, la mayoría de las mujeres empezamos a preocuparnos de nuestra celulitis. No podemos perder ni un minuto y lo primero que tenemos que saber es qué tipo de celulitis tenemos:

La celulitis acuosa es fácil de reconocer porque es suave y flexible. Puede ir acompañada de hinchazón de las pantorrillas y los tobillos y provocar retención de líquidos. Está más o menos presente según el momento del ciclo hormonal.

La celulitis adiposa se debe al exceso de grasa en la parte inferior del cuerpo, con una falta de firmeza de la piel (flacidez).

La celulitis fibrosa, instalada durante mucho tiempo, es más difícil de tocar y puede ser dolorosa cuando se pellizca la piel. Suele ir acompañada de flacidez. Por lo general, se ubica en el interior de los brazos y las rodillas, los muslos y los glúteos.

Ha llegado la hora de actuar para acabar con la celulitis y la mejor manera es rompiendo los adipocitos y los acúmulos de grasa que provocan la inflamación del tejido subcutáneo y ayudando a tu organismo a drenar todas esas grasas y toxinas hacia sus canales naturales de desecho.

Para ello os propongo 2 tratamientos infalibles para acabar con la celulitis y la flacidez que a mí me han funcionado muy bien.

El primero son las Ondas de choque AWT Storz Medical, un tratamiento perfecto para la remodelación corporal.

Este tratamiento para la remodelación corporal supone una revolución en el campo de la medicina estética de cabina ya que se obtienen muy buenos resultados, visibles desde la primera sesión, además es un procedimiento no invasivo que por término medios, en cinco semanas logra remodelar el cuerpo y solo requiere de una sesión de mantenimiento cada 3 meses, ya que el efecto de las ondas sigue trabajando en nuestro cuerpo entre dos y tres meses después de la quinta sesión.

Las ondas de choque producen una estimulación celular mejorando la circulación sanguínea, logrando reducir visiblemente los acúmulos de grasa, la flacidez y la celulitis, mejorando la elasticidad y tono de la piel.

En las dos primeras sesiones de tratamiento se reduce drásticamente la retención de líquido, la hinchazón y el edema y una vez conseguido esto, en las siguientes sesiones se trabaja sobre los nódulos de celulitis y en la grasa acumulada localizada.

“La celulitis es una alteración que afecta nada menos que al 90% de las mujeres y son muchas las causas que pueden desencadenarla. En su formación intervienen distintos parámetros que afectan al tejido conjuntivo, al tejido adiposo, a la circulación sanguínea, a la retención de líquidos y por supuesto los hábitos de vida, como la alimentación, una vida sedentaria, el exceso de peso o algunos factores hereditarios”, explica Storz Medical.

Su formación es progresiva, de manera que el tejido se va transformando progresivamente, desde una primera fase incipiente en que se ralentiza el drenaje del líquido intercelular y el tejido conjuntivo se inunda así de líquido.

Si en esta primera fase no se toman las medidas oportunas se cronifica y la celulitis avanza hacia una segunda fase, hasta llegar a formar una verdadera barrera que endurece los tejidos con aspecto de la conocida  “piel de naranja”. La celulitis se convierte así en un problema de envergadura y arraigado, y tenemos que actuar con rapidez y contundencia.

El tratamiento Ondas de choque AWT Storz Medical es indoloro, no tiene contraindicaciones y es totalmente seguro, ya que esta tecnología se aplica también en otros campos de la medicina, como en medicina deportiva, ortopedia y rehabilitación, además se adapta a las necesidades específicas de cada paciente en función de su edad, morfología o patología que presente.

Ya sabéis lo importante que es que todos los tratamientos médico estéticos sean realizados por profesionales experimentados y en centros médicos que dispongan de todas las garantías y fiabilidad. Para mí, Clínicas Cres es un referente en tratamientos de medicina estética y cuenta con profesionales sanitarios expertos en tratamientos de medicina estética tanto facial como corporal. Me encanta ponerme en sus manos porque me siento segura. En Cres he probado las ondas de choque y el segundo tratamiento que os quiero contar, la Criolipólisis.

La Criolipólisis es una tecnología para la eliminación no quirúrgica de grasa localizada. Consiste en la destrucción de la grasa mediante el frío. Esta técnica fue descubierta en 2008 por reconocidos dermatólogos.

“Es una terapia subdérmica que lo que hace es congelar el adipocito de grasa para destruirlo. Tras el tratamiento no puedes poner nada de calor en la zona, ni ducharte con agua caliente en el mismo día. Al día siguiente ya podemos seguir nuestras rutinas con normalidad. La zona se nota como algo acorchada, como si estuviese adormilada, es normal, incluso puede durar unos días esta sensación. Dependiendo del umbral del dolor que tenga cada paciente puede notar molestias en una zona u otra donde se haga el tratamiento pero lo normal es que no moleste. Puede haber algo de molestia a la hora de descongelarse y destruirse los adipocitos pero es totalmente soportable”, explica la Doctora especialista de Clinicas Cres.

“Antes de entrar en cabina se hace una valoración del paciente para ver qué es lo que necesita y si es apto o no para hacerse este tratamiento porque no todo el mundo lo es. Lo primero es medir al paciente en todas las sesiones que se haga para ir controlando el proceso. Lo normal es que se bajen 2-3 centímetros con este tratamiento dependiendo de la zona. Con una sesión ya lo notas, luego depende de lo que le sobre a cada paciente. Va reduciendo la zona cada semana y está quemando grasa durante un mes o mes y medio. Hasta que no pasa mínimo ese mes y medio no podemos repetir en la misma zona.”

“La sensación térmica que notas en la zona a tratar es de bastante frío y vamos sintiendo poco a poco como se va congelando, hasta que llega un momento que ya no lo notas. Antes de comenzar esta terapia colocamos unas plaquitas en la zona a tratar para proteger la piel de posibles quemaduras y encima se colocan los cabezales de la máquina. Trabajamos a menos 8 grados, la máquina puede congelar hasta menos 50 grados pero lógicamente esto es demasiado y se producirían quemaduras en la piel. A menos 8 grados nos aseguramos de que la grasa se congela y se destruye. La duración del tratamiento son 60 minutos, se podría hacer también de 30 minutos pero la efectividad no sería la misma y no todos los adipocitos se congelarían y destruirían.”

Médicos norteamericanos comprobaron cómo el tejido adiposo se mostraba especialmente sensible a lesionarse con el frío. Se realizó entonces un estudio mediante la aplicación de frío controlado en la superficie de la piel, en un rango de temperatura muy por encima de la criocirugía convencional, la que se utiliza para eliminar verrugas u otras lesiones, y usando tiempos de aplicación suficientes para extraer calor de la grasa subcutánea. Mediante ecografía se pudo apreciar que aunque la grasa profunda no modificó su grosor, la capa superficial de grasa se redujo casi en un 80% a los 3 meses y medio después de haber aplicado el frío.

En términos más médicos, las células grasas o adipocitos que se encuentran en el tejido subcutáneo son ricas en ácidos grasos saturados, lo que las vuelve especialmente sensibles al frío; por el contrario, los elementos próximos, pobres en lípidos, como son vasos sanguíneos, melanocitos, sistema nervioso periférico, fibrocitos… en comparación, son mucho menos sensibles al frío. Esta característica natural y la combinación durante el tratamiento con el transductor del aparato, que combina presión de vacío con criotecnología, permite la degradación natural de los adipocitos sin dañar los tejidos colindantes. El proceso de degradación del tejido adiposo expuesto a la acción de criolipólisis se realiza por cristalización, seguida de apoptosis o rotura del adipocito, y por disolución progresiva de la célula con liberación gradual de lípidos en un periodo de tiempo comprendido entre 2 y 6 semanas.

Después de la sesión, el área puede quedar algo más inflamada y con mayor volumen pero en unas dos semanas desaparece. Ocasionalmente puede aparecer algún hematoma provocado por la succión de los cabezales, pero no es lo normal. En dos meses los resultados se notan un montón. Tanto es así que la pauta de este tratamiento es hacerse, como máximo, 3 sesiones en un año.

Ya lo veis, todavía estamos a tiempo de ponernos a punto para el verano y lograr un cuerpo sin celulitis, definido y libre de grasa acumulada, más firme y mejorar notablemente el aspecto de la piel.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer