Rejuvenecer sin perder nuestra expresión

Recuerdo que cuando era jovencita, no sé, con 20 años, me sorprendían las caras de algunos famosos que de repente, de un día para otro, aparecían con una expresión totalmente distinta en su rostro, o mejor dicho sin apenas expresión, como muñecos de cera.

Y es que en los años 60 o 70, hacerse un lifting facial era pasar por una operación muy seria, con anestesia general, en la que te estiraban en exceso la piel y esto producía cambios drásticos y muy bruscos en la expresión de la cara.

Ahora han pasado muchos años, y la Cirugía Plástica y Estética ha avanzado muchísimo. De hecho antes se esperaba a estar muy envejecidos para hacernos un lifting facial y ahora lo más recomendable es hacerlo en los estadíos más iniciales del envejecimiento para repetirlo a los 7-10 años.  Hoy en día es una cirugía mucho más sencilla, que se realiza con anestesia local y sedación y prácticamente no hay hematomas. Es una cirugía mucho más controlada que hace años.

Y más si las manos en las que confías son las del Dr. Martín del Yerro. Siempre insisto en la importancia de ponerse en las mejores manos a la hora de hacerse un tratamiento o cirugía. El Dr. Martín del Yerro lleva 30 años como Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética y a pesar de que creo que su trabajo es una arte, él se considera más cirujano que artista.

“Más que un momento concreto de satisfacción es una cosa continua, no es que uno haya vivido una cosa emocionante en un momento dado, que también, porque ha habido momentos de mucha satisfacción con determinados pacientes porque hemos obtenido éxito con alguna cosa especialmente difícil, pero encuentro la gratitud todos los días en la consulta con pacientes de toda la vida que vienen con sus hijos, pacientes que confían en ti y repiten para oros tratamientos, es la sensación de haber hecho un servicio y una mejoría en la calidad de vida de las personas es lo que nos mantiene y nos alimenta el alma.

Indudablemente la cirugía plástica y estética tiene un componente subjetivo que es saber hacer e interpretar el deseo del paciente y ese deseo es fruto de una falta de seguridad en su imagen corporal y nosotros debemos materializar y dar forma a ese deseo. En ese sentido sí que somos un poco artistas. Pero personalmente yo me siento mucho más cirujano que artista”, me cuenta el Doctor.

Con el paso del tiempo, los efectos de la gravedad, la gesticulación, la exposición al sol y el estrés, dejan huella en la cara. El envejecimiento de una persona, se manifiesta principalmente en los cambios del rostro. La piel de la cara está unida a los planos musculares profundos, teniendo la capacidad de moverse, dando lugar a la expresión a base de los gestos.

El envejecimiento produce una especie de modificaciones en los tejidos que hacen que vaya cambiando nuestra fisionomía y adoptando una forma y unos efectos de modificación en el rostro que la gente interpreta como “el envejecimiento”.

“Eso se produce porque a lo largo de la vida, tanto en la cara como en el cuerpo, los tejidos van envejeciendo de manera progresiva. Los tejidos blandos se estiran y se encogen, pero con el paso del tiempo cada vez que se estiran se encogen menos y nos empieza a sobrar piel por ejemplo en la cara y en los párpados. En la cara lo que sucede es que las zonas donde más se produce este envejecimiento es en la piel que va pegada al hueso, la zona de las mejillas y en la zona de la mandíbula. Cuando la cara va cayendo progresivamente, la piel que sobra se va quedando en la zona de la mandíbula y se forma eso que muchas mujeres llaman las “cocochas”, es decir, que se pierde la línea mandibular. La línea de la mandíbula y el ovalo de la cara se pierden porque la piel de la mejilla cae y se queda apoyada en esa zona.

Este es el signo de envejecimiento más frecuente en el rostro y cuando se pierde la linea mandibular la gente te empieza a llamar de usted. Porque el ojo humano está preparado para calcular la edad de las persona.”

Otro de los mecanismos de envejecimiento es la pérdida de volumen.

El efecto perder volumen en la cara, es porque la piel se ha dado de sí, hace que los tejidos caigan hacia abajo y se produzca ese efecto. Se marcan las líneas de las ojeras y la piel queda apoyada en la mandíbula. Este es el signo del envejecimiento por excelencia y por eso el rejuvenecimiento facial con el Lifting facial, lo que trata es de corregir esos 2 aspectos: volver a alinear los tejidos a donde estaban unos años antes, por eso se llama lifting, porque eleva y también se alisa la piel del propio paciente para compensar la pérdida de volumen.

“Hay que retensar todas las partes blandas de la cara y en concreto la tensión no se debe dar en la piel sino en unos tejidos más profundos, una fascia aponeurótica que se llama smas que es como una telilla interna que sujeta los músculos de la mímica de la cara y es la que tiene que tener la tensión, porque si la tensión se la damos a la piel el resultado es muy poco natural.

Lo más importante del lifting es que tiene que conseguir un rejuvenecimiento natural, esto significa que el paciente tiene que estar igual que estaba hace 8 o 10 años. No tiene que parecer otra persona, tiene que ser ella misma con 8 años menos.

Es muy importante que el paciente rejuvenezca y se vea como era hace unos años, pero también es muy importante que pueda volver a envejecer igual. Porque el lifting no para el reloj, el envejecimiento continúa al día siguiente de la operación de tal forma que la persona va a continuar con su envejecimiento, por eso es tan importante que las alteraciones quirúrgicas que hagamos en los tejidos permitan que el envejecimiento continúe siendo natural. Lo que vemos muchas veces en otros lifting como el lifting horizontal y otros liftings es que hacen un estiramiento muy importante horizontal, que estiran mucho, que planchan mucho la cara pero no permiten envejecer después de forma natural. Después del estos lifting se van a ver muy diferentes y sobre todo 4 años después se van a ver raras, sin expresión… Esa es la consecuencia de un lifting mal hecho, excesivo, que ha pretendido un rejuvenecimiento que no es posible e impide un envejecimiento posterior de forma natural.”

A los hombres también les importa el envejecimiento, cada vez más. Hoy día los hombres se cuidan, no tanto como las mujeres porque la exigencia estética al hombre es más permisiva, pero si es verdad que cada vez se preocupan más por su estado físico y el envejecimiento es una de las cosas que más preocupa a los varones.

“Lo que más les preocupa y de lo que más se operan es de las bolsas en los ojos y la papada. La papada también se trata como un lifting, es una técnica un poquito diferente pero también es una cirugía de rejuvenecimiento muy frecuente en los hombres. La papada se puede formar por varias causas, pero una de las más importantes es la grasa. Lo que hacemos es un abordaje por delante para eliminar esa grasa y tensar los músculos que hay por dentro que hacen como una especie de hamaca y son los que sujetan toda la estructura del cuello y hacen que no se caiga la papada.”

Las cicatrices en el lifting van muy ocultas porque están por la zona de atrás del cabello y por detrás de las orejas. Son cicatrices que van en zonas muy poco visibles y muy disimuladas pero efectivamente primero hay que tener una técnica quirúrgica muy especial., solamente el cierre de un lifting lleva 1 hora para que la piel quede perfectamente alineada. Pero también es muy importante que esas cicatrices sean vigiladas en el post operatorio para que la cicatrización sea buena y si está enrojecida se pueda tratar con diferentes métodos de tal manera que conseguimos que en 6-8 meses las cicatrices ni se encuentren.”

La recomendación del Dr. Martín del Yerro es realizarnos el lifting facial más precozmente. Esta cirugía no se puede hacer si no hay signos de envejecimiento, ya que es un rejuvenecimiento, no es preventivo. Tiene que estar uno lo suficientemente envejecido para poder hacérselo pero no es necesario esperar a estarlo mucho.

Además, me cuenta el Doctor, es una cirugía nada dolorosa, produce una cierta tensión incómoda los primeros 4 o 5 días en las zonas donde van las cicatrices, pero es una sensación que va a ir desapareciendo, y que no es dolorosa en absoluto.

El Lifting del Vector Natural del Dr. Martín del Yerro rejuvenece el rostro, elimina arrugas y tensa. Recupera la firmeza del tejido, pero evita el sobre-estiramiento que delata una cirugía mal realizada. Y sobre todo mantiene nuestra expresión natural y nos devuelve a nuestro rostro de hace 8 años.

¡Así da gusto rejuvenecer!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer