Balón gástrico, una forma segura y eficaz de adelgazar

¿Adelgazar es una necesidad estética? Pues para muchas personas sí. Perder peso es muchas veces visto solo como una cuestión estética. Y aunque es cierto que delgados solemos vernos mejor, quizás sea esta una de las razones menos importantes.

Conviene, pues, recordar cuáles son los motivos más importantes para decidir adelgazar ya que más de la mitad de la sociedad española piensa en quitarse esos kilos que le sobran.

Según un estudio sociológico, el 72% de los españoles desea perder peso, casi la mitad (40%) más de 8 kilos y el 39% entre 3 y 5 kilos.

Al perder peso tendremos una mejor condición física y nos costará menos esfuerzo realizar actividades. Sentirse más ligero repercute favorablemente en nuestra autoestima. Por eso merece la pena perder peso cuando de verdad se necesita, y de una forma segura y eficaz.

La obesidad o el sobrepeso constituyen en sí mismos problemas de salud. De hecho, son causa de enfermedades de consideración como la diabetes o afecciones cardiovasculares. Por eso es tan importante mantenerse en el rango de peso que deberíamos tener para nuestra edad y estatura.

Tener el peso adecuado es positivo para el estado de ánimo de cualquier persona. Esto se debe a lo importante que es nuestro aspecto para nuestra autoestima.

Otra de las razones para perder peso es que nos ayuda a ser más activos y realizar actividades que antes nos costaban más trabajo. Conseguimos tener una mejor condición física, lo cual facilita hacer cosas que, de otro modo, no podríamos. Así, nos sentimos más ligeros y menos fatigados.

Bajar de peso es para muchas personas un objetivo. Por tanto, lograrlo tiene un efecto positivo en ellas. Conseguirlo les proporciona la sensación de satisfacción de haber logrado algo importante.

La práctica habitual de ejercicio físico también nos puede ayudar a disminuir el estrés. Nuestro cuerpo genera más cantidad de endorfinas, sustancias que nos hacen sentir mejor y más relajados.

Cuando estamos en nuestro peso todo nos sienta bien, nos vemos fenomenal con cualquier trapito y esto es muy estimulante.

Antes hablaba de la seguridad y eficacia a la hora de perder peso. Cada vez hay más personas que recurren al Balón gástrico como opción para volver a nuestro peso ideal. Conozco a varias personas de mi entorno que se lo han puesto y están estupendísimas. Así que he querido saber más sobre este tratamiento y quién mejor para contarme que la Clínica Dorsia donde realizan esta técnica con mucho éxito entre sus pacientes.

¡Son Nº 1 en tratamientos de obesidad y pérdida de peso!

“El balón gástrico es considerado por los especialistas como el método no invasivo más eficaz para tratar la obesidad. El tratamiento consiste en introducir un balón de silicona en el estómago del paciente provocando una sensación de saciedad inmediata y prolongada”, me cuentan en Dorsia.

“Contamos con Balón 6 meses y Balón 12 meses, según la duración de la esfera en el estómago. La elección de una u otra depende de la valoración del especialista. Además, incluimos en este tratamiento una reeducación alimentaria para conseguir que el paciente cambie sus hábitos y adopte un estilo de vida saludable.”

El paciente tiene que aprender a cambiar su alimentación para no recuperar los kilos perdidos. En Dorsia les apoyan con el tratamiento Big Approaching, un complemento que consiste en una reeducación alimentaria. El Big Approaching es totalmente personalizado y se adapta al estilo de vida del paciente. El objetivo es reeducarle enfocando su alimentación hacia un estilo más sano.

“El tratamiento está indicado para personas mayores de 18 años, con un IMC superior a 28 y hasta 40. El balón es una forma segura y eficaz de adelgazar y, además, consigue un aumento de autoestima en nuestros pacientes. Los resultados del tratamiento aparecen al día siguiente de la intervención”, afirman en la Clínica.

 

 

Y las ventajas que me cuentan son muchas:

  • Se pierden hasta 30 kilogramos
  • La recuperación tras la intervención es rápida
  • No deja incisiones ni cicatrices
  • Disminuye la ansiedad
  • Es una técnica poco invasiva que no requiere hospitalización
  • Se reduce la sensación de hambre

Para prepararse para el tratamiento, los tres días antes de la intervención, se comienza una dieta de líquidos que te indican los especialistas.

“En la intervención se introduce el balón gástrico por vía endoscópica en el estómago. Es un proceso ambulatorio con anestesia que dura aproximadamente 30 minutos. En una hora el paciente vuelve a su domicilio. Después de la colocación, el paciente debe acudir a las revisiones y controles y comenzar la reeducación alimentaria. Según el tratamiento en 6 o 12 meses se extrae el balón.”

Este podría ser el comienzo del cambio para todos aquellos que necesiten dar un giro a su estilo de vida. Y, por tanto, podría ser la primera de las tantísimas metas a trazar de ahora en adelante.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer