Imperium, la vanguardia de los tratamientos con radiofrecuencia

Cuando algo es vocacional y te gusta desde pequeñita está abocado a ser un éxito y a triunfar porque los sueños se cumplen si de verdad te esfuerzas y luchas por ellos.

Es el caso de Gema Cabañero, una de las mejores profesionales en el mundo de la Estética en nuestro país, que ha demostrado desde muy jovencita que hay que luchar por lo que uno quiere. En 1990 montó su primer negocio, era todavía muy joven y vio una oportunidad de alquilar unos espacios para estética y allí empezó. Después se compró su propio local en Don Ramón de la Cruz 71 donde estuvo 2 años. Esta calle de Madrid ha sido como un talismán para ella y para su negocio. Más adelante vio la oportunidad de cambiarse al nº 64 de la misma calle donde estuvo 18 años pero se le quedó pequeño y en el 2009 se fue al local donde está actualmente que es una Clínica de 400 metros en el nº 69, ya con 19 salas, que convierte en Centro Médico Estético y donde empieza a realizar tratamientos de medicina estética.

“Fui pionera en depilación láser. En los años 90 no había apenas aparatología. Hacíamos mucha depilación eléctrica en aquellos momentos y me enteré de que había una luz que depilaba y me fui a conocerla ya que era la tecnología más puntera en ese momento, me formé con ellos en su tecnología de diagnóstico por ordenador y me encantó ese modelo que yo empecé a replicar para tratamientos faciales, corporales… hasta llegar a crear hace ya 14 años mi propio sistema de diagnóstico Inner Wellness, donde relaciono todas las teorías del envejecimiento. He unido las terapias alternativas como naturopatía, ortomolecular o la medicina china a la estética”, me cuenta Gema.

Es curioso ver que los tratamientos no funcionan igual en unas personas que en otras, incluso una misma persona se hace un tratamiento un año y le funcionaba de una manera y al año siguiente se lo vuelve a hacer y no tiene el mismo resultado. Esto tiene una explicación que Gema investigó mucho hasta llegar a la conclusión de que para obtener éxito en los tratamientos estéticos, debía trabajar al tiempo tanto el exterior como el interior de las personas. Para lo cual era imprescindible desarrollar un método de diagnóstico que le permitiera conocer el estado interno y una línea de Nutricosméticos que se adaptaran a las necesidades específicas individuales, con unos planes a medida que suplieran las carencias y previniesen futuras alteraciones estéticas.

“Quería saber cuál era el motivo y por eso empecé a estudiar todas las teorías del envejecimiento y me quedé con 4 en las que profundicé mucho: Inflamación, glicación, oxidación y la Neuroendocrina. Estudié mucho sobre el sistema nervioso vegetativo simpático y parasimpático porque tiene mucho que ver con la percepción, en cómo se ven las personas. Porque hay veces que la percepción está desvirtuada y solo focalizamos en un punto o un problema como por ejemplo una manchita en la piel o la celulitis, pero la persona no ve el conjunto de todo lo que está mejorando con un tratamiento, que la piel está más bonita, más luminosa, las manchas más claras… solo focaliza en lo que le preocupa. Entonces me di cuenta de que no hay que quedarse solo en el síntoma sino que hay que ir al interior para poder cambiar esa percepción y que la persona se vea guapa en todo su conjunto y aparezca esa belleza. Por eso creo el diagnóstico Inner Wellness y la Nutricosmética 180 The Concept con los que se mejoran todas las alteraciones estéticas desde el interior buscando su origen real para así conseguir la belleza exterior.”

Enlazando las causas de las alteraciones estéticas y la teoría neuroendocrina, se hace patente que los estados deficitarios de cualquier nutriente causarán una alteración estética. La nutrición aparece como un factor clave en el desarrollo del envejecimiento. Por ejemplo, la falta de colágeno acelera la falta de densidad y flacidez de la piel, la falta de vitaminas del grupo B podría derivar en un cabello menos denso y brillante, y así un largo etcétera.

Con este sistema de diagnóstico exclusivo, Gema Cabañero ha logrado medir de una forma precisa y objetiva los niveles de envejecimiento y bienestar interior, el estado actual de cada persona y sus necesidades estéticas, gracias a lo cual se pueden realizar tratamientos absolutamente personalizados y adecuados a cada individuo.

Mediante equipos de alta precisión conectados a un software informático de medición e interpretación de datos, se obtiene una precisa información sobre factores tan importantes como medición del colágeno, grado de glicación o distribución de la grasa.

El centro de Gema Cabañero siempre se ha diferenciado por tener lo último y estar a la vanguardia de aparatología, tecnología y tratamientos medico estéticos con los que crean protocolos a medida. El último que he probado y que acaban de incorporar se llama Imperium y es lo más en tratamientos de radiofrecuencia.

“Es un equipo de fabricación italiana y es el que mayor potencia y profundidad tiene en cuanto a equipos de radiofrecuencia. Lo más novedoso, a parte de la diatermia y los ultrasonidos de alta intensidad y baja frecuencia, es la diatermocontracción, que consiste en que a la vez que estamos aumentamos la temperatura de la zona a tratar vamos trabajando el musculo y se van produciendo unas contracturas musculares.”

Es una tecnología súper completa con la que se puede trabajar a nivel facial y corporal. A nivel facial se trabaja arrugas, flacidez, marcas de acné, cicatrices, elevación de párpados y pómulos, ovalo facial, tono apagado, sequedad de la piel e incluso la reducción de la papada.

“Con los ultrasonidos que tenemos a nivel facial hacemos una epidermoabrasión que es un peeling profundo. Estimulamos la regeneración de las capas más superficiales de la piel y hacemos una sonoforesis con la que introducimos principios activos en la piel. Esto nos va a proporcionar una piel con mucha más luz, con más vida. Este sería un ejemplo de protocolo facial”

“A nivel corporal utilizamos Imperium para realizar un calentamiento profundo e intenso del tejido y lo que hacemos es una liporreducción y una vasodilatación. Al aumentar esa llegada de nutrientes y de oxígeno a la zona tratada se produce un drenaje de toda la grasa diluida a través de este proceso. Y los ultrasonidos de alta potencia se combinan también en este protocolo para realizar una reducción de todas las adiposidades localizadas mediante una implosión del adipocito. Se destruye el tejido graso para que luego el organismo lo pueda expulsar de una manera natural.”

“Y después está la joya de la corona que es la diatermocontracción, que es una tecnología patentada por Imperium, que proporciona un calor interno junto con una contracción del músculo de forma simultánea. Se utiliza un cabezal para tratamiento facial y placas en el caso de los tratamientos corporales. Lo que conseguimos con esta tecnología es que trabaje el músculo para tonificarlo mientras va quemando la grasa y se va diluyendo todo ese tejido adiposo gracias a la elevación de la temperatura. Favorecemos así la lipolisis llegando a quemar grasa hasta 72 horas después de haber realizado este tratamiento. Algo que no ocurre con los tratamientos tradicionales.”

Aun realizándonos este tipo de tratamientos hay que cuidar la alimentación y el estilo de vida porque con la grasa no hay nada definitivo ya que la grasa que se destruye se vuelve a regenerar. Por eso hay que cuidarse mucho y equilibrar las carencias o excesos con la ayuda de la nutricosmética y siempre bajo el seguimiento de los especialistas.

“Tenemos evaluaciones continuas con nuestros pacientes cada 6 sesiones donde tenemos datos muy objetivos de cómo vamos y cómo evolucionamos. Con el escáner facial podemos ver 8 capas de profundidad de la piel y ahí vemos como se está generando más colágeno, como se está oxigenando el tejido y eso lo ve el paciente con nosotros. El antes y el después.”

La frecuencia de tratamiento facial con Imperium son sesiones de 1 hora, dos veces a la semana y entre 2-4 semanas. Los resultados para un rejuvenecimiento facial integral son bastante inmediatos. Y para los tratamientos corporales se necesita más tiempo para garantizar resultados, entonces son entre 12-24 sesiones. Se puede llegar a bajar hasta 3 tallas.

Ya lo veis, los sueños se cumplen y Gema los ha materializado en su Clínica Antiaging & Estética Avanzada. Son 30 años de investigación y desarrollo profesional con el fin de potenciar la belleza y nuestro bienestar.

Os invito a conocer el Centro para relajaros y regalaros un ratito de cuidado y estima, ese paréntesis que todos necesitamos para reponer fuerzas y potenciar nuestra belleza.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer