Puesta a punto de la piel tras el verano

Se acabó el verano amig@s y con él se nos empieza a ir ese bonito bronceado que nos ha acompañado durante las vacaciones y que parece que llegamos a casa y el moreno se vuelve color aceituna y se nos va con dos lavados. Es así de triste, pero no hay que venirse abajo, todo lo contrario, solo necesitamos una puesta a punto de nuestra piel para que vuelva a lucir bonita y radiante.

Y quién mejor para cuidar nuestra piel cuando más lo necesita que Artpel, uno de mis lugares de referencia para cuidarme. Con alrededor de 40 años de experiencia este centro de belleza es un salón que atiende tanto a hombres como a mujeres y se cualifica como uno de los centros más vanguardistas de Madrid.

El objetivo de este centro es también respetar al máximo el cabello y la piel utilizando métodos y productos naturales. Esto convierte a este salón en el ejemplo de armonía entre un estilo personalizado, familiar y de últimas tendencias. Por eso he querido que Patricia, experta en el cuidado de la piel en Artpel, nos recomiende sus tratamientos indispensables para poner la piel de nuevo en órbita tras los excesos del verano.

“A nivel facial, desde Artpel recomendamos una oxigenación e hidratación profunda ya que la piel sufre mucho por la agresión del sol. El tratamiento consiste en limpiar y exfoliar la piel, para a continuación oxigenarla e hidratarla con placenta vegetal y Vitamina E, muy recomendable después de las largas exposiciones al sol.”

Aprovecho para hablaros un poco de las propiedades de la placenta vegetal. Se obtiene por extracción de determinadas proteínas de células madre de algunas plantas (soja, manzana, cebada…), dando lugar a lo que se conoce como placenta vegetal, que es el conjunto de ingredientes únicos que contienen estas células. Posee un alto contenido en sustancias nutritivas: Vitaminas, minerales, aminoácidos, oligoelementos… Esta es la razón por la que se utiliza como “fuente de alimento” en las células para su regeneración, actuando como un eficaz tratamiento antienvejecimiento.

Tiene la capacidad de regenerar los tejidos con mucha facilidad. Gracias a su composición única en elementos nutrientes esenciales, realiza las funciones vitales de las células, para ayudar a la piel a defenderse activamente frente al cansancio, el estrés y el envejecimiento.

Mejora el suministro de oxígeno a las células de la epidermis, es decir, estimula la respiración de las células. Gracias a esto se incrementa la actividad enzimática, y permite revitalizar las pieles asfixiadas, apagadas y frágiles. Los efectos en la piel son los siguientes:

  • Potencia la síntesis del colágeno y la elastina, produciendo una mayor regeneración del tejido de la piel: tratamiento antiarrugas.
  • Reestructura y redensifica los tejidos de sujeción, fortaleciendo la matriz extracelular: elimina la flacidez y recupera la elasticidad.
  • Regeneración celular y proliferación de células nuevas: aporta luminosidad y firmeza.

“A nivel corporal recomendamos una desintoxicación orgánica profunda en la que se utilizan productos basados en la Ciencia Natural y obtenidos mediante biotecnología vegetal y marina, como los de la exclusiva firma Evolugie. Consiste en una exfoliación a base de sales, arcillas, oligoelementos y aceites con los que se trabaja el cuerpo. Se hace una envoltura con arcilla tierra y terminamos con un masaje relajante.”

Os cuento algunos de los beneficios que ofrece la arcilla a nuestra piel:

Antiséptica

Una de las cualidades más importantes de la arcilla es que tiene una gran capacidad para absorber todo tipo de sustancias y toxinas, es decir, ejerce un gran poder desinfectante y antiséptico arrastrando todo tipo de impurezas de la piel al exterior.

Calmante y antiinflamatoria

La arcilla ejerce un efecto calmante instantáneo. Incluso en las pieles más sensibles la arcilla calma y reduce el dolor y la inflamación.

Estimulante del sistema inmunológico

La arcilla es una sustancia rica en multitud de minerales que nutren la piel y, a través de ella, penetran en el torrente sanguíneo proporcionando micronutrientes esenciales para las funciones biológicas del organismo. La arcilla es un gran revitalizador de la piel y las células proporcionando elementos que estimulan sus defensas naturales contribuyendo así a reforzar nuestro sistema inmunológico.

Estimula el sistema circulatorio y linfático

La arcilla (especialmente la blanca y la verde) tiene una capacidad extraordinaria para proporcionar frío y con ello estimular la circulación y depurar el sistema linfático, reduciendo la retención de líquidos y la congestión en caso de celulitis y varices.

Regenera los tejidos

Gracias a sus muchos minerales, no solo contribuye a las defensas naturales de la piel, sino que también proporciona a las células algunos nutrientes esenciales para cicatrizar los tejidos dañados, favoreciendo así su reproducción y regeneración.

En definitiva, junto con los aceites vegetales y esenciales, la arcilla es uno de los elementos estrella a la hora de proporcionar salud y reparar los daños de nuestra piel y aportar energía vital a nuestro organismo.

¡Nuestra piel necesita una puesta a punto ya!

Responder a Celia Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer