¡Asturias nunca deja de sorprenderme!

Este verano en Oviedo, caminando por el centro de la ciudad, he conocido a una de esas personas “especiales” que se ocupa y preocupa por los demás como nadie. La conexión entre ambas fue mutua e inmediata y en cuestión de segundos ya sabía todos mis hábitos, historial médico, costumbres… e incluso me dejé hacer una Suite Biológica que entre un montón de datos te da el peso… cosa que no hago nunca, ¡yo no me peso!.

Marta García es esteticista por vocación y por devoción, como ella misma dice, y su buen hacer y sus tratamientos me han sorprendido muy gratamente. Su espacio está en la calle Uría de Oviedo, es una Clínica de Estética Antiaging con 500 metros, 5 plantas, 12 cabinas, 2 salas de diagnóstico y toda la tecnología para tratamientos que os podáis imaginar.

Y aunque no es fácil conseguir cita en su centro, mi amiga Natalia y yo  lo conseguimos.

Lo primero que me hizo fue un diagnóstico 4D para valorar mi nivel de envejecimiento celular, inflamación silenciosa, glicación, tasa de estrés oxidativo, daño solar, profundidad de las manchas, proporción de grasa tóxica, cantidad y calidad de mi colágeno y su degradación, y la velocidad de degradación a nivel dérmico, además de otras muchas cosas que os contaré otro día.

Como podéis entender, con el estrés de vida que llevamos todos, es muy importante antes de someternos a cualquier tratamiento saber todo esto, y tratar la causa además del efecto. No sirve solo usar el último equipo del mercado ni los últimos principios activos, es básico asomarse al interior de cada persona y medir objetivamente las carencias y desequilibrios internos de manera individual.

Realmente nunca nadie me había estudiado tan en profundidad y por eso, a pesar de no poder hacerme otros muchos tratamientos por el poco tiempo que teníamos,  el facial Colder & Colder con vitaminas y péptidos me dejo la piel del rostro fantástica. tanto es así que a día de hoy aún la noto mucho mejor.

El tratamiento dura una hora y media en cabina y combina Crioterapia facial con Criolipolisis en la zona del mentón. Después de 3 sesiones, borra la papada “Smartphone”, esa que casi todos tenemos hoy en día por la postura repetitiva de consultar móviles y tablets. La otra parte del tratamiento es el aporte de las vitaminas y péptidos que había perdido durante el verano por la exposición solar y la reparación de las células madre de mi piel.

Después del tratamiento me dio una crema y un suero para que siguiese tratándome en casa; el suero con factores de crecimiento para redensificar y repulpar el tejido y la crema como precursor de mi propio colágeno y como antioxidante. Para mi son 2 productos muy bien recomendados y muy necesarios para la continuación del tratamiento y mantener sus beneficios en el tiempo.

Otro día os cuento la experiencia con radiofrecuencias multipolares y pulsos magnéticos para mantener a raya la firmeza de la piel del cuerpo y qué suplementos me pautó.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer