La verdad sobre las dietas proteicas

La realidad es que en aquello que rodea a la nutrición, muchas preguntas giran en torno a la proteína. Y más si se trata de dietas. Ha habido un tiempo en el que se pusieron de moda las dietas hiperproteicas, pero pronto empezaron a surgir mitos y leyendas sobre ellas, acerca de las complicaciones que podían generar, el efecto rebote que tenían y los riesgos importantes a nivel renal, óseo o cardiovascular con que se relacionaban.

Yo soy muy pro y a favor de las dietas en general, pero todos estos mitos a mí me preocupaban mucho y me daba miedo llegar a tener un problema de salud por querer bajar de peso con alguna de estas dietas tan comerciales que en algún momento la mayoría hemos seguido.

Por eso siempre he querido llegar a conocer la verdad y no me he quedado tranquila hasta que me hablaron de los Laboratorios Ysonut y su dieta Proteifine. En cuanto pude contacté con ellos y el Dr. José Antonio Casermeiro me abrió los ojos y me descubrió un mundo nutricional antes desconocido para mí.

Es médico formador para el laboratorio y da clases y charlas sobre este tratamiento a otros médicos en España, Portugal, Argentina y México. Están en más de 15 países y llevan 25 años trabajando.

Para que lo conozcáis un poco mejor os diré que Ysonut es un laboratorio francés, uno de los pioneros en este tipo de dietas. Cuando les llamas ellos te redirigen a tu médico más cercano que es el que te va a dirigir durante toda la dieta y el que te receta los productos que vayas a necesitar y que solo se pueden adquirir a través del laboratorio. Antes de comenzar la dieta rellenas un cuestionario de causas fisiológicas que ayuda a saber por qué engorda una persona, a conocer qué hay en tu metabolismo que pueda hacer que no engordes. Son 75 preguntas y eso da una puntuación que el médico valora para poder comenzar la dieta y saber qué es lo que te hace engordar, tiroides, insulina, estrógenos…  Por eso cada dieta es diferente, porque cada uno somos un mundo.

Hay mucha confusión con respecto a este tipo de dietas y Proteifine tiene unas características que la hacen totalmente diferente al resto de dietas proteicas que conocemos. Por eso me han dado toda la confianza médica del mundo y me han convencido de probarla.

Hoy quiero compartir con vosotros la charla tan interesante que tuve con el Dr. Casermeiro con el que compartí todas mis inquietudes respecto a este tipo de dietas y que me explicó en qué consiste Proteifine y qué la diferencia de las demás.

 “Proteifine es un tratamiento médico para tratar el sobrepeso y la obesidad de manera integral. Es una dieta médica, solo lo pueden hacer médicos y todos los productos que usamos van con receta médica. Lo primero es explicar que esta es una dieta normoproteica, es decir, la cantidad de proteínas que damos es normal. La OMS dice que las proteínas que hay que usar en una dieta normal son entre un gramo y un gramo y medio de proteína por kilo de peso al día. Y nosotros damos 1,2 gr. Así que según la Organización Mundial de la Salud nuestra dieta es una dieta normal en proteínas.”

Esto es realmente tranquilizador y muy importante saberlo  para que no surjan los miedos que aparecen con las otras dietas a qué sufra el riñón o el hígado. Y es que cuando hablamos de dietas de proteínas siempre pensamos en las hiperproteicas más comerciales donde se usa el doble de proteínas. Pero Proteifine, es una dieta médica y normoproteica. Esa es la principal diferencia.

“Lo que hacemos es aportar unos productos junto con la comida, mezclados con la comida normal para conseguir que los pacientes no pierdan músculo. Lo importante en una dieta no es cuánto pierdes, lo importante es qué pierdes. Es importante conseguir que no haya un efecto rebote. El efecto rebote en una dieta no es lo que cree la gente que ocurre cuando adelgazas rápido, no depende de la velocidad, depende de si pierdes músculo en el camino. Si no comemos la cantidad adecuada de proteínas mientras hacemos la dieta lo que perdemos no es solo grasa, también perdemos una parte grande de músculo que nos hace gastar menos calorías, no es una situación estable para el cuerpo y en cuanto volvamos a comer normal lo recuperamos. Nosotros lo que hacemos es usar estos productos que están hechos de proteína vegetal, sobre todo del guisante, y los mezclamos con la comida con lo que tenemos la cantidad de proteínas necesaria para que no haya efecto rebote después. Porque todo lo que perderemos será grasa y no músculo.”

Ya lo tenemos claro, si queremos perder peso, por ejemplo 10 kilos, esos 10 kilos deben ser de grasa porque si no la dieta es una gran mentira y no funcionará. Lo que siempre nos ha pasado con la gran mayoría de ellas.

“Estos productos solo tienen proteínas de alto valor biológico que significa que se absorben al 100% por el músculo. Eso es el índice químico de una proteína, en cuanto se absorbe, la carne se absorbe en un 80%, el pescado en un 70% y nuestros productos, que son una mezcla de varias proteínas, se absorben un 100%, por eso la dieta funciona tan bien con ellos.”

Los pasos a seguir en esta dieta dependen mucho de las necesidades del paciente y lo que quiera perder. Por ejemplo, si solo quieres perder las cartucheras o 4 kilos más o menos, haces una fase 4 donde solo te dan productos a media mañana y a media tarde, unas galletitas. O si lo que queremos es quitarnos la celulitis…

“Para la celulitis habría que hacer 3 cosas: Una comer proteína de calidad, dos beber más agua y tres quitar los alimentos que tienen ácido araquidónico, que es una grasa inflamatoria y que está en los lácteos y en las carnes rojas sobre todo. La dieta sería sencilla, un bocadillo de jamón por la mañana,  verduras y plancha para comer y cenar y las galletitas a media mañana y a media tarde. Si el paciente lo que quiere es perder mucho peso, por ejemplo, unos 60 kilos, entonces se hace una dieta mucho más estricta, en la que el paciente solo come productos y verduras. Todo bajo supervisión médica y lo más importante es que damos unos suplementos de vitaminas y minerales para que el paciente se encuentre de maravilla desde el principio. Se tiene que encontrar mejor que antes de empezar con la dieta.”

No os ha pasado que siempre se empieza una dieta con muchas ganas y a los pocos días ya estás perdiendo fuelle porque pasas hambre, porque no ves resultados, porque no te gustan los sabores… Y buscamos excusas como estoy más cansada, me pongo de mal humor,… pero en realidad no son excusas, es que estamos perdiendo vitaminas y minerales.

“Otra de las cosas que hacemos en esta dieta es la nutrición cerebral. Por ejemplo, hay muchas mujeres que cuando tienen el síndrome pre menstrual sienten ganas de comer chocolate por la tarde, eso no es casualidad, eso es porque baja una hormona del cerebro que se llama serotonina. Nosotros tenemos unos productos especiales que tienen mucho triptófano, que es un aminoácido que sube la serotonina. Lo que conseguimos con esto es que un paciente no abandone la dieta por la ansiedad de comer. Sobre todo por la tarde que es cuando entra más ansiedad.”

No hay nada como qué te expliquen por qué te pasan las cosas y te den herramientas para solucionarlo.

A mí hay una palabra que siempre me ha dado mucho respeto en esto de las dietas proteicas y es la cetosis. Hay mucha leyenda urbana en torno a ella y hasta ahora nunca me había quedado claro si es buena, mala o necesaria…

“Hay una parte de la dieta que se puede hacer con cetosis pero siempre debe ser una decisión médica dependiendo de las necesidades del paciente. La cetosis no es ni buena, ni mala, ni regular, es un proceso natural del cuerpo para que la gente no tenga sensación de hambre. Consiste en no darle al paciente alimentos que tengan azúcar. Si un adulto medio necesita 50 gr de hidratos de carbono al día, nosotros le damos 40, un poquito menos. Así se consumen las reservas de hidratos de carbono en 2 o 3 días y al 4º día el paciente empieza a tirar de sus grasas y en cuanto esto sucede deja de tener hambre. Solo hay que tener en cuenta una cosa y es que cuando alguien está en cetosis empieza a perder magnesio y potasio por la orina y por eso estas dietas solo las pueden prescribir médicos, porque tienen que controlar estos niveles permanentemente. Si le das al paciente el magnesio y el potasio que va necesitando no hay problema con la cetosis, es un proceso normal. Para que te hagas una idea, la cetosis peligrosa es la que llega a 25 de concentración de cuerpos cetónicos y en esta dieta de Proteifine nadie llega a 5, así que es una cetosis muy bajita.”

Y ahora lo más importante y para mí lo más costoso, el mantenimiento una vez que has conseguido bajar al peso deseado. Es la parte más difícil, el aprender a comer.

“Enseñamos a comer al paciente desde el primer día de forma que no recupere el peso nunca más. Usamos la cronobiología emocional, le enseñamos a comer respetando sus ritmos biológicos. No es “este alimento no lo puedes comer” si no “cuándo te lo puedes comer”. Por ejemplo, algo que lleve mucha grasa por la mañana engorda menos porque hay más actividad, el marisco es mejor por la noche porque lleva Zinc, que es el precursor de la hormona del crecimiento que se fabrica de noche, los alimentos que contengan triptófano siempre son mejores por la tarde, los que contengan tirosina que es otro aminoácido que anima es mejor consumirlos de mañana… Además contamos con una línea de Snack saludables que se pueden usar en el mantenimiento de la dieta, sin gluten, sin azúcar y sin apenas grasa. Hay 6 tipos de pan diferentes, pancakes, panetones, magdalenas, nueces de soja o patatas chips”.

Luchar contra el sobrepeso para muchos es una lucha de por vida, pero encontrar la verdad sobre las dietas con Proteifine ha sido muy interesante y esperanzador. Porque no hay dos dietas iguales ni debe haberlas. Y porque nos merecemos una dieta médica que de verdad nos ofrezca resultados y sobre todo confianza.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer