Contando mis pasos

Así paso mis tardes últimamente, contando mis pasos, y es que no sabéis cuánto me alegro de haber incluido el caminar en mi rutina diaria.

Intento caminar todos los días y además ya me lo pide el cuerpo y mi gran compañero de paseos, mi fiel Bruno, con el que disfruto de mis largas caminatas. En cuanto me ve ponerme las mallas y las deportivas, ya está dando saltos de contento.

Todo el mundo sabe que caminar es bueno para la salud, pero cuando os cuente todos los beneficios que tiene os vais a quedar perplejos de lo importante para nuestra vida que puede llegar a ser andar a diario. Así que coged vuestras zapatillas y a contar los pasos!!!

Hay muchas aplicaciones en las tiendas de apps que os pueden servir ya que el teléfono móvil es nuestro mejor aliado en esta tarea. Os doy algunos ejemplos:

MyFitnessPal: Esta aplicación nos permite no solo monitorizar nuestra actividad, sino también llevar un seguimiento de lo que comemos, con un cuantificador de calorías basado en objetivos diarios.

Google Fit: Nos permite registrar nuestros datos de actividad como la velocidad, tiempo, pasos, frecuencia cardíaca o calorías cuando caminamos, corremos o montamos en bicicleta, todo esto sin necesidad de dispositivos externos.

Sports Tracker: Esta aplicación realiza el seguimiento de nuestra jornada de ejercicio seamos corredores, ciclistas o simplemente caminantes. Además de llevar el control de nuestros pasos, frecuencia cardíaca, calorías quemadas o velocidad media, nos da la opción de compartirlo en redes sociales.

Pacer: Esta aplicación se enfoca principalmente en la función de podómetro permitiéndonos contabilizar los pasos que hayamos cubierto durante nuestra jornada y además, podemos configurarla para conseguir alcanzar un promedio de pasos diarios. Aunque su descarga es completamente gratuita, ofrece programas de entrenamiento y análisis avanzados de pago.

Estos son solo algunos ejemplos pero hay muchas más. Podéis elegir la que mejor se amolde a vuestras necesidades.

10.000 pasos al día es la cifra mágica que se dice que debemos caminar para perder peso. Pero está claro que para todo el mundo no puede ser igual.

Entonces, ¿cómo podemos saber cuántos pasos necesitamos andar cada día para adelgazar?

Pues depende. Si eres una persona sedentaria que apenas practica actividad física, quizá 10.000 pasos sean demasiados. Pensad que suponen unos 7 u 8 kilómetros diarios, una distancia considerable si apenas te mueves. En cambio, si eres una persona muy activa, quizá 10.000 pasos se queden cortos.

Investigadores de la Universidad del Estado de Arizona han establecido unos niveles de actividad según el número de pasos dados al día. Según sus categorías, la gente que da menos de 5.000 pasos al día se considera sedentaria o inactiva. Los que dan entre 5.000 y 7.499 tiene un estilo de vida poco activo. Los que son algo activos son los que dan entre 7.500 y 9.999 pasos diarios, y la gente activa es la que da más de 10.000 pasos al día.

Unos 10.000 pasos diarios es el equivalente a hacer un ejercicio intenso durante 30 minutos y con ello se pueden llegar a queman entre 2.000 y 3.000 calorías a la semana.

Pero lo importante es que salgáis a caminar por lo menos una vez al día porque con este ejercicio tan sencillo podemos prevenir casi todas las enfermedades crónicas desde el dolor de las articulaciones, a los problemas cardiacos y vasculares, pasando por la obesidad, el estrés o la depresión.

Aunque correr está muy de moda, yo prefiero caminar ya que exige menos a las articulaciones, pero si se hace a buen ritmo produce todos los beneficios de una actividad aeróbica.

Y no hace falta una equipación especial, solamente un buen calzado. Hay que elegir unas buenas deportivas que amortigüen bien la pisada para proteger las articulaciones.

A mí me ha cambiado la vida en el sentido de que ahora, antes de ir a algún sitio, valoro siempre la posibilidad de ir andando, cuando antes directamente me montaba en el coche. Ahora caminar se ha convertido en casi una terapia, y aprovecho para pensar mucho, meditar, escuchar mi música, hacer esa llamada que llevo tanto tiempo queriendo hacer… Siempre llevo conmigo una botella de agua para hidratarme y ahora con el buen tiempo, algo de dinero por si veo una terracita donde tomarme una bebida isotónica para refrescarme.

Pero vamos a lo que más nos interesa, los beneficios de caminar:

Fortalece el corazón. Caminar a paso ligero durante media hora reduce la presión arterial y reduce el riesgo de sufrir un infarto en un 27%.

Controla el peso. Se consumen calorías y se producen cambios a nivel metabólico. El efecto es proporcional a la velocidad.

Conserva la memoria. Previene la degeneración del hipocampo, zona del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje. Reduce hasta un 40% el riesgo de sufrir enfermedades neurológicas.

Huesos más resistentes. Se fortalecen (se fijan los minerales que los componen) con cada paso que das. Las articulaciones también se benefician.

Tonifica los músculos. Las piernas se tornean y se fortalecen los glúteos, los músculos de la espalda, el abdomen y los brazos. Es un ejercicio muy completo.

Algo súper importante y que he notado mucho, mejora el humor. Se segregan endorfinas que producen euforia. Cuanto más intenso es el ejercicio, más potente es el efecto.

Reduce el azúcar. Una breve caminata después de cada comida reduce el riesgo de sufrir diabetes.

Estimula la inmunidad. Hacer ejercicio en el otoño e invierno te protege frente a resfriados y gripes.

Sigo enumerando porque todavía hay más…

Disminuye el riesgo de ser hipertenso.

Caminar de forma regular puede ayudar a reducir el colesterol LDL, al ayudarte a bajar peso y reducir tu estrés.

Mejora tu vida sexual. El sexo y el ejercicio van de la mano.

Aumenta los niveles de Vitamina D cuando caminamos a la luz del día. Eso sí, protección solar siempre.

Mejora la circulación y podemos prevenir la aparición de várices y mantener todos los órganos del cuerpo en buen estado.

Reduce notablemente el riesgo de desarrollar cáncer de colon.

Favorece el sueño si paseas a última hora de la tarde y ¡Y alarga la vida! Una caminata diaria alarga la vida una media de ¡siete años!, según la Universidad de Saarland (Alemania).

No sé si os he convencido, espero que sí, porque a mí ya me han entrado ganas de salir a caminar. Os dejo que tengo que contar mis pasos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer