La joya de la corona

Mi querida y admirada Carmen Navarro acaba de abrir las puertas del Paraíso en Pozuelo, trayéndose un trocito de Japón a Madrid. ¿Cómo os lo definiría?

Es tan difícil encontrar en Madrid un lugar donde verdaderamente te evadas de lo que te preocupa y dejes atrás todo aquello que te estresa, que es un placer encontrar un sitio como el nuevo Centro de Carmen Navarro. Es como mi soñada “happiness house”,  es un chalecito con un moderno Tori japonés que te invita a entrar, un jardín Zen con árboles, una cascada. Y esa es solo la entrada.

Dentro es una desconexión total. No se oyen ruidos externos y puedes sentir la filosofía feng shui en cada rincón.

“Es un sueño cumplido, la suma del trabajo de todos estos años definida en un espacio de relajación absoluta. La sensación de bienestar se consigue desde la entrada. Desde el primer momento nos trasladamos a un lugar diferente en el que percibes las sensaciones de bienestar que te esperan en el interior”, así lo define la propia Carmen Navarro.

Los colores y los olores que se disfrutan desde que entras en la recepción son muy especiales. Es un aroma personalizado de peonia. Y es súper relajante que en ningún momento dejas de ver ese jardín tan bonito.

 

Y cada cabina, son 7 con las que cuenta el centro, es un espacio diseñado especialmente para el bienestar y donde se respira esa idea de la belleza integral que Carmen aporta a todos sus centros.

Dicen que es su joya de la corona, pero yo os diría que la “joya de la corona” de este nuevo centro es Araceli, o Celi, como la llaman sus compañeras. Me he quedado maravillada con esta chica, os puedo decir que he sentido las manos de Chopin en mi rostro mientras me realizaba el tratamiento. Diréis que me he vuelto loca pero no, es que Celi tiene manos de pianista y toca una partitura en la piel mientras te hace el tratamiento. Es música en las manos.

Celi me hizo un tratamiento muy especial en la zona del escote y la cara con productos de Biologique Recherche, que son alta cosmética biológica. Tienen como base proporcionar una tez hermosa y radiante. Equilibran, hidratan y revitalizan la epidermis, mejorando la calidad de la piel.

Previamente al tratamiento se limpia muy bien la piel, se equilibra el pH, se exfolia y se restaura el manto lipídico. Así la piel queda totalmente preparada para recibir la Fase de tratamiento.

Pero volviendo a las mágicas manos de Celi, ella no sigue la técnica tradicional, ella te hace música con tu piel. Es un tratamiento totalmente manual donde ella trabaja sin parar con las manos. Tiene unos dedos de pianista que sientes como te van alisando las arrugas, que hace una sintonía con tu piel, que notas como la piel se va subiendo, poniendo más firme… Y es que os diría que me notaba el ojo en el cogote…

Fuera de bromas, Celi te coge el rostro y empieza a componer. Conectó conmigo enseguida y realmente creo que tiene un “don” en las manos.

Cómo os definiría esa sensación… ¿Habéis visto la peli “El pianista”? Cuando toca para el alemán y se queda alucinado… Pues así me he quedado yo.

Como siempre Carmen Navarro se rodea de buena gente y mejor equipo profesional. Y además ahora la tengo bien cerquita… en Pozuelo.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer