Tacones para todo el día gracias a Marta Estrada

Por mucho que nos gusten los tacones, llevarlos todo el día puestos acaba pasando factura. Lo que mucha gente hace es llevarlos a parte y cambiarse antes de entrar a trabajar, antes de llegar a una cena… Pero aun así, la mayoría de veces acabamos con dolor de pies y las piernas más cansadas de lo normal.

Por suerte, hay gente como Marta Estrada, diseñadora y fundadora de su propia marca, Marta Estrada NYC, que se dedica a que podamos llevar un tacón cómodo durante todo el día, dejando atrás dolores de pies e incomodidades y sobre todo, haciéndonos sentir seguras y capaces de todo. El “antes muerta que sencilla”, llega a su fin gracias a sus zapatos. La comodidad de los zapatos de Marta Estrada se debe a varios factores, pero dejé que ella misma me los contara.

Uno de los puntos fuertes es la plantilla que llevan estos tacones, “la plantilla es de Memory Foam, un espuma de poliuretano con diferentes densidades, con ella conseguimos rellenar el puente, consiguiendo que un 40% del peso, que normalmente va a los metatarsos vaya hacia el tacón, libera a los metatarsos del peso” decía Marta. Y es que cuando vamos en tacones, el 90% de nuestro peso se centra en los metatarsos, lo que hace que luego nos duelan tanto.

Además de repartir nuestro peso, los materiales de los zapatos absorben muy bien el impacto de cada una de nuestras pisadas, amortiguando nuestros pasos y recibiendo un golpe más suave en nuestros pies.  

Marta me contaba que “las hormas que usamos se hacen a la plantilla, cuando suele ser al revés. La plantilla además de estar pegada, no se puede meter en otro tipo de zapatos ya que son más gorditas de lo normal. Para poder usar nuestras plantillas deberían hacer hormas nuevas. Todo el desarrollo del zapato es en torno a las plantillas”. Además, los zapatos de Marta son un poco más anchos de lo normal, sin afectar a la estética del mismo, así los dedos tienen más espacio y por tanto, mayor comodidad.

Las plantas tienen una mezcla de fuerza y flexibilidad perfecta, ya que al ser tacones tienen que ser fuertes para zapatos altos, pero también flexibles para la comodidad, Marta me contaba que las plantas que usan son de zapatos de baile. Todos los materiales que usan están elegidos especialmente pensando en la comodidad de quien los lleve. “El confort va relacionado con los materiales, no usamos nada plástico, ni pieles como el charol, solo cuero, todo se elige para que el pie respire bien. Las pieles son italianas de buenísima calidad” añadía Marta.

En cuanto al diseño, se tienen en cuenta muchas cosas, ya que el zapato tiene que sujetar bien el pie siendo bonito y práctico. Dónde poner la pulsera u otros elementos se mide con mucho cuidado para que visualmente no se acorte la pierna. Marta prueba ella misma cada modelo que sale, “Todos los prototipos que salen me los pongo día tras día hasta que se rompen, de esta forma vemos dónde se rompe y por qué, también dónde hace daño y por qué y trabajamos sobre eso. Se hacen 2 ó 3 prototipos hasta que está perfecto, una vez perfecto se saca a producción”.

Las líneas de diseño que sigue Marta a la hora de crear se basan en la arquitectura gótica, le gustan las líneas rectar, los cortes limpios y la geometría. Por lo general los diseños son en color negro, aunque también hay colecciones con algún color en particular, también suele añadir rojo o color maquillaje. Marta dice que “juego mucho con los contrastes y absorción de luz, suele ser negro sobre negro, pero con diferentes texturas, cueros, antes… lo que da diferentes efectos al diseño”.

Ella misma dice que una de las cosas que busca en sus zapatos es la funcionalidad, “se pueden llevar de varias formas, tienen piezas de quita y pon que incluso se pueden poner en más de un modelo, con dos pares de zapatos tendrías cuatro diferentes. Ya que cuando se compra un zapato, lo ideal es ponérselo de varias formas y en varias ocasiones”.

Tienen tres alturas diferentes para que uno pueda elegir la que más se adapte y con la que más cómoda esté. La más pequeña es de 7 centímetros y medio, lo que llaman un zapato de oficina, permiten estar todo el día de pie de forma en la que no hay que llevarlos en una bolsa aparte, te los pones de puerta a puerta.

La siguiente altura es de 9 centímetros y medio, con una plataforma de 1 centímetro y medio, es un tacón alto pero llevadero. Y por último el más alto, de 12 centímetros, para gente más profesional de los tacones. Lo bueno de los zapatos es que da igual cuál de la tres alturas lleves, todas estilizan y son cómodos.

Marta lleva toda su vida obsesionada con los tacones, con ellos puestos se siente segura, poderosa y más mujer, ella misma dice “el tacón forma parte de mí”. Pese a estudiar finanzas en primer lugar, el sueño de dedicarse a la moda hizo que se mudara a Nueva York a estudiar diseño. Un día viajando en metro se dio cuenta de una señora que llevaba los tacones en una bolsa, ésta la miró con lástima por los taconazos que llevaba ella puestos y fue entonces cuando decidió que tanto ella tenía que llevar tacones cómodos como la señora los tacones puestos y no en una bolsa.

Desde ese momento, Marta empezó a desarrollar su plantilla patentada y tras muchos años, esfuerzo y decepciones para poder fabricar, encontró al fabricante con el que sigue trabajando actualmente aquí en España, donde también asegura que la calidad para fabricar zapatos es mucho mejor que en otros países.

Además de en su web (www.martaestradanyc.com), los zapatos de Marta Estrada se pueden conseguir en Madrid en la Calle Claudio Coello 23 y en Nueva York en 415 W Broadway. Para las más exigentes, Marta también propone un diseño personalizado, único para quien lo compra, ya que se convierte en dueña de los zapatos y de los patrones, horma y diseño.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer