Amar siempre es más

Siempre estamos hablando de cómo cuidarnos a nosotros mismos pero pocas veces hablamos de cómo cuidar de los demás. De esto sabe mucho el padre José Manuel, de la Parroquia de San Ramón Nonato en Vallecas (Madrid). He estado hablando con él y me gustaría compartir con vosotros lo que me ha contado que hacen desde su parroquia.

En el año 2009 destinaron al Padre José Manuel a la parroquia San Ramón Nonato donde continua hasta hoy. Como en una parroquia cualquiera, empezó dando catequesis y haciendo cosas sencillas y habituales en prácticamente todas las iglesias. Cuando llegó la época de la crisis, mucha gente acudía a pedir ayuda ya que no tenían para comer y fue en 2013 cuando un colegio les ofreció donarles el sobrante de las comidas del comedor. Con esa comida hacían tuppers y lo repartían a las familias más necesitadas, formadas por gente que se alimentaba siempre con los mismos productos básicos como arroz. De esta forma tenían la oportunidad de tener una mejor alimentación o simplemente algo que llevarse a la boca.

Más adelante, les cedieron unos locales que hay en frente de la parroquia y fue entonces cuando empezaron a cocinar ahí los alimentos, creando así un comedor solidario. La cifra de personas que acudía al comedor fue en aumento y a día de hoy dan de comer a más de 300 personas diariamente. Hacen diferentes turnos de comidas, dos turnos en el comedor, dos turnos que son para la gente que prefiere recoger la comida y llevársela a su casa y un quinto turno que es para las personas que viven en la residencia, donde acogen a unas 15 personas aproximadamente.

Todo esto lo hace con la ayuda de voluntarios entre los que también se encuentra la gente que acude a comer allí, de esta forma consigue implicar a todo el mundo en el proceso.

Además de las comidas diarias, donde normalmente la gente va únicamente a comer, todos los viernes y sábados por la noche hacen cenas en las que aprovechan para celebrar ocasiones especiales como cumpleaños de la gente implicada o simplemente la vida. De esta forma crean un ambiente social en la que todos participan en todo el proceso. A estas cenas acuden una media de 70 personas.

Además del comedor solidario, el padre José Manuel ha creado más espacios de ayuda. Los viernes hacen reparto de bolsas de alimentos a personas que no asisten al comedor social; tienen una guardería en la que, de forma totalmente gratuita, la gente que lo necesita pueda dejar a sus hijos pequeños mientras se van a trabajar, a buscar trabajo o a alguno de los talleres que imparten los voluntarios.

Algunos de los talleres que se imparten son clases de inglés, de español para extranjeros, de cocina y repostería, clases de refuerzo para los niños y adolescentes, etc. En el ámbito familiar también dan apoyo con psicólogos, terapias de pareja, planificación familiar, escuela de padres, etc. y además atención a las mujeres embarazas en forma de clases de preparación al parto, cuidado de los hijos y apoyo hasta que los niños cumplen tres años en forma de ayudas, pañales, comida, refugio…

 

 

Otra de las cosas que ofrecen es un ropero de prendas donadas en el que la gente puede ir a coger lo que necesite de ropa. Además, hacen un mercadillo solidario donde venden la ropa a precios muy bajos, en el que curiosamente, el Padre José Manuel me ha contado que van más personas que al ropero. El dinero que sacan de este mercadillo lo utilizan íntegramente para las ayudas.

Reciben también donaciones de Cáritas, alguna que otra ONG que dona yogures o cosas similares, particulares que llevan ropa o alimentos… Una de las cosas que le pregunté al Padre es si los supermercados donan alimentos y me ha dicho que no, pero por lo visto es por temas legales. Ojalá que esto cambie algún día.

Si queréis ayudar al Padre José Manuel y a su causa podéis hacer cualquier tipo de donación personándoos allí y así poder ver con vuestros propios ojos la labor que llevan a cabo. O en el caso de que queráis hacer un aporte monetario de forma puntual o mensual, tenéis la información del número de cuenta en www.alvarodelportilloobs.com o en http://www.parroquiasanramonmadrid.com/

Después de haber visitado la parroquia, las instalaciones y de haber visto con mis propios ojos la gente que recibe esta ayuda me he quedado muy impactada. Estas personas pasan hambre de verdad y no el hambre del que muchas veces nos quejamos.

De verdad, todos tenemos que poner nuestro granito de arena, ya sea ayudando en nuestro barrio, ayudando a ese vecino mayor en las cosas que pueda necesitar… No tiene por qué ser con dinero, se puede ayudar de muchas formas diferentes. Prestando nuestro tiempo (para ayudar a repartir comida, simplemente para pasar tiempo con gente que este en una situación de soledad y aislamiento social, aportando nuestra ayuda con alguna habilidad que tengamos…), donando ropa que no vayamos a usar y esté en buenas condiciones, donando alimentos y cualquier forma de ayuda que se te pueda ocurrir es siempre bienvenida.

Os animo a que investiguéis un poco sobre las necesidades que hay en la zona en la que vivís y que os impliquéis en ayudar a los demás. Amar siempre es más.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer