La historia del gran parque

En Semana Santa fui a Tenerife, y ahí conocí el Siam Park, un parque acuático que ha sido elegido como el mejor del mundo durante ya varios años y según mi experiencia, es así, es un parque increíble. Pero quise averiguar la historia de este parque, de dónde viene, cómo surgió… Así que entrevisté a su vicepresidente, Christoph Kiessling, hijo de Wolfgang Kiessling, creador del parque, y me contó una historia preciosa que me gustaría que conozcáis.

A principios de los años 70, Wolfgang Kiessling fue el director de una línea aérea con sede en Frankfurt, que realizaba numerosos vuelos a las islas Canarias. Durante este tiempo, él aprovechó para viajar a los destinos de la aerolínea, conociendo casi la totalidad de las Canarias y en especial Tenerife y dándose cuenta durante todos esos viajes de que todo el mundo estaba dedicado a la construcción hotelera en la zona, fue cuando se le ocurrió una idea, complementar esa oferta hotelera.

Cuando Wolfgang le comentó a su padre la idea de hacer un parque dedicado al ocio y tiempo libre con animales exóticos, este le recomendó que mejor lo hiciera con loros, ya que estos viven mucho y comen poco. Por lo que fueron a conocer en Miami un parque que tenía estas aves y que además hacia exhibiciones con las mismas. Aquí vieron el potencial real que podía tener, ya que tenían mucho más público del que se imaginaban. En su vuelta a Alemania compraron un loro y lo entrenaron con los consejos que les dieron en Miami, a los tres meses, el loro ya hacía de todo por un cacahuete.

En 1972, Wolfgangse trasladó a Tenerife y compró una finca en Puerto de la Cruz en la que bajo la crítica de los vecinos, que lo llamaban “El loco alemán con los loros”, empezó a construir una exhibición de loros, el cual en un primer momento se vio obligado a ofrecerlo como un hotel con un jardín enorme como parque.

Este se llamaba Hotel Loro Parque y era un hotel cinco estrellas de cinco habitaciones. Era de súper lujo, máxima atención y con un jardín enorme con 150 loros de distintas especies. Cuando ya no hacía falta tener un hotel para tener la exhibición, se dedicó únicamente al Loro Parque, que fue creciendo, hasta los 135mil metros cuadrados que tiene hoy en día, y haciéndose cada día más bonito.

Debido a que unos chimpancés terminaron en manos de la policía por maltrato animal, el alcalde de la ciudad contactó con el Loro Parque y les pidió si podrían hacerse cargo de ellos. Por lo que se construyó una zona para ellos y fueron los primeros animales ‘no aves’ que se introdujeron en el parque, teniendo con el tiempo más gancho que los propios loros.

Así empezó una diversificación de animales dentro de la oferta del parque, que se convirtió en un aumento de las cifras considerable. En el año 1992, el parque ya había duplicado su tamaño y había introducido también el primer grupo de gorilas macho, que resultó ser todo un éxito y más adelante se copió en otros zoológicos, también introdujeron leones marinos, acuarios de distintos tipos…

Con un parque tan grande que llevar, en 1995 Christoph se introduce en la compañía para ayudar a su padre. Y desde entonces la oferta hotelera en el sur de la isla ha ido en aumento. Lo que antes era turismo de salud ahora era turismo de sol y playa. El crecimiento de la zona sur era más fuerte que en la zona norte y cada vez se pedía más que existiera un parque de ocio.

En el año 2002 fue encargado el Siam Park, que abrió en el año 2008, siendo el comienzo de una nueva generación de parques acuáticos, ya que es un parque temático de estilo tailandés con atracciones de agua. El señor Wolfgang Kiessling viajó numerosas veces a Tailandia para conocer bien las características que le conferiría al parque, incluso contrató carpinteros de origen tailandés para un acabado perfecto.

En su primer año, el Siam Park recibió casi 600 mil visitantes y la cifra no ha parado de crecer, actualmente entre ambos parques reciben más de 2,4 millones de personas al año. Esto también se debe a la filosofía que tienen de reinvertir en los parques, mantenerlos actualizados y con un correcto mantenimiento, buscando siempre la innovación y nuevas atracciones para el público.

Dentro del Siam Park podemos encontrarnos toboganes exorbitantes, un acuario de tiburones, un mercado flotante, una zona de bahía con leones marinos… Ya que no todo el mundo va buscando diversión y adrenalina en un tobogán, también hay gente que sólo quiere caminar por la atmósfera del viejo Reino de Siam.

Cuando se abrió en Loro Parque, eran 13 mil metros cuadrados, en el Siam Park, sólo el agua de la piscina de olas, son 13500 metros cuadrados. Nueve mil metros cuadrados de arena blanca traída del Algarve… En fin, un parque para pasar días y perderse en él disfrutando y pasándolo bien.

Actualmente, los parques de la familia Kiessling tienen 65 mil metros cuadrados de fincas ecológicas anexas a los parques para cultivar las frutas y verduras que dan de comer a los animales de albergan en ellos, más una desaladora para proveer de agua dulce a los animales y al parque acuático.

Todo esto consigue que no demanden agua de la isla y así no consuman el agua que está destinada para otros usos. Además, como el agua se obtiene de la perforación en la tierra tiene una calidad extraordinaria, ya que la propia isla, lejos de la contaminación, actúa como filtro.

Los parques han obtenido diversos certificados de bienestar animal y de bio consumo, y también participan en proyectos a largo plazo por el planeta y los animales, inversión en ciencia e investigación y desarrollan una serie de proyectos para el reconocimiento de mamíferos marinos.

En fin, es un tema del que sin duda os volveré a hablar ya que además de ser unos parques asombrosos, realizan unas labores admirables con el medio ambiente y los animales. Completamente recomendables para toda la familia y un planazo de vacaciones.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer