Resetea tu cuerpo

Os quiero hablar de un masaje que alguna vez ya os he mencionado. Es el Reset Massage, mi masaje favorito y que de verdad, recomiendo a todo el mundo. El masaje consiste en rascar las partes emocionales y de esta forma poder acabar con la grasa de manera eficaz, también con la celulitis, la retención de líquidos y la flacidez. Lo que se consigue es trabajar el tejido a nivel interno y rejuvenecerlo.

Todo esto permite desbloquear el cuerpo, que muchas veces tenemos así por el estrés, los malos hábitos, los excesos… consiguiendo que nuestro cuerpo este rígido y se adhiera a la fascia, provocando que no recibamos con normalidad los nutrientes. El tejido recupera su esponjosidad y se recupera la absorción normal de los nutrientes.

Pese a haber recibido con anterioridad este masaje, en esta oportunidad, voy a la calle Monte Esquinza, al centro de Carmen Navarro, para poder ver si al cambiar a la terapeuta que lo realiza, el masaje cambia también, que muchas veces ya sabéis que al cambiar de centro o de persona, las cosas son distintas. Pero os cuento mi experiencia… ¡que fue fantástica otra vez!

El Reset Massage tiene muchos protocolos y es de los masajes más organizados a los que yo me he sometido, por lo que como os decía, al cambiar al técnico que lo realiza sigue siendo igual de efectivo e igual de perfecto. Es un masaje fuerte y duro, pero personalmente es el tipo de masajes que me gusta, el que encuentro efectivo. Pero bien es cierto, que hay gente a la que le molesta algo más, en especial los puntos del cuerpo que tiene bloqueados.

Llevo mucho tiempo siendo discípula de esta técnica, de masajes fuertes, y yo venero el masaje. Sinceramente, el masaje relajante no lo entiendo, me parece más perder el tiempo que invertirlo. En los masajes hay que trabajar bien el músculo, la grasa y todo, es algo fundamental para que el masaje esté bien realizado.

Como amante de los masajes siempre he dicho que si me dan a elegir entre una máquina buenísima que cumple las funciones del masaje o incluso más y un masaje manual bien hecho, siempre elijo el masaje, siempre he preferido y prefiero el manual por encima de las demás cosas.

Este masaje tiene un poder de reducción de volumen asombroso, yo como receptora y clienta del masaje, sin pensar que sé más o menos de estos temas y pensar o no en qué me ha movilizado a la hora de recibir el masaje esta vez he notado que me deshinché a lo bestia. Mucho más de lo normal y con cualquier masaje. Y os cuento en qué lo noté. Ese día me compré un pantalón que me probé en mi casa y pensé que tenía que quitarme medio kilito más o menos para que me quedara perfecto. Esa noche, después de haber recibido el masaje incluso no me porté nada bien con la comida, tengo que reconocer que cené demasiado y mal, pero a la mañana siguiente, el pantalón me quedaba incluso holgado.

El masaje se centra en puntos especiales del cuerpo, empezando por el abdomen y avanzando por meridianos, los brazos por ejemplo, es una de las zonas del cuerpo que se trata con posturas diferentes a las habituales en un masaje, uno va cambiando de postura según va avanzando y así el masaje es adaptado a cada uno. Me contaron que, al igual que hay personas a quienes les molesta un poco más,  hay personas que llegan a quedarse dormidas durante el masaje.

También me comentaron que este masaje duele más cuando tenemos el cuerpo más bloqueado, cuando no nos cuidamos hace tiempo y durante el proceso sientes que tu propio cuerpo te dice que lo tendrías que haber hecho antes. Una sensación muy parecida a la que tenemos cuando hacemos deporte después de mucho tiempo, el esfuerzo adicional y las agujetas pasan factura. Otro ejemplo que se me ocurre es cuando nos descuidamos el pelo, que luego a la hora de peinarlo y desenredarlo es imposible y nos cuesta y duele más.

Una de las cosas que me llama la atención de este masaje que es que no se usa mucho aceite para poder agarrar bien, en el momento que hay exceso de aceite se limpia, tiene que haber el aceite justo, ni que sobre ni que falte. No es como un masaje de pinza rodada, sino como una ola de mar, las manos de la terapeuta se convierten en una ola y es un movimiento muy cuidado y trabajado, no es uno más.

Durante el proceso sientes cómo quien te lo hace es completamente consciente de lo que está haciendo, de que te va a cambiar el cuerpo. Y eso es algo que se nota, con todos los masajes que he probado, uno nota perfectamente cuando te hacen un masaje más de la rutina de trabajo diaria o no.

Las terapeutas que realizan este masaje están formadas llevando consigo una actitud especial, notas que eres lo más importante para ellas en ese momento. Carmen Navarro las ha formado con mucha disciplina y trayendo a gente de fuera incluso. Es una fórmula muy trabajada que solo tienen ella y su equipo y que de verdad os insisto, la recomiendo.

  • Gracias por la información, muy interesante. Me gustaría recibir uno pero no encuentro nada por internet. Podria aparecer por otro nombre? Soy de Barcelona. Te agradecería si tienes conocimiento de algun centro por aquí.

    • Hola Esther!
      Los centros de Carmen Navarro están en Madrid y Sevilla, puedes llamar al teléfono 91 445 06 32 y les preguntas por este masaje.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer