Protección solar en pastillas

Ahora que empieza el buen tiempo y que muchos estaréis disfrutando de la playa, quiero hablaros, como ya he hecho otras veces, de lo importante que es protegerse bien ante el sol. Aunque esta protección tenemos que aplicarla durante todo el año, es cierto que es ahora cuando muchos os empezáis a acordar de ella, sobre todo después de sufrir alguna quemadura.

Una de las formas que se está poniendo de moda para protegerse del sol es la protección solar oral, en forma de pastillas, perlas o comprimidos. ¿Pero de dónde viene todo esto? Habréis escuchado que antes la gente tomaba zanahorias para broncearse más y protegerse del sol. Esto era porque las zanahorias son ricas en betacarotenos, quienes se encargan de fotoprotegernos y potenciar nuestro bronceado. Por lo que decidieron llevar todo esto a comprimidos, pero mejorando su uso.

Los betacarotenos son los pigmentos que aportan el color a las frutas y verdura, protegiéndolas de las radiaciones solares. Por lo que se empezó a emplear para protegernos del sol, combinados con diferentes activos que mejoran la protección y además evitan el envejecimiento prematuro de la piel, que realmente está causada sobre todo por la exposición solar.

Estamos expuestos constantemente a una aparición de cáncer de piel, ya que los rayos ultravioletas, incluso unas horas después de tomar el sol, se pueden seguir produciendo roturas en nuestro ADN.

Mientras que las cremas solares protegen sólo las capas más externas de la piel, la protección solar oral evita el daño en las capas más profundas de la piel, evitando el envejecimiento cutáneo, roturas en el ADN y un peor funcionamiento del aparato inmunitario, que también se deben en gran parte a una falta de fotoprotección.

La protección solar oral está indicada para todos, pero en especial para pieles intolerantes al sol, con alergias, erupciones, manchas… También si se está tomando medicamentos fotosensibles y si hay antecedentes de cáncer cutáneo. Pero aquí es importante que sepáis que no es la única protección que debemos aplicarnos, ya que es un complemento a la protección solar en crema, gel o spray.

Esta forma de protegernos no es completamente efectiva en la capa superficial de la piel, por lo que tendremos que ponernos crema, pero habrá una gran diferencia ya que la oxidación y fotoenvejecimiento causados por el sol se verán claramente reducidos, se protege el colágeno y elastina de la piel, cosa que con sólo una crema no conseguimos.

Las cápsulas de protección solar que más gustan actualmente son las de la gama Heliocare, en las que su componente principal es el Fernblock®, tecnología patentada que se obtiene a partir del extracto natural de un helecho. El Fernblock® nos ofrece los siguientes niveles de protección: frente al sol y el fotoenvejecimiento, antioxidante, inmunológica y de nuestro ADN.

Al aplicarnos únicamente crema solar se producen deficiencias en la protección, y esas son las que complementamos con las cápsulas de Heliocare, que además ofrece diferentes tipos según la piel de cada uno y las necesidades:

Heliocare 360º, ayuda a combatir la radiación solar, infrarroja, y ultravioleta. Tiene una gran concentración de antioxidantes y vitaminas. Sirve para todo tipo de pieles, incluso las más sensibles, y además ayuda a prevenir la formación de arrugas por deshidratación de la piel.

Heliocare Cápsulas, para pieles sin problemas específicos de sensibilidad solar. Se indica para una mayor protección desde el interior y para conseguir un bronceado más sano y uniforme. Para prolongar el bronceado se recomienda seguir tomándolas después de la exposición al sol.

Heliocare Ultra D, para pieles sensibles al sol o con antecedentes de cáncer cutáneo, manchas… Aportan la cantidad de vitamina D recomendada diaria, por lo que también ayuda a prevenir otro tipo de enfermedades causadas por su deficiencia. Triplica la resistencia al sol evitando quemaduras y manchas en la piel. Tiene grandes capacidades antioxidantes, consiguiendo también frenar el fotoenvejecimiento. Contiene luteína, que protege la mucosa ocular, la cual gran cantidad de veces también descuidamos.

Heliocare Bronze Cápsulas, para pieles a las que les cuesta broncearse o quienes quieran un bronceado más intenso, rápido y sano. Ayuda a estimular la producción natural de melanina y protege del daño solar. El bronceado además de ser más uniforme, dura más tiempo. Al contrario que otros bronceadores, es necesario exponeros al sol, aunque de forma moderada.

Como veis podemos encontrar la protección adecuada a cada uno de nosotros, pero siempre es recomendable que os dejéis aconsejar por vuestro médico o farmacéutico, ya que ellos sabrán cuál de las opciones se adapta mejor a vuestra piel y necesidades. Es un gran complemento para protegernos cuando no nos aplicamos la crema de manera correcta, ya sea porque aplicamos poca cantidad, porque no la reaplicamos o cuando nos bañamos varias veces, en la piscina, el mar… Cada vez está más recomendada por lo dermatólogos, ya que no nos lleva tiempo ni esfuerzo reforzarnos de esta manera ante el sol.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer