¿Manchas? En mi cara no, gracias.

 

Las manchas en la piel a todos nos inquietan. Ya sea porque desconocemos la razón por la cual las tenemos o porque no sabemos cómo deshacernos de ellas, son algo que no nos hace gracia tener. Os quiero mencionar en primer lugar a grandes rasgos lo que son y por qué se producen, pero también os quiero contar un método estupendo que descubrí para decirles adiós.

Las manchas en la piel son lesiones dermatológicas causadas, en su mayoría, por una gran cantidad de pigmento. Aparecen en diversas formas como las manchas o las pecas. Pero estas no siempre son de un color oscuro, en ocasiones aparecen como manchas de color claro.

Las causas más comunes por las que se producen las manchas son el exceso a la exposición solar, el paso del tiempo en nuestra piel, simplemente componente genético, el uso de anticonceptivos, embarazo o los malos hábitos. En el caso del tabaco por ejemplo, varios estudios han relacionado el consumo de la nicotina con una falta de síntesis de melanina, que como sabréis es la sustancia que se encarga de dar color a nuestra piel para protegernos de los rayos del sol.

Una de las formas más efectivas y menos invasivas de hacer desparecer las manchas de nuestra piel es mediante el uso de cremas despigmentantes. Este tipo de cremas sirven para todo tipo de marcas que tengamos en la piel, aunque con algunas tiene un efecto mucho más eficaz y rápido y hace posible la eliminación de este exceso de coloración gracias a sus componentes que regulan la producción de melanina.

Los componentes principales son los ácidos y dependiendo de la crema, la concentración de estos será mayor o no. Si es elevada, es posible que durante el tratamiento sintamos una ligera irritación en la zona que la hayamos aplicado. Por lo que es importante que protejamos nuestra piel frente a los agentes externos.

Uno de ellos es la hidratación de la piel ya que este tipo de cremas conlleva que nuestra piel se deshidrate algo más de lo normal, por lo que será importante que durante el tiempo que nos realicemos este tipo de tratamiento, aportemos un extra de hidratación a nuestra piel.

Al reducir la cantidad de melanina presente de manera natural, es importante que nos apliquemos u na protección extra contra los rayos solares. También es recomendable que este tipo de tratamientos nos los apliquemos en épocas como esta, ya que el sol no lo recibimos de forma tan directa como en verano. De todas formas, aun recibiendo menos sol, estos tratamientos no nos servirán de mucho si durante todo el año no nos protegemos frente al sol.

Algo que siempre digo y que en este caso no es menos, es que tenemos que ser constantes para poder ver resultados. Aplicarnos la crema de manera ordenada y sin saltarnos pasos en los tratamientos cobre mucha importancia, ya que si no, todo nuestro esfuerzo será en vano. La constancia también es importante ya que muchas manchas suelen reaparecer.

Algunas manchas son difíciles de eliminar ya que pueden ser más profundas o llevar mucho tiempo con nosotros. En estos casos tenemos que despigmentar poco a poco toda la piel y a medida que se va renovando, irán desapareciendo.

Si cumplimos estos pequeños pasos, conseguimos un tono unificado de la piel, borrar las marcas producidas por granitos o acné, marcas del sol, e incluso las manchas producidas por un factor genético.

Un pequeño truco es complementar este tipo de cremas con la ingesta de antioxidantes, ya que así además prevenimos la aparición de nuevas marcas y aceleramos su desaparición de nuestro cuerpo.

Como os comenté al principio, he descubierto cómo despedirme de las manchas. Es la Crema Despigmentante de Vitacell Bio Skincare. Los ácidos principales de esta crema son dos:

El Ácido Kójico, muy común en los cosméticos despigmentantes orientales ya que se obtiene de unos hongos que en Japón se conocen como Koji. Este ácido inhibe la formación de melanina, teniendo una gran capacidad despigmentante y siendo de origen natural. Además, tiene propiedades antioxidantes y antibióticas. Otra cosa curiosa de este ácido es que no es fotosensible, lo que permite que la piel no se estropee tanto al recibir rayos solares como con otras cremas despigmentantes.

El Ácido Azeláico, que también contribuye a la disminución de formación de melanina. Es muy efectivo contra la inflamación y también tiene propiedades antibacterianas lo que hace que sea muy utilizado en medicamentos contra el acné y la rosácea. Es comedolítico por lo que ayuda a eliminar las células muertas de manera más efectiva, manteniendo la piel limpia y los poros despejados y previniendo la aparición de granos. También es de origen natural ya que se extrae de cereales como el trigo o la cebada.

Al final de la cadena de ADN están los telómeros. Estos se acortan cada vez que la célula se divide y su acortamiento es lo que provoca que el envejecimiento se haga visible en nuestra piel. La línea de cremas Vitacell Bio Skincare está creada a partir de un péptido que consigue que en cada división celular este acortamiento se retrase. Consiguiendo ralentizar el envejecimiento de la piel y permitiendo una mayor renovación celular. Os recomiendo encarecidamente que probéis esta crema, que desde luego, más que cosmética para mí se ha convertido en una cura.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer