De pelos va el asunto

Todo empezó por una tontería al querer hacer un homenaje a Sé lo que hicisteis cuando se cumplían 5 años que había terminado.

IMG_0193

Ese programa significó mucho para mí en todos los aspectos, no solo por haber sido mi primer programa, donde se me dio la primera oportunidad, sino que también significó mucho a nivel personal, ya que de repente pasé de ser una chica de 21 años a la que solo conocían en su barrio (y tampoco mucho), a entrar en todas las sobremesas de muchísimos españoles. Lógicamente mi vida cambió mucho, aunque yo quisiera seguir siendo la de siempre.

Lo que no cambió en exceso fue mi peinado. Siempre con mi flequillito. Puede que sea una tontería, pero me hacía sentirme segura, me hacía sentirme yo.

Con el paso del tiempo, me fui cortando el pelo, me iba haciendo recogidos, para un lado, para otro, trenzas… pero el flequillo no cambiaba. De hecho, la gente siempre me recordaba como la chica del flequillo recto, jajajaj.

Según fui creciendo y madurando (también en todos los sentidos), me apetecía un cambio, fue justo cuando entré en Zapeando y conocí a Óscar Lozano, quien me ayudó a dar el paso. ¡Es un auténtico coñazo (perdón por la palabra) que te vaya creciendo el pelo! Empieza a ser muy molesto, se mete en los ojos, se enreda en las pestañas, no llega para metértelo por detrás de las orejas… puff… un rollo.

Con paciencia todo se consigue… y ahora tengo el flequillo casi a la misma longitud que el resto del pelo, pero en el fondo, algo dentro de mí lo echa de menos (qué tontería, ¿no?).

Por eso quise probar un flequillo postizo y ver cómo me sentía de nuevo, y sobre todo ver qué opinabais vosotros. Se ve que os gustó mucho y a mí también. Así que lo que iba a ser solo por un día, por recordar un poco el espíritu de Sé lo que hicisteis, ha pasado a quedarse más tiempo.

De hecho, me planteé cortármelo de verdad, pero luego recordé la pereza y el agobio que había supuesto dejarlo crecer, así que decidí que era absurdo cortarlo cuando tenía dos maravillosos flequillos, uno más largo y otro recto.

Es cierto que no vale cualquier flequillo y que hay que saber cortarlo y darle el color exacto, porque aunque tengas el pelo natural, sin teñir, como es mi caso, cuando te llega el flequillo no es exactamente el mismo color y por eso la gente no se lo pone mucho, porque claro, se nota.

Desde aquí quiero dar las gracias a María de Flequillos Postizos (sí, se llama así, no hay pérdida) y a Óscar Lozano por cortármelo y dejarlo con mi mismo color. ¡¡Menudos artistas!!

Así que a partir de ahora, un día me veréis con flequillo y otro día no… No os asustéis, ¡es la magia del flequillo! Jajaja. Pero, ¿cuál os gusta más? O ¿mejor sin él? En realidad, lo mejor de todo esto es que no hay que tomar una decisión definitiva, ya que puedes ir jugando.

¡Por cierto! No os olvidéis que esta noche a las 22:30 nos vemos en La Sexta. ¡La novena etapa de Pekín Express es superemocionante!!  ¡¡Os espero a todos!!!

¡¡¡Muchos besos para todos!!!

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer