DON CARLO Y YO

 

Hace unos días fui al Teatro Real a ver Don Carlo de Giuseppe Verdi. Entonces no pude evitar acordarme de mi director de tesina, lo que ahora es el TFG, Trabajo Fin de grado. Se llamaba Manuel Gomis Gavilán y además de ser un melómano, era un gran médico, con grandes inquietudes tanto científicas como artísticas.  Era fan número uno de Verdi y siempre entre comentario médico y enseñanza de práctica clínica nos daba una clase magistral sobre música…y especialmente sobre Verdi.

En una ocasión, nos hizo madrugar para sacar entradas de Romeo y Julieta de Gounod teniendo de protagonista a su ídolo Alfredo Krauss. Fue hacia 1987 y en el teatro de la Zarzuela, ya que el Real se estaba entonces reformando.

Y así fue como me enganché en la Ópera, estando sentada en el gallinero codeándome con la gente que de verdad sabe música y va a la ópera a disfrutar.

 

Volviendo a Don Carlo, parece ser que es una historia derivada de la leyenda negra de la Corona Española creada por Flandes ya que parece difícil que Isabel de Valois se enamorara de Don Carlos, ya que éste fue fruto de la endogamia de Los Austrias y era una persona enfermiza y algo deforme, además su salud mental no era muy estable…Pero la historia, basada en una obra de Shiller, está muy bien construida,  sobre todo maravillosamente encuadrada con la música de Verdi…Sin entender de la técnica de este tipo de música, pero siendo gran admiradora, no puedo dejar de expresar mi admiración por los interpretes de Isabel de Valois y de Rodrigo que según el día eran distintos, no me tocó ver a Ainhoa Arteta, pero María Agresta me encantó.

 

Y así fue como recordé al Doctor Gomis Gavilán, el propietario de una de las colecciones de música clásica más importantes del país. En su casa, tenía paredes recubiertas por vinilos y CD, a veces con versiones distintas de una misma pieza de Verdi, algunas hasta 50 versiones distintas…

Pero yo siempre le recordaré por lo que nos reíamos por las escaleras del Hospital con sus comentarios mientras se ponía el fonendo hacia arriba, sobrepasando la cabeza, también por lo que aprendí de Osteomielitis con él, era una autoridad en la materia…y  porque casualmente cuando era una niña trabajó con mi padre y contaba a los demás que yo con unas trencitas me había sentado en sus rodillas cuando era pequeñita…

Un gran médico, una gran persona, nos dejó hace casi 20 años, con 49 años de edad…Le recordaré siempre, pero aún más cuando escucho a Verdi…DEP.

 

 

 

    • Querido HKB: a pesar de todo mi ignorancia operística es enorme: he tenido que escuchar en Spotify la ópera que comentas, en cualquier caso, es preciosa.Gracias por tu cariño!.
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer