11 COSAS DE MI VIAJE AL NORTE

 

Viajar al Norte siempre es un placer, siempre descubres cosas nuevas, pero sobre todo siempre descansas…aunque solo sea de forma visual, viajar por sus carreteras, aunque sea autovía, es un regalo para la vista…

1.  Castrillo de Polvazares. Precioso pueblo de camino al Bierzo, imprescindible tomar un cocido maragato, servido al revés, es decir se sirve por último la deliciosa sopa, nosotros comimos en La Magdalena y no nos decepcionó, su dueño en la despedida nos obsequió con una botella de vino de El Bierzo, muy rico, por cierto.

En esta localidad habitaban los maragatos que vivían de llevar productos a Galicia, como vino y de vuelta transportaban productos gallegos hasta el Bierzo. Todavía se conservan las casas de estos arrieros y los suelos empedrados de sus calles. Gracias a Ramona, mi compañera, por indicarme este sitio…

Castrillo de Polvazares

   2.    Peñalba de Santiago: al contrario que Castrillo, este pueblo parece un pueblo fantasma y artificial…es de difícil acceso por carretera, cuando llegas a la única cantina que hay, no te queda más remedio que marcharte sin tomar nada, porque el local está lleno y sus empleados te sortean sin `preguntarte nada.

     3. Villafranca del Bierzo: muchas cosas me sorprendieron de este pueblo, sus dos ríos, su arquitectura…pero me disgustó ver el estado que tenían muchas casas señoriales, en especial la del nacimiento de Enrique Gil y Carrasco, autor de El Señor de Bembibre, libro imprescindible para el Romanticismo español y para el bachillerato. Enrique falleció en Berlín a los 31 años víctima de la Tuberculosis, como buen romántico, y sus restos fueron trasladados a Villafranca del Bierzo en los años 80 tras el empeño de sus habitantes.

Casa natal de Enrique Gil y Carrasco

Otra cosa que me sorprendió de Villafranca es su imponente castillo-fortaleza, que es propiedad del director de orquesta Cristóbal Halffter y de su esposa, descendiente de los Marqueses del Villafranca del Bierzo.

  4.  Las Médulas: la verdadera razón por la que fuimos a Villafranca del Bierzo era   visitar Las Médulas: para mí un lugar con una historia interesante, el impacto ambiental que supuso la extracción de oro por parte de los romanos en aquellos lugares entre los año 26 y 19 antes de Cristo, tal como describió Plinio  El Viejo. Personalmente la visita en sí, no me pareció gran cosa.

No puedo irme de estas tierras sin acordarme de Astorga, especialmente de su Gaudí, el castillo templario de Ponferrada y el paseo por Molinaseca.

Palacio episcopal de Astorga

Castillo templario de Ponferrada

Molinaseca

   5.   Monasterio de Corias: si deseas descansar, ocuparte de tu cuerpo y de tu mente, éste es tu lugar, El Parador que ha transformado el Monasterio es maravilloso, sus instalaciones únicas. Este Monasterio, llamado también El Escorial asturiano, data del siglo XI, fue lo único que sobrevivió a un devastador incendio en el siglo XVIII, entonces se construyó en estilo neoclásico, alrededor de un precioso claustro. Tengo que destacar que la biblioteca es una estancia impresionante y la piscina cubierta con música chillout, un lugar especial. Si te cansas de estar en El parador, cosa que dudo, puedes pasear a las orillas del Río Narcea o caminar hasta Cangas de Narcea (y si puedes por su puente colgante) a unos dos kilómetros y degustar un vino de la Tierra en el Bar Blanco.

Biblioteca

claustro

 

piscina

puente colgante de Cangas de Narcea.

Puente románico “romano”de Cangas de Narcea

6.  Oviedo: siempre es un placer volver a Vetusta, contemplar la explanada delante de la Catedral que atravesaba Ana Ozores…pasear por sus calles y admirar la elegancia de muchos de sus habitantes…Una cosa: siempre quise decir que Su único hijo de Clarín, me gustó mas que La Regenta…

   7.  Hotel La Reconquista: siempre he pasado por delante con cierta envidia hacia los huéspedes. Este año nos hemos hospedado en este emblemático Hotel. Es un edificio que albergaba un hospicio desde el siglo XVIII, año en que fue construido. Destaca la capilla diseñada por Ventura Rodriguez, el arquitecto que ha dejado tantas obras en Madrid, también el patio porticado y el hall de entrada.

   8.  Santa María del Naranco: es la obra mas significativa del prerrománico europeo (siglo IX), no se sabe muy bien la finalidad del edificio al inicio, está claro que fue construido como lugar de recreo para los reyes asturianos, para convertirse después en una imponente iglesia. El edificio tiene dos plantas, la inferior es una cripta, la superior una estancia abovedada, con miradores exteriores. A mí me parece un lugar exquisito.

 

 

  1. Don Severo y Luarca : visitar Luarca es hacer un homenaje a Don Severo Ochoa, allí recorrimos la exposición que hay en la Oficina de Turismo, donde aboga con sus pensamientos la necesidad que la educación llegue a todas las clases sociales, el tesoro humano que posee España y que no se aprovecha…todo muy actual.

 

 

  1. Santillana del Mar: famosa por encontrarse al lado de las Cuevas de Altamira, pero pasear por Santillana, es una delicia desde su Colegiata de Santa Juliana del siglo XII hasta la mas pequeña de sus empedradas calles…

 

 


  1. Santoña: Repleta de recuerdos de mi infancia desde los 9 años. Santoña es el Patronato, el fuerte de San Martin en forma de herradura, la playa de San Martin , el Monumento a Juan de la Cosa, sus sardinas, pero sobre todo es mi padre…desde que llegué hasta que me fui, estuvo presente.

Por cierto; el Fuerte de San Martín fue llamado el Gibraltar del Norte, parece que a Napoleón le gustaba mucho…no me extraña, desde aquí la vista de la bahía de Santoña, es imponente….

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer