MONT SAINT-MICHEL

 

 

Desde que era pequeña y estudiaba francés, siempre quise ir al Mont Saint Michel. Esta impresionante abadía ocupaba las portadas de muchos de mis libros de texto de francés, yo soñaba con visitarlo y muchos, muchos años después lo conseguí…

Entrada

Espectacular es una palabra que no describe perfectamente la visión de esta roca. La construcción piramidal de la abadía justifica ella sola la grandeza de la Humanidad construyendo y casi siempre, curiosamente, en nombre de Dios.

Situado en Normandía, llegamos atravesando Bretaña desde Angers. Dejamos el coche en el aparcamiento y desde allí un autobús nos llevó de forma gratuita hasta un puente de arquitectura actual, construido para no tener que mojarnos los pies en la arena que rodea  la abadía.

No ves el mar desde esta perspectiva, lo intuyes, la roca está rodeada de arena mojada y pequeños acúmulos de agua. Cuando hay grandes mareas, en fechas muy determinadas, la marea sube y aísla la roca, dejando la visión de una isla sobrecogedora…no tuve esa suerte, pero no me hizo falta para ver la grandeza de esta construcción.

Vista de la bahía desde el interior

Saint Michel se inició tras la aparición al obispo de Avranches de San Miguel en el año 708, entonces decidió construir en el Monte Tombe un santuario en honor del Arcángel, el lugar se convirtió rápidamente en un sitio de peregrinación. En el siglo X los benedictinos se instalaron en la abadía y con ello se construyó un pueblo al pie de la roca. La roca se convirtió en símbolo de la resistencia en la Guerra de los Cien Años, al ser un lugar inexpugnable para los ingleses, siendo ejemplo también de arquitectura militar  y por ello, se convirtió en símbolo de identidad nacional.

Claustro

…Y entramos, a pesar de la comercialización y el turismo, parece que entras en la Edad Media, la escalera de inicio te prepara… el refectorio, el claustro (juntos componen el edificio de la Maravilla, del siglo XIII al XVI), la sala de huéspedes con sus chimeneas monumentales (menudo frío y humedad!), la iglesia de la abadía, la sala de estudio, las criptas, la sala de los caballeros…y las vistas a la bahía no te decepcionan… la iglesia está situado en la cima, soportada por criptas que aguantan una iglesia de 80 metros de largo, coronada por una estatua de San Miguel dorada…

Vista de la Iglesia desde el Claustro

Esta pericia arquitectónica ha evolucionado durante 1300 años y probablemente lo seguirá haciendo por los siglos de los siglos…

Mont Saint Michel, una maravilla que no decepciona…

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer