ALIMENTOS FUNCIONALES SÍ O NO

functionalfood

 

Cada vez es más frecuente encontrarnos anuncios publicitarios donde se incita al consumo de alimentos funcionales, como leches enriquecidas con calcio, margarinas con ácido omega tres, lácteos con esteroles para reducir el colesterol, alimentos enriquecidos con fibra…

Pues bien, hace tiempo los alimentos enriquecidos con algún oligoelemento tenían sentido, puesto que existían poblaciones que no llegaban a nutrientes esenciales que contenían alimentos como el pescado, como la comarca de Las Hurdes, donde el bocio era endémico, ya que la dieta no contenía yodo. Así se ideó enriquecer la sal con yodo y con ello el problema desapareció prácticamente. Ahora con los productos funcionales, no tratamos de cubrir estados carenciales sino prevenir algunas enfermedades.

La diferencia entre alimentos funcionales y nutricéticos es la presentación. En los nutricéticos la presentación es en forma de jarabe, pastilla, etc..

 Pero hoy en día el acceso a cualquier tipo de alimento ya no es problema, o al menos se pueden comprar en el mercado, otra cosa es que se puedan pagar, por desgracia…y podemos conseguir prevenir enfermedades con los alimentos del mercado sin pagar productos encarecidos.

El consumo de alimentos muy refinados, con baja concentración de nutrientes podría ser un riesgo para tener alguna carencia. Pero creo que deberíamos educar a nuestra población con la idea que consumiendo la dieta mediterránea no tenemos por qué tener deficiencias.

1. Vitamina C y E: frutas, verduras y hortalizas: el consumo de estas vitaminas con efectos antioxidantes previene de los daños de la acción der radicales libres y previene de las enfermedades cardiovasculares. La vitamina C tiene un papel importante en descenso del riesgo de cataratas.

2.Polifenoles: vino tinto, té, cacao, frutas y verduras. Efecto antioxidante, disminuyen el colesterol LDL (malo) y aumenta el HDL (bueno), disminuyen la tensión arterial.

3.Ácidos polinsaturados omega tres: aceite de semillas (girasol), nueces, pescado azul sobre todo atún, bonito y salmón. Mejoran nuestro perfil lipídico y por tanto contribuyen a disminuir las enfermedades cardiovasculares.

salmoncito     

  4 .Fibra alimentaria: todos los cereales que sean integrales, así debemos consumir pan integral, pastas y arroces integrales. Por supuesto la fruta con piel y las verduras, especialmente alcachofas, espárragos y judías verdes. La fibra nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal y por tanto previene el cáncer de colon. No será mejor promover esto que pruebas médicas de cribaje como la sangre oculta en heces?.

ensaladita

5.Calcio: se encuentra en lácteos, sobre todo desnatados y semidesnatados donde la concentración de calcio es mayor. El alimento que más calcio posee son las sardinillas, consumiéndolas con la espina. El aporte de calcio es fundamental en todas las etapas de la vida para prevenir la osteoporosis y para el crecimiento y normal desarrollo de nuestros huesos y dientes. El calcio también  previene enfermedades cardiovasculares.

6.Yodo: en todos los pescados, vegetales marinos como las algas y en las patatas. El yodo es un oligoelemento esencial para metabolizar las hormonas tiroideas que participan directamente sobre nuestro metabolismo y el desarrollo físico e intelectual.

7. Hierro: cuando en la España de la postguerra había desnutrición, se decía que si no se comía se “cogía” anemia. Ahora los déficits de hierro se adquieren más por sangrados frecuentes que por este motivo. Pero los alimentos que más hierro contienen son las legumbres y la carne de caballo. Si hay déficits de hierro hay que suplementarlo con medicación.

8.Esteroles y fitoestanoles. La publicidad machacona sobre el uso de bebidas lácteas para reducir el colesterol, no está justificada. Sí que estos elementos han demostrado que bajan el colesterol un 10%. Estos alimentos mantienen su efecto de bajar el LDL colesterol (malo) cuando se administran con fármacos hipolipemiantes, como la simvastatina y la atorvastatina. Los frutos secos (semillas de sésamo, pistachos), las legumbres (alubias, lentejas, garbanzos), los cereales enteros (integrales), los moluscos y crustáceos hacen el mismo efecto.

cocidito

9. Beta carotenos: dado el papel de esta sustancia como antioxidante y protector en procesos de envejecimiento y en algunas enfermedades crónicas, se ha añadido en algunos productos. La reina del betacaroteno es la zanahoria. Otro maravilloso antioxidante es el licopeno, componente del tomate que además consumido caliente aumenta estas propiedades (salsa de tomate).

10.Vitamina D: la principal fuente de esta vitamina es el Sol y vivimos en España!!.

11.Ácidos grasos trans: estos no son recomendables, todo lo contrario, pero se encuentran en muchos alimentos, que los convierten en antifuncionales por excelencia. Son lo contrario de los ácidos grasos insaturados, son las grasas hidrogenadas que contienen muchos alimentos refinados, como el pan de molde, bollería industrial, patatas fritas tipo chip…  Mirad las etiquetas…

Olvidémonos, como he dicho la dieta mediterránea es la reina de los antioxidantes, polifenoles, carotinoides. Consumamos fruta y verdura, como grasa principal aceite de oliva y como proteína las de alto valor biológico como la de los huevos o con grasa polinsaturada como el pescado azul.

Responder a forneas Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer