SOMETHING…IN THE SOUL

 

 

 

 

 

POL

 

 

Hace muchos años cuando los Beatles ya habían decidido separarse hacía tiempo, una estudiante de Medicina mayor que yo, llamada Arancha y que vivía en  Hernani (Guipuzcoa), me introdujo en la música de Beatles, yo conocía a Lennon en solitario, gracias a mi primo Santi que escuchaba Stand by me, Mother, Jelous gay y a mí me fascinaba…pero después de Hernani, los Fab Four compuesta por Lennon, Mcartney, Harrison y Ringo Starr… se convirtieron en la banda sonora de mi vida.

…Y anoche llegué al estadio Vicente Calderón, con muchas expectativas y miedo que me llegase la decepción…pero salió Paul, con su movimiento característico de cabeza a un lado y a otro, arqueando las cejas y tocando la guitarra, comenzó a tocar A hard day’s night y Cant buy my love y entonces ocurrió la magia de la música, la emoción gratuita, la sensación de felicidad que te traen estas canciones…así tres horas…

Tocó la primera canción que compartió con  Beatles con tintes country In Spite of All the Danger quizás bajo la influencia americana de Elvis… esperas que cante Something que no es de Paul, es de George, pero para mí una de las mejores canciones de Beatles…y llegó, al principio como si estuviera solo en la playa con George tocando el ukelele y luego con los acordes magníficos de las guitarras de la banda que le acompañaba…precioso homenaje a su amigo, algo nos tocó el alma… También se acordó de John con un guiño a Give peace a chance con el logo de la Paz en el escenario…y Here today llorando la muerte de su amigo…

Tampoco olvidó a su mujer Linda: “Quizás estoy asombrado de la forma en que realmente te necesito…” también dedicó una canción a su actual esposa Nancy  con traductora del lenguaje de sordos…no tan emocionante…

Ni por supuesto podía faltar Wings y así tocó Live and let die con un espectáculo pirotécnico y de luz impresionante. Luego llegaron Let it be, sonido beatle de verdad (piano y Paul), Yesterday solo con su guitarra, el estadio se llenó de teléfonos móviles encendidos, Black Bird, subido a una cascada virtual…qué emoción…Love me do y  la armónica mágica, El loco de la colina…

Paul cambiaba de instrumento constantemente: bajo, guitarra eléctrica, acústica, piano, teclados, ukelele y cada vez que los abandonaba en brazos de un ayudante los mostraba sobre su cabeza al público, como si el mérito fuera solo del instrumento…no Paul, no, tú eres el maravilloso…

Hubo duelo de guitarras con un sonido impecable, un batería que recordaba a los raperos americanos y un teclista que hacía coros, todos excepcionales, como no podía ser de otra manera…guapo el guitarrista moreno…

El público entonábamos el oéoé y Paul le puso música, queríamos más. Siempre deseé entonar con Paul nananá, hey Jude y lo hice, además con miles de personas…me embargaba la felicidad, la música, Enrique y yo…

 Paul terminó como no podía ser de otra manera con The End, como cerró su etapa de Beatles con una frase final y un sonido maravilloso, nunca lo olvidaré y si lo hago leeré esta crónica para recordar al músico que tatuó en mi alma el maravilloso sonido de esta legendaria banda, adiós Paul, tú sí que eres un genio en un estadio de fútbol…

Al final el amor que recibes es igual al amor que tú haces, esas fueron sus últimas palabras…y así es, Paul.

thumbnail_IMG_1996

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer