Toledo, una ciudad a la que siempre quiero volver

Esta semana he visitado Toledo y sus alrededores. La  verdad es que es una zona que conozco muy bien pues hace pocos años se convirtió en mi primer destino de viajes y excursiones. Una persona a la que estaba muy unida y que lo conoce en profundidad, me lo enseñó todo con detalle y consiguió que me entusiasmase tanto la ciudad como su campo. Y es que Toledo tiene algo especial.

Saliendo de Madrid muchos de sus pueblos tienen su encanto, como Torrejón de la Calzada. Pero conforme avanzas y entras en la provincia de Toledo el campo se hace más campo… ese campo llano de Castilla. Illescas, Olías del Rey, Bargas y al final del camino la ciudad de Toledo. Imponente, cargada de historia, firme como si el tiempo no pasase por ella.

1

No sé si es el otoño, pero hoy me sentía nostálgica y al pasar por el Hospital de Tavera he querido parar un momento pues me acordé de Marco Hohenlohe. Marco era el actual titular de la Casa de Medinacelli, propietarios del hospital. Por desgracia ha fallecido recientemente y demasiado joven. Él y sus hermanos se han preocupado de mantener ese patrimonio histórico que han heredado pero del que disfrutamos todos. Y esta es una difícil tarea pues los gastos son siempre muchos y las ayudas pocas. Hace un par de meses estuve con su hermana Flavia, que es un encanto de persona,  y que ahora seguro que ayudará a los hijos de Marco en la responsabilidad de conservar una parte de la historia de España para que las generaciones venideras disfruten de ello. Han sido unos años muy duros para ellos pues en poco tiempo han faltado la abuela, la madre y ahora Marco, pero seguro siguen al pie del cañón.

Tras parar en Tavera, vi la puerta de la Bisagra. Esta vez me fijé en su trasera pues aunque la parte frontal es una maravilla, la de atrás tiene también su interés.  Arriba se ve el escudo de los reyes católicos con su águila bicéfala. Seguí subiendo las calles toledanas llenas de tiendas de recuerdos y de pastelerías en las que venden sus famosos mazapanes. Por cierto cada vez la Navidad se adelanta más, ya lo vi en Madrid pero aquí también. Pasamos del traje de baño al árbol de Navidad casi sin darnos cuenta. Pero a mí me parece estupendo si eso ayuda a que los comercios funcionen y España vaya mejor.

La plaza de Zocodover es un lugar precioso para parar un rato. Después de un aperitivo en la plaza, uno no puede dejar de cruzar el puente de Alcántara y ver desde allí las vistas del rio Tajo. El Alcázar, la Catedral, los Cigarrales. Yo tuve la suerte de escoger un día con un tiempo estupendo y el paseo se hace aún más agradable. Me parece un buen plan con niños y a mis nietos me gustaría traerlos. Está al lado de Madrid pero estando tan cerca es completamente distinto.

Me voy feliz de haber vuelto, no te cansas de esta ciudad. Hoy no he venido a ver nada en concreto, ni a ninguna exposición de la que me hubiesen hablado. Hoy he estado en Toledo  por el puro placer de venir, de pasear, de recordar  gente querida y de una vez más darme cuenta de lo bonita que es España. De vez en cuando el plan debe ser este, sólo mirar y disfrutar de lo que uno ve.

Hasta pronto

Carmen

  • Toledo es una maravilla se lugar! La verdad es que con niños es un gran plan pues el impresiona mucho ver el Alcázar, las calles estrechas etc. Buena idea! Y buen post!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.