Lugares históricos

Aunque ya estamos en otoño, sin duda sigue pareciendo que continúa el verano. Esta semana, aprovechando este buen tiempo, he venido a visitar Guadalajara, sus alrededores y monumentos. Es esta una zona preciosa. Camilo José Cela la describió como nadie en su Viaje a la Alcarria, en la que en las varias etapas que componían su viaje nos cuenta cómo es la zona de Guadalajara, sus paisajes y sus gentes. Yo no he tenido tiempo de hacer una excursión tan completa pero sí he podido ver con detenimiento la ciudad y sobre todo su palacio del Infantado, hogar de la poderosa familia Mendoza.

Los Mendoza fueron en su época la familia más importante de esta zona, su influencia y su más que evidente poder se hacen notar en estas tierras. Eran los Mendoza personas cultas y hombres de letras. La cumbre de su poder llegó con el famoso Cardenal Mendoza, reinando los reyes católicos, pero las generaciones posteriores supieron mantener ese legado intelectual. El Palacio de Guadalajara de los Infantado es muestra de ello. El II duque del Infantado lo inició  en 1480, convirtiéndose en una auténtica corte paralela a la de los reyes.  Hay que pensar que cuando se empieza a construir el palacio la ciudad es aún pequeña y poco desarrollada, por lo que la influencia de los Mendoza, de los artistas que trajeron y del ambiente que crean en torno a ellos favoreció mucho la vida de la ciudad. El III duque termina la obra iniciada por su padre a principios del siglo XVI.  Las sucesivas generaciones lo fueron engrandecido y fue su residencia habitual hasta finales del XVII cuando se trasladan a Madrid.

Han de pasar muchos años para que esta maravilla del gótico renacentista vuelva a ser ocupado. En este tiempo su abandono era notable siendo durante un tiempo incluso colegio de huérfanas militares. He rescatado una foto antigua de unas tías mías que estuvieron allí internas. Creo que os hará gracia ver como eran los uniformes que llevaban y lo que aún me llama más la atención,  ambas tienen un abanico en la mano. Es de comprender pues visto desde los tiempos actuales esos uniformes debían dar mucho calor.

Tras la guerra civil, en la que sufrió bastantes daños, la familia ducal de acuerdo con el ayuntamiento deciden convertirlo en museo. Hoy día es sede del Museo Provincial de Guadalajara. Lo que nunca deja de sorprenderme cuando visitó lugares como éste,  es valorar la inquietud que tuvieron los hombres y mujeres de tiempos tan remotos, como lo es el siglo XVI, de iniciar proyectos ambiciosos que permitieron el desarrollo de nuestro país.  Hoy día casi todo está a nuestro alcance a través de Internet, pero hay que situarse en aquellos años en los que las comunicaciones eran dificilísimas, en los que no existían los materiales de ahora, ni los medios de los que hoy se dispone y valorar así,  desde esa perspectiva,  la ingente obra que supone no sólo construir un palacio sino crear prácticamente una ciudad en torno al mismo.

Y con esto acabo mi post de hoy. Os animo a que visitéis esta zona cualquier fin de semana que podáis, os va a gustar mucho. Y el palacio y su historia son muy interesantes. Nos llevan a imaginarnos cómo fue la vida allí y conocer otra parte de nuestra cultura.

Hasta pronto.

Carmen

 

  • Carmen me ha encantado tu post de hoy. No conozco el palacio pero me apetece mucho ir desde que he visto tus fotos. Además está muy cerca de Madrid. Y la foto de tus tías es preciosa, que época aquella! Como iban vestidas! Que uniforme más elegante.

  • Estupendo post! Como siempre un 10!!! Es que estamos hartas de estilismos, estilistas, cremas y esas cosas, por favor un poco de temas interesantes, cultura, sociedad, viajes!!! Gracias Carmen!!!!

  • Muy interesante y bien redactado desde una perspectiva histórica. Gracias por compartirlo en forma concisa, pero que invita a leer más sobre el tema y visitarlo. Saludos desde Puerto Rico. Exito!,
    Beverely.

Responder a tacan Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.