Tips de Formigal

¡Hola a todos!

He pasado unos días increíbles esquiando con mis hijos mayores y con Jorge en Formigal y quiero compartir con vosotros algunas imágenes y consejos si vais a esquiar por esa zona.

Nos invitaron unos amigos a un apartamento monísimo que tienen en Lanuza, un pueblecito pequeño ideal al borde del pantano de Lanuza que parece sacado de un cuento. Tiene una historia peculiar porque fue expropiado, ya que se iba a inundar, pero nunca ocurrió y finalmente se recuperó. Al lado se celebra uno de los festivales más top del verano Pirineos Sur (Mark Knopfler, Paco de Lucía, Manu Chao, Marea, etc.). Alguna tarde bajamos al parque y a pasear a la orilla del pantano.

El primer día de esquí con niños es el más caótico hasta que sales de casa con todo lo que tienen que llevar y lo que les incomoda tanta ropa de abrigo. Nuestro truco es dejar todo preparado la noche anterior (equipos y casco con guantes y gafas dentro) y bajar la temperatura cuando se despiertan por la mañana para que no tengan demasiado calor al abrigarse y en cuanto están listos nos esperan fuera. Ah y salen desde casa con todo puesto chaquetas cascos, botas, guantes, etc.

Hay miles de lugares para alquilar material de esquí. A nosotros nos parece comodísimo alquilarlo en Anayet directamente y dejarlo allí los esquís y los bastones al terminar la jornada. Eso sí, hay que ir con un poco de tiempo el primer día y listo. Te olvidas de ir arriba y abajo con todo.

Por las mañana, dejábamos a los niños en clases con amigos con la escuela de esquí que hay en Anayet. ¡Son una monada los profes! Este año repetimos con Eduardo, más conocido como Madaleno, que estuvo con los mayores y con Javi para Santi. ¡Fueron la caña! Y una vez estaban organizados, nos íbamos nosotros por nuestro lado a esquiar hasta la hora de comer. Almorzábamos un poco tarde para aprovechar el esquí y luego en función del día que nos hacía bueno o malo comíamos en pistas o en casa. Es una gozada tener tiempo para nosotros sabiendo que ellos también están disfrutando y luego ir todos juntos.

Aquí van unas recomendaciones de restaurantes.

Para Mayores:

En Sallent:
– Garmo Blanco y Casa Jaimico
– Tapeo; El Sitio
En Formigal:
– Borrullán
– La Tosquera
Tapeo; Soul Café
– M de Club es muy chulo para cena y copa
Con niños:
Sallent:
-Pizzeria La Tienda
– El Sitio
Fotmigal:
– Frankfurt
-Grajos

Uno de los planes que nos ha quedado pendiente en esta escapada ha sido ir al restaurante La Gleda. Por el día, durante la jornada de esquí, la máquina lleva un cable como si fuera un telearrastre y te lleva a un paraje virgen en el que descender casi en solitario. En ese descenso, está La Gleda. Se trata de una pequeña cabañana a 2000 metros de altitud para 18 personas en la que puedes disfrutar de buen potaje montañés, carnes a la brasa y postres caseros. Es una experiencia diferente.

Aquí os dejo otros planes de afterski por la zona:

  1. Polideportivo de Sallent donde los niños se juntan para jugar al futbol en un campo que hay allí y los puedes llevar a la piscina cubierta o al Spa solo para adultos.
  2. Si hablamos de Spas no hay nada como el Balneario de Panticosa, donde estuvimos hace un par de años y los niños disfrutan muchísimo de una piscina de agua muy caliente al aire libre. Recuerdo que ¡Hasta nevó mientras nos bañábamos! Una sensación y por tanto experiencia muy diferente. Había un horario para ellos y otro solo para adultos.
  3. Visitar y cambiar por los pueblos de alrededor como Lanuza. Hay rutas para caminar y es muy bonito y agradable.
  4. La tirolina de Hoz de Jaca, la tirolina doble más grande de Europa con casi un kilómetro. ¡Para adultos!
  5. Excursiones en motos de nieve o en trineos tirados por perros con Tena Park.
  6. El parque faunístico de Lacuniacha está a unos 15 kilómetros de Formigal. En invierno abre hasta las 18.00 horas.
  7. Shopping por Formigal y merece la pena ir a la Iglesia.

Otro punto pendiente que se puede hacer con niño, pero lo veo muy romántico en pareja es Las Mugas. Son unos iglús situados a 1800 metros de altitud en los que vivir una experiencia única, ya que subes bien esquiando o bien en una máquina pisapistas al cierre de la estación. Te instalas en ellos. Tienes una cena gourmet con productos de km 0. Y al día siguiente, puedes disfrutar de un paseo con raquetas por las montañas. Levantarse allí es espectacular porque el frontal del iglú es un gran ventanal transparente y con los primeros rayos iluminando las montañas te vas despejando, disfrutando de una vista única, especial. ¿Para el año que viene?

Espero que os haya gustado y si os ocurren más planes de afterski espero vuestras recomendaciones. ¡Feliz semana!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer