Bautizo de Beltrán

¡Hola a todos!

Por fin tengo la tarde un poco más tranquila para poder escribir en el blog y compartí cosas con vosotros. Hoy os enseño el bautizo de mi hijo Beltrán. Ha sido especialmente emotivo porque ya no estaba entre nosotros el Padre Garralda quien ha estado presente en todos los sacramentos importantes de la vida de mis hijos y mía.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la preciosa parroquia de San Agustin, en la calle Joaquin Costa el pasado viernes. Allí nos reunimos Jorge, los niños y yo con la familia más cercana y algunos de nuestros mejores amigos.

El faldón es familiar, con él nos hemos bautizados mis primos, mi hermana, mis hijos, mis sobrinos y yo. ¡A ver si encuentro un restaurador para que dure otra generación!

Pasadas las 7 de la tarde el Padre Carlos comenzó la ceremonia. Quiero volver a darle las gracias por su amabilidad, por su paciencia y su cariño. Carlos leyó la lectura increíblemente bien con siete años que tiene sin trabarse, todo seguido, con sus pausas y sus entonaciones. Era de la de Un Señor, una fe, un bautismo (Carta del Apóstol San Pablo a los Efesios).


Pedro leyó el salmo y luego mi hermana, una de mis cuñadas y mini Cari leyeron las peticiones. Santi llevaba una preparada y sabía leerla genial (de las mejores cosas del cole de mis hijos) pero en el último minuto le dio vergüenza.


El protagonista del bautizo se portó de maravilla. Estuvo dormido hasta que le pusieron el óleo en el pecho y después esperó paciente el resto del tiempo. ¡Ni siquiera protestó cuando le cayó el agua fría por la cabecita! Hizo un gesto de desaprobación y enseguida tan a gustito.

El Padre Carlos consiguió que los hermanos y primos de Beltran prestaran atención a la ceremonia haciéndoles participar explicándoles todo con mucha dedicación. Se nota que le gustan los niños.

Cristina Rubio y Carlos Zancajo son los padrinos de Beltrán. Pedrito mi sobrino es Padrino honorífico (no sé si existe pero le hacía ilusión) y sustituyó físicamente al padrino oficial que vive en Singapur y finalmente le resultó imposible acompañarlos.

Carlos y Cristina son nuestros íntimos amigos desde pequeños y además ellos nos presentaron con la corazonada de que nos íbamos a fijar el uno en el otro.

Los hermanos y primos estaban como locos con Beltrán y parecían tranquilos pero enseguida… Carlos y Santi se portaron bastante mal. Creo que más por nervios y celos, como por  afán de atención que otra cosa. ¡Estaban como motos! Os cuento las anécdotas para sacaros una sonrisa pensando en vuestros hijos sobrinos o nietos…

Carlos primero jugando con el banco se resbaló y se cayó hacia delante de espaldas haciendo bastante ruido y a la vista de todos y luego mientras le ponían el agua a Beltrán (subido en el altar) empezó a tirar una moneda al aire que caía en el suelo una y otra vez. Santi por su lado no paraba de subir y bajar del altar de gritar para coger en brazos a Beltrán y de ponerse delante de la fotógrafa ‘’haciendo el ganso’’ en plan gracioso. ¡Y tenemos unas cuantas fotos de prueba!



Al terminar fuimos todos a nuestra casa de Puerta de Hierro.

Mi hermana nos dio a todos de cenar con su catering ¡Cada vez se supera más! Montó todo súper bonito y hasta me ayudó a decorar los espacios junto con Floreale. Os dejo algunas imágenes aunque me hubiera gustado tener más.




La comida la pasaban en bandejas camareros. Hubo vasitos de gazpacho, jamón, mini quiches, mini sándwiches de queso fundido con trufa, mini quesadillas, dados de salón con su salsa, tostas de foie, mini escalopines, tartar de atún, dados de merluza, rollitos de verduras y de pato. ¡Buenísmo! De postre pedí que se pasara también todo con mini tartaletas que se pudieran comer con la mano: tarta de limón, tarta de queso, tarta de chocolate y galleta con dulce de leche, rusos. Dejamos toda la noche una espectacular mesa de quesos y panes que todavía se me hace la boca agua al pensarlo… ¡Vamos que el kilo que había adelgazado a la vuelta de verano lo volví a coger!

Al final la lluvia nos dio tregua y pudimos disfrutar de todo el cocktail fuera entre el porche y el jardín. Los niños cenaron en una romántica mesa en una esquina de la parcela de la que no encuentro foto. ¡Una pena!

Por último contaros mi look que seguro me vais a preguntar más de una. Iba con un vestido de Jorge Vázquez  (siempre fiel) de esta temporada  y joyas de Suarez , además de una cadena de oro de cuando era pequeña con mi medalla mi cruz y mi trebol de cuatro hojas de la suerte que he decidido  dejarme puesto por tiempo indefinido. Fui sin bolso a la iglesia. ¡Nunca llevo a los bautizos de mis hijos! Me peinó Ramón Ríos y me maquilló Javier Montenegro, siempre fieles desde hace años.

Gracias a Ana Pérez Sanchez por las fotos.

¡Espero que os haya gustado! ¡Feliz fin de semana!

 

  • Hola Carla, aquí en Sevilla hay una magnifica restauradora, si quieres ponte en contacto conmigo a través de mi email y te paso el contacto. Creo que es de las pocas personas que quedan que hacen ese tipo de trabajo tan artesanal y con tan buenos resultados.
    Un saludo

  • Carla enhorabuena por tu preciosa familia y por el bautizo! Que ideal la organización del catering!
    Veo que buscas lencera para restaurar tu faldón familiar. Nosotras lo hacemos habitualmente y podemos ayudarte, estamos en Madrid, y podemos enseñarte fotos de trabajos hechos anteriormente
    Un saludo

  • Carlita sin palabras….. Definitivamente cada vez que tienes un evento familiar marcas un hit. Todo divino y tu hermana se luce también como la mejor. Tu como siempre radiante mejor dicho no hay más que decir
    Te felicito y Dios bendiga toda tu bella familia.
    Patricia (Bogota Colombia)

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer