Playa y tradición en Dubai

¡Hola a todos! Llegamos al tercer día. Lo pasamos por la mañana en JBR Beach junto a Dubai Marina, una de las zonas residenciales donde más españoles expatriados viven, y por la tarde visitamos…. un zoco que imita los clásicos.

Nada más llegar a JBR Beach lo ideal es dar un buen paseo para ver donde te quieres instalar. Nosotros primero nos acercamos a la zona donde están construyendo la noria para conocerlo y disfrutar de las vistas. Con niños y el calor el camino se nos hizo un pelín largo, pero mereció la pena.

La zona donde están construyendo la noria más grande del mundo con 210 metros de altura (ya sabéis que aquí todo lo hacen lo más grande del mundo) se llama ‘Bluewaters Island’ y se conecta como ya he comentado por un largo y muy moderno puente a Jumeirah Beach Residence. La isla se convertirá en una atracción turística no solo por la noria ‘Ain Dubai’ sino por toda la inversión que se va a hacer en ocio, restauración, residencias etc.

A pesar de alguna que otra protesta, mis chicos, que querían bañarse, decidimos recorrer todo el paseo marítimo e investigar un poco la oferta para almorzar, los distintos chiringuitos de playa con tumbonas para instalarnos, las atracciones de agua y de playa para niños.  Merece la pena cansarse un rato y elegir bien para que tus hijos disfruten sin tener que estar persiguiéndoles por toda la playa de unas atracciones a otras. ¡Sin duda creo que nunca había estado en una playa más divertida para ir en familia!

Después de comer dejamos a un lado la playa y fuimos a dar una vuelta en coche por la famosa ‘Palmera de Dubai’. Carlos conocía la historia de como se construyó y quería pisarla. Intentamos aparcar a la altura del ‘Hotel Atlantis’, hubiera sido un planazo pasar la tarde pero teníamos tanto que hacer y que ver que se conformaron con verlo desde fuera. Merece la pena entrar ir al restaurante del acuario, disfrutar de las piscinas y del aguapark y para los más atrevidos puedes dormir en una habitación con ventana al aquario. Este hotel es toda una atracción turística en si.

Por la tarde (como anochece pronto) nos fuimos a conocer ‘Madinat Jumeirah’, un Zoco estilo clásico con todo tipo de tiendas de antiguedades, arte, telas, decoración, vestidos, pashminas etc. Aquí dimos un paseo ante la atenta mirada de los niños a la explosión de colores, a la mezcla de olores de inciensos (a Santi no le gustaba el olor a incienso) y confieso que cayó alguna compra para mi y souvenirs para los niños. Yo al principio toda ingenua veía el precio en las cosas y no lo discutía hasta que llegó mi amiga Inés, que vive ahí y me preguntó: ‘¿pero qué haces? Esto es como los mercadillos que hay que regatear…’ En fin ya lo sabéis, en los zocos de Dubai también se regatea.

‘Madinat Jumeirah’ se encuentra rodeado de hoteles de cinco estrellas a los que se acceden con una especie de góndolas llamadas ‘Abras’ (barcas antiguas modernizadas). Como buenos turistas nos subimos a una de ellas y dimos un paseo entre los canales en plena puesta de sol. Fue precioso, distinto, romántico si no vas con niños, y relajante cuando éstos se quedan quietecitos en la barca (¿ya me entendéis no?). Aprovechamos la visita también para hacer fotos de las vistas al Burj Al Arab, donde también se puede entrar a cenar y vivir la experiencia pero no a un precio precisamente asequible.

¡Espero que os haya gustado y os inspiren mis planes si vais a Dubai! La semana que viene termino de contaros planes en familia con la parte de los parques temáticos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer