Phuket, la perla de Andamán

Todo mar tiene su perla, y el de Andaman no podía ser menos. Allí donde las montañas surgen del mar para tocar el cielo, allí donde el dragón asentó su cola, donde la arena se funde en esmeralda y el trópico trenza la vegetación, allí está la isla de Phuket. Isla deseada desde que emergió del fondo de las profundidades hace más de 200 millones de años.

De los mil motivos para visitarla me quedo con estos 5.

1-Phuket Town. Fue el epicentro del comercio en la isla y su apogeo definitivo llegó por el interés que despertó en los comerciantes portugueses en el siglo XVI. Muchos se instalaron aquí y construyeron sus casas y negocios con los parámetros arquitectónicos que imperaban por aquel entonces en Oporto, de donde procedían la mayoría. Aquel estilo colonial que llamaban, por ser el de los colonos, fue customizado por los arquitectos y constructores chinos responsables de las edificaciones. Los chinos habían llegado mucho antes a Phuket, también atraídos por las riquezas de la isla. Y así surgió este peculiar estilo arquitectónico, que puede verse en muy pocos lugares del mundo. El estilo sino-portugués. Una curiosidad: La palabra “sino” es un derivado de chino en portugués, los portugueses no pronuncian “CH” sino S…

Es fundamental pasar un día en el Old Phuket, callejear por sus calles principales como Thalang o Romanee, no solo fliparemos con esta arquitectura tan alegre, colorista y pintoresca, sino también con la cantidad de tiendas de ropa, collares y accesorios. Los grafitis que veremos y que han embellecido los muros de hormigón de algunos edificios más modernos, son obra del artista bangkokiano Alex Face quien, a través de su obra, denuncia los problemas locales y adapta sus dibujos al entorno, convirtiendo los rincones más tristes en auténticas obras de arte. Su protagonista es Mardi, un niño disfrazado de conejo.

Los edificios señoriales, antiguos palacetes de empresarios chinos, o bancos, continúan siendo privados, pero alguno se ha convertido en museo como el Phuket Baba Museum donde ver el estilo de vida de la época o en sedes de grandes empresas como la famosa escuela de cocina tailandesa Blue Elephant. La torre del reloj es uno de los más importantes ejemplos de arquitectura civil sino-portuguesa.

2- Templos. A lo largo y ancho de la isla, así como en el propio Old Town de Phuket los templos budistas y chinos cambian completamente de registro. En Old Phuket llaman la atención los santuarios chinos de Jui Tui y Pudjo, uno al lado del otro, se construyeron frente a un canal de agua que usaban para moler arroz. A principios del siglo XX los músicos de la compañía china de ópera que amenizaba las tardes de los phuketianos, cayeron gravemente enfermos. El monje del Templo de Ji Tui les recomendó tomar durante 9 días solo alimentos vegetarianos. Todos sanaron y desde entonces se celebra anualmente el ya famoso Festival Vegetariano de Phuket.

El templo budista más grande y famoso de la isla es Wat Chalong, ubicado en un precioso parque y rodeado de otros edificios de estética tailandesa. En su gran pagoda se custodian reliquias del cuerpo de Bhudda. Otro templo, el de Wat Phra Thong esta rodeado de leyendas. La primera argumenta su origen, cuando al parecer el Bhudda que ahora vemos, se encontraba escondido bajo tierra y tan solo asomaba tímidamente la punta de su cabeza. En aquel aparente palito, un niño ató a su búfalo para descansar. Era el año 1675. Los bhuddas son sagrados y aquella ofensa se saldó con la muerte del niño y su búfalo, pero sirvió para que descubrieran al Bhudda enterrado. Lo desenterraron hasta el torso, cubrieron de oro y le levantaron un templo que ahora es muy venerado. Otra leyenda cuenta que cuando en 1875 los birmanos invadieron la zona intentaron llevarse al Bhudda pero cada vez que empezaban a cavar, millones de avispas les atacaban. Todos los templos budistas invitan a la meditación, a la oración y reflexión, son lugares armónicos, llenos de paz, armonía y espiritualidad. El Gran Bhudda de Phuket, sobre la colina de Nakkerd y dominando el sur de la isla, resulta imponente y magnífico. Mide 45 metros de altura y 25 de ancho, esta construido en hormigón armado y completamente recubierto de mármol blanco de Birmania. Deslumbra con el sol e ilumina si el día es gris. Los atardeceres aquí sobre las playas de Kata y Karon son inolvidables.

3- Ciudad Gastronómica de la UNESCO. En 2015 la UNESCO concedió esta distinción a Phuket Town por considerar que su cocina es única en el mundo. Se trata de una gastronomía diversa y mezclada, una especie de cocina criolla versión Asia. La cultura culinaria de Phuket supo preservar, conservar y elevar a lo más alto la diversidad gastronómica de todos los colonos, habitantes e inmigrantes que durante siglos y atraídos por las bondades de la isla se instalaron en Phuket. Con el tiempo la gastronomía phuketiana es un sofisticado revuelto con recetas de Tailandia, Malasia, China, incluso musulmanas, europeas e indias. Esta mezcla apasionante de sabores del mundo, historia en boca de la isla, hacen de Phuket un must para los apasionados por la gastronomía.

4- Mar de Andamán. Las aguas que rodean la isla de Phuket pertenecen al Mar de Andamán. Si Phuket es la perla del mar, Andamán es su esmeralda. Color que rodea las islas abruptas e islotes emergentes que hacen de este mar uno de los escenarios más llamativos del planeta. Desde Phuket se puede visitar Koh Panyee, la isla cuyos habitantes no viven en ella sino en casas flotantes, una gran mezquita capta la vista ya desde la lejanía, y tres campos de futbol también flotantes son el resultado de la historia del gran reto que los niños de Panyee llevaron a cabo en los años 80 y que podéis leer este blog.

 

 

También desde Phuket podremos ser parte de escenas cinematográficas, ya sea en la llamada isla de Tapu más conocida como la isla de James Bond donde se rodó “El hombre de la pistola de oro”, o en Maya Bay, famosa por Leonardo Di Caprio en “La Playa”, y ubicada en Phi Phi Leh, en el archipiélago más famoso de Andamán, el de las islas Phi Phi. Parajes increíbles que captaron la atención de los más importantes productores de Hollywood. Otra joya del Mar de Andamán es la gran isla de Yao Yai, cuyas playas interminables y frondosa vegetación la convierten en una de las más deseadas para el descanso y para descubrir el Thainess.

5- La marcha de Patong. Porque lo bueno es combinar, y en eso Phuket es la reina. Ya hemos respetado sus templos, admirado su mar y saboreado su cocina, ahora Patong Beach ofrece el brillo de la noche, neones, bares y una deliciosa Street Food para culminar la visita a una isla que ofrece toda la riqueza del país de la sonrisa.  

Donde dormir en Phuket: Os dejo dos opciones a cual mejor. El Hotel Sala Phuket en la famosa playa de Mai Khao, se encuentra muy cerca del aeropuerto. Sus magníficas habitaciones con terraza son amplias y luminosas y la opción de las Pool Villas, son una fabulosa opción para disfrutar de forma independiente de todas las comodidades del hotel. Elegante, perfectamente integrado en el entorno, con un servicio impecable, magnífica gastronomía y un entorno de tranquilidad absoluta, es un lugar ideal para descansar junto al mar. Ofrecen sevicio de recogida en aeropuerto, bicicletas para moverse por la zona y Spa.

 

En la misma costa oeste de Phuket, pero más al sur, se encuentra el Hotel RoseWood Phuket. Cerca de Patong y de las playas de Kata y Karon, este resort de lujo se encuentra ubicado en la preciosa Bahía Esmeralda. Se puede elegir entre Villas de diferentes tamaños pero todas con piscina independiente y ajardinadas, máximo lujo y comodidad acompañados de tres magníficos restaurantes, Asaya Spa, piscina junto a la playa y sercicio de recogida en aeropuerto, entre otras muchas comodidades.

Estos dos hoteles solo tienen un problema, quizá no quieras salir de ellos….

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer