Templo de bienestar

Si en el último post nos adentrábamos en primicia en el templo del bienestar que es el hotel Botánico y  el Oriental Spa Garden, hoy profundizamos en su gastronomía hipocalórica. Los huéspedes que no se acojan en exclusiva al programa Slim & Wellness disfrutarán de desayunos variados, montados en el bufet del jardín y de los menús de su restaurante tanto para almorzar como para la cena. Desde los ventanales del restaurante se puede ver cada noche como el sol se despide de la isla dejando el recuerdo de un precioso atardecer. Quienes, como yo, se acojan al programa slim tendrán un menú especial bajo en calorías pero sin renunciar al sabor ni al aroma de los productos frescos.

Me ajusté al programa Slim y pude comprobar durante tres noches como efectivamente no se pasa nada de hambre, uno se queda plenamente satisfecho y además el cuerpo recupera una energía que creía perdida. Las personas que tengan problemas de sueño, es muy probable que con esta dieta descansen mejor, porque el estómago no hace apenas esfuerzo en la digestión. El clima del norte de Tenerife es uno de los mejores del mundo, y la temperatura perfecta es también muy importante para dormir como un bebé.

Volviendo a la dieta del programa Botánico Slim & Wellness, se trata de un menú variado y pensado para recuperar la forma y el tono físico sin pasar hambre ni tener ansiedad. El chef del programa Slim está especializado en cocina hipocalórica para que podamos disfrutar de una exquisita cocina baja en calorías, pero llena de sabor.

Os dejo como ejemplo tres menús diferentes. En las cartas de cada día los platos vienen con las calorías correspondientes, para que sepamos en todo momento lo que consumimos. Así en un primer menú tomé ensalada de langostino, lubina y fresas en sabayón.  La ensalada fresquita y muy apetecible, la lubina perfecta y en su punto de cocción y las fresas deliciosas.

En otra ocasión tomé una sabrosísima crema de zanahorias y naranja, solomillo de Rubia Gallega en salsa de vino con puerro y calabacín relleno, y de postre frambuesas con falso merengue.

Otra opción, y de mis favoritas, fue ensalada de canónigos, tomate, calabacín y zanahoria. De plato principal cherne al horno con pimiento rojo, fue uno de los chernes más ricos que he comido nunca. Y de postre timbal de kiwi con frutos rojos.

Son algunos ejemplos porque en cada menú se puede elegir entre dos opciones de cada apartado. Y todos los días varían la carta, para que las comidas y cenas no se hagan repetitivas ni aburridas.

Todos los productos que utilizan son de mercado comprados cada día. Frescos y de temporada, buenas carnes, excelentes pescados y frutas y verduras orgánicas. No cocinan con azúcar y tienen menús especiales para personas con intolerancias alimenticias.

Como recomendación fundamental para comer menos y para que la digestión sea suave, lo ideal es hacerlo con calma, despacio, sin prisa y centrados en los alimentos, no en las televisiones, teléfonos ni tabletas. A poder ser con buena compañía y mejor conversación.

Tal y como dijo la nutricionista Melania Rodríguez, después de asistir al programa Slim & Wellness del Hotel Botánico, uno regresa consciente de la importancia que tiene la alimentación y el ejercicio. Seguramente durante el tiempo de tratamiento hayamos conseguido resultados, pero al volver es importante mantener el ritmo y no olvidar todo lo aprendido. Comer sano, variado y utilizar productos frescos no es aburrido, ni caro, sino todo un placer. Y el ejercicio es la mejor inversión que podemos hacer a nuestro cuerpo.

Gracias al Hotel Botánico por meterme de lleno en vuestro nuevo programa y hacerme aún más consciente de la importancia de nuestra dieta para preservar la salud y prevenir enfermedades.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer