Casa Ojeda

Hoy vamos hasta Burgos para conocer la historia de uno de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad. La historia del restaurante Casa Ojeda comienza en 1912 cuando el matrimonio de Félix Ojeda y Casilda Carcedo deciden probar suerte en la ciudad, motivados por la buena mano de Casilda en los fogones, en aquel tiempo de leña.

De la leña al carbón, innovando con el tiempo y de generación en generación. Lo único que no ha cambiado en Casa Ojeda son las ganas de servir comidas, nació como casa de comidas y así continua. La sofisticación en la presentación de sus platos no les exime de calidad. Siempre utilizando los mejores productos de temporada en una carta tan variada como exquisita.

 

He tenido la suerte de ir varias veces y siempre he salido con el mejor sabor de boca. El cordero lo asan en el primer horno de leña que tuvo el restaurante en 1912. Un prodigio para los amantes de la cocina. El horno se encuentra a la entrada del local y merece la pena detenerse para verlo. Otro de mis platos favoritos son los tallarines de yema de huevo y trufa, o la ensalada de colas de cangrejo.

Verduras, platos de cucharas, carnes, pescados y una espectacular repostería digna de su propio obrador, uno de los mejores de España.

Ojeda tiene también una tienda gourmet donde ofrecen los mejores productos gourmet, pero también los pasteles, tartas, bollería y repostería en general que elaboran diariamente. Preparan cajas y cestas de regalo con todo detalle y buen gusto, y hacen envíos a toda España.

 

En definitiva, Casa Ojeda no es solo un restaurante recomendado en la Guía Repsol y uno de los mejores de Burgos, Casa Ojeda es una marca referente en la gastronomía.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer