De ruta por Cigales

 

 

Tenemos uno de los países más variados de Europa y cuya riqueza cultural, histórica, artística, paisajista y gastronómica es muy difícil de superar. Si en el post anterior reconocíamos un premio vinícola, hoy seguimos en tierra de vinos para pasear por otra Denominación de Origen castellana, La D.O Cigales. Se trata de una de las principales productoras de vino de la provincia de Valladolid, aunque también abarca algunos viñedos palentinos. Es conocida por su histórica producción de claretes (en los últimos años muy bien mejorados a excelentes rosados) y por algunas bodegas que han apostado también por utilizar el tempranillo de esta tierra para elaborar extraordinarios y sofisticados vinos tintos. Pero sobre todo Cigales es ejemplo de esa unión perfecta y símbolo de nuestra riqueza.

 

 

En concreto, el Consejo Regulador de Cigales cuenta con 34 bodegas y más de 2000 hectáreas, casi todas familiares.  En tiempos medievales las familias de estas tierras cultivaban y producían sus vinos en pequeños lagares con la única ayuda de la viga romana, ahora la tecnología y el conocimiento de grandes enólogos participan en la elaboración de un vino que ya es conocido en gran parte del mundo. Sin embargo, haciendo la Ruta de Cigales uno puede ver cómo eran aquellos antiguos lagares que se han preservado gracias a iniciativas familiares y privadas, y en algunos casos gracias a las ayudas públicas, como la Bodega Aula de Interpretación de Mucientes.

 

 

En el Centro de Interpretación explican muy bien cómo en el siglo XVI elaboraban los entonces llamados claretes. Es el plan perfecto para visitar después las más modernas y tecnológicas bodegas y así comprender toda la evolución. Hoy en día prima la selección de uvas, mostos, incluso las maderas para barricas y todos los elementos que contribuyan a que un vino de cigales sea impecable.

 

 

 

Los viejos claretes prácticamente han desaparecido para dar paso a refrescantes y elaborados rosados. De las bodegas subterráneas se ha pasado a Bodegas Museo como la propia Bodega Museum del grupo riojano Barón de Ley. La diosa Vinea del escultor Victor Ochoa, protege sus viñedos. Museum apostó sin embargo desde el principio por los vinos tintos de largo envejecimiento en barricas de roble francés y americano.

 

 

Otra bodega pionera en vinos tintos de la zonaes Bodega La Legua en Fuensaldaña.  Acumula varios premios y ha incorporado fabulosos rosados en los últimos años. Otra bodega con encanto familiar es Félix Salas. Tres generaciones elaborando excelentes caldos con numerosos reconocimientos nacionales en internacionales. O la Bodega Sinforiano con seis generaciones en la familia para revolucionar el mercado del vino desde Mucientes. En Trigueros del Valle se encuentra la Bodega Lezcano-Lacalle que también ofrece al visitante catas, visita a la bodega y explicaciones. De esta bodega es el primer vino Gran Reserva de Cigales.

 

La importancia de la Ruta del Vino Cigales es que  no se conforma con mostrar antiguos lagares, modernas bodegas y viñedos. La ruta Cigales ofrece una importante concentración de castillos medievales como el de Fuensaldaña. Desde sus almenas podremos contemplar el paisaje castellano, la meseta, los viñedos y las antiguas bodegas cavadas bajo tierra. Iglesias con historias y nombre propios que hicieron de nuestro arte la esencia de un siglo. Juan de Juni, Gregorio Fernández, Ana de Austria, Fray Antonio Alcalde, pertenecen a las historias de Cigales. La Catedral del Vino, imponente Iglesia de Santiago, ejercicio arquitectónico que nos lleva del Renacimiento hasta el Barroco, majestuosa y colosal, deseosa de compartir sus secretos con el viajante inquieto.

 

 

La gastronomía es fundamental para acompañar un buen vino, y en tierras castellanas es de obligado cumplimiento. En el Mesón Cigales elaboran el lechazo en hornos de leña de encina. Calculan la temperatura correcta del horno metiendo el brazo durante 10 segundos que hay que aguantar. Entonces esta listo para recibir los cuartos de lechazo con agua y sal, donde poco a poco y durante dos horas se irá haciendo al calor de la leña. Si queremos ir de pinchos en el Bar La Bodega encontraremos una gran selección de productos de la tierra con los que trabajan las tapas más curiosas como la cecina con cebolla caramelizada o el solomillo con pasas y salsa de piquillo, mostaza y miel. Y otras más tradicionales como la morcilla de Manja con arroz y cebolla o una de las mejores carilladas que me he comido en los últimos tiempos. En Fuensaldaña el restaurante La Dama de la Motilla lleva más de 20 años haciendo cocina de mercado creativa y moderna. Cada madrugada hacen el auténtico pan de Valladolid, sin apenas levadura. Para los más sibaritas y exigentes en Valoria la Buena se encuentra la Hospedería El Concejo, cuyos propietarios lo son también de una de las mejores bodegas de la zona y su restaurante es recomendado por su calidad, elaboración y creatividad de los platos, siempre utilizando productos de temporada y de la tierra.

 

Un completo circuito, un viaje entretenido e inspirador nos está esperando a tan solo 5 kilómetros de Valladolid.

 

Un viaje completo y a tan solo a 5 kilómetros de Valladolid nos está esperando.

Os dejo el enlace de lo que escribí sobre Cigales en el Rincón de Carla de The Luxonomist. Con pan y vino se anda el camino.

 

¿Conoces Cigales? Cuéntanos tu experiencia.

image  image

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer