Tailandia inédita

 

 

Que Tailandia sea uno de mis lugares favoritos probablemente ya lo sepáis. He viajado varias veces y escrito mucho sobre el País de la Sonrisa, hoy, apenas quince días después de mi última visita, me gustaría centrarme en los lugares más inéditos y alejados del mundanal ruido. Rincones mágicos para perderse de todo y disfrutar de la esencia tai.

El Golfo de Tailandia esconde en su parte norte dos de los archipiélagos con arenas más blancas y aguas cristalinas, ideales para practicar cualquier tipo de deporte acuático y disfrutar de sus fondos marinos. (Samet y Koh Chang) Comenzamos en el archipiélago de Samet, y su isla principal que tiene el mismo nombre. Es aquí donde se encuentran las playas más bonitas del país, y de las mejores del mundo. La arena blanca de todo el archipiélago es deslumbrante y consigue el efecto de mar turquesa. En Koh Samet hay varios hoteles con encanto, y tuve el privilegio de conocer dos de los mejores.

Sai Kaew Beach Resort tiene su propio acceso en barco, muy cómodo para llegar desde Ao Prao Pier o para zarpar en una lancha rápida y disfrutar de las islas del archipiélago. En la playa de Sai Kaew hay todo un abanico de posibilidades para practicar deportes acuáticos y varios restaurantes y puestos ambulantes para descubrir de la gastronomía tai más auténtica.

El Paradee Resort, se encuentra al sur de la isla de Samet y estratégicamente situado en su punta final. También tiene pantalán privado para acceder en barco. Este enclave único permite disfrutar, sin moverse del hotel, del amanecer y del atardecer. Su playa de arena blanca de coral es semi privada para los huéspedes del Paradee, no querrás salir de ahí.

Paradee es la esencia de la tranquilidad, un escondite en el paraíso, perfecto para luna de miel o viaje romántico. Sus 40 habitaciones son villas independientes, con piscina y rodeadas de selva tropical. Allí pude practicar paddle surf sobre el agua cristalina, bucear y dar un paseo en catamarán para disfrutar del atardecer.

Todo son detalles, desde la bienvenida, donde uno puede escoger el aroma para la habitación, los jabones o el tipo de vino y durante la estancia, como el helado que te ofrecen para merendar o el trato de todo el personal, fiel reflejo de la hospitalidad tailandesa. La gastronomía del Paradee es impecable y variada, centrada en las delicadas especialidades tailandesas.

Otro lugar singular en el Golfo de Tailandia es Koh Chang y los más de 50 islotes que completan el archipiélago. Su aeropuerto más cercano es Trat con vuelos desde Bangkok y de ahí, un ferry nos llevará hasta la Isla Elefante. El Hotel Centara Koh Chang Tropicana Resort se encuentra en las arenas blancas de la playa de Klong Prao, es perfecto para toda la familia, y un sueño para niños y mayores. Situado junto a la gran playa, tiene una piscina entre palmeras y se encuentra muy a mano de todos los lugares más bonitos y escondidos de Koh Chang.

Lo ideal es alquilar una lancha rápida para pasar un día navegando por el archipiélago y por este mar que cambia de color, ya que la arena blanca refleja la luz del sol o de las nubes, consiguiendo que cada momento sea diferente.

Bucear en sus cálidas aguas es todo un placer, pero la isla también ofrece zonas montañosas para disfrutar de la naturaleza más verde. También merece la pena visitar el pintoresco pueblo de pescadores BangBao o ir a al campamento de elefantes.

Nos vamos ahora hasta la provincia de Nakhon, hasta el Hotel Aava Resort. Fue aquí donde sentí el placer de ser cocodrilo. Desde la habitación hay entrada directa a la piscina, orientada al amanecer.

Otra larga playa donde a primera hora de la mañana los pescadores extienden sus redes repletas de pescado. Ate llegó de Finlandia hace muchos años para pasar unas vacaciones y aquí se instaló. Con su impecable gusto nórdico construyó Aava Resort y ahora se ocupa personalmente para que todo aquel que le visite se sienta como en casa.

Pero Khanom esconde una singularidad única en el mundo. Es en este mar donde se pueden avistar los delfines rosas.

La costa es un espectáculo de siluetas, colores, verdes, azules y turquesas. Abrupta, selvática y de playas doradas. De pronto, los delfines rosas aparecen como en un sueño. Mágico encuentro en el mar.

Cruzamos   hasta el Mar de Andamán para llegar hasta la pequeña isla de Koh Yao Yai. Aquí el Hotel Shanthiya Resort & Spa es un paraíso en mitad del mar. Decoración tailandesa para sus villas de madera y 60 habitaciones. Integración perfecta con el medio ambiente y un spa de ensueño entre cascadas.

En el mar de Andamán y su increíble Bahía de Phang Nga podremos navegar en el Junco tradicional y llegar a lugares tan míticos como la isla de James Bond o Panyi, la isla flotante que se hizo famosa por los niños que querían jugar al futbol.

Otro de los lugares más inéditos que en mis viajes he podido descubrir es Elephant Hills en el corazón de la selva, en el Parque Natural de Khao Sok. Vacaciones perfectas para toda la familia, para disfrutar de la selva tropical, del lago, excursiones en kayak, senderismo y conocer de primera mano como se cuida a los elefantes, lavarles o darles de comer.

 

Su Rainforest Camp es es único campamento flotante de lujo del mundo y cada tienda cuenta con su propio kayak para recorrer las aguas del lago Cheow Larn. Sin duda otro de los lugares más especiales que he conocido.

 

Tailandia mágica, inédita y especial, allí donde lo divino y lo humano sortean la vida. El país donde los sueños se hacen realidad.

¿Cuál ha sido el hotel o lugar que recordáis con magia?

Cualquier duda o más información no dudéis en preguntarme.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer