Sarapiquí: de hormigas, ranas, aves y puentes colgantes

Esopo hubiera encontrado en Sarapiquí un lugar ideal para inspirar sus famosas fábulas. Probablemente una de las zonas costaricenses más desconocidas y una de las preferidas por el turista europeo que busca entornos exclusivos. Tiene junto al cantón de Sarchí, el Certificado Internacional como Destino Turístico Sostenible de TourCert. Además, y como parte del Programa de Gestión Integral de Destinos Turísticos, el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) ha puesto en marcha seis proyectos prioritarios para dinamizar el turismo en las zonas de Sarapiquí y Turrialba, con el objeto de atraer turistas tanto nacionales como extranjeros para y que no sólo conozcan los destinos de paso hacia otros puntos del país.

La zona de Sarapiquí se ubica al norte de la provincia de Heredia y Turrialba en la provincia de Cartago, situadas a menos de tres horas de San José, la capital de Costa Rica. Posee una amplia oferta de producto turístico en actividades de aventura, naturaleza, observación de aves y elementos de rescate cultural.

En Sarapiquí la prioridad es abrir un nuevo acceso al Parque Nacional Braulio Carrillo por el puesto el Ceibo para facilitar el acceso al bosque lluvioso, un proyecto que apoya la Municipalidad, la Cámara de Turismo de la zona, el Sistema Nacional de Áreas de Conservación  (SINAC), los empresarios de la zona y comunidad aledaña. Además, se mejorará la señalización turística y se mejorarán las condiciones turísticas y culturales de la ciudad de Puerto Viejo de Sarapiquí mediante la creación de espacios que destaquen la identidad y riqueza del destino.

Visité Sarapiquí en mi reciente viaje junto a Juan Duyos. A parte de la belleza que rodea al río Sarapiquí, se encuentra en este lugar una de las más interesantes reservas naturales. La Reserva Biológica Tirimbina.

Hoy nos vamos de lleno hasta allí para descubrir la cantidad de actividades relacionadas con la naturaleza que Tirimbina ofrece. Un paraíso de aventuras para toda la familia.

Los puentes colgantes son una de las atracciones favoritas, aquí se encuentra uno de los puentes colgantes más largo de Costa Rica con nada más y nada menos que 262 metros de longitud sobre el río Sarapiquí y verdes acantilados a la selva lluviosa a más de 22 metros de altura.

La caminata nocturna a partir de las siete de la tarde, muestra el misterio de la noche cuando el bosque cambia por completo y el fascinante mundo animal se adueña de él. La mayoría de los animales despiertan y podremos ver perezosos, ranas arborícolas, puercoespines, martillas y mucho más.

Siempre guiados por expertos conocedores del bosque y de sus habitantes. Los menores de 5 años tienen la actividad gratuita en todas las actividades de la Reserva y los grupos, a partir de dos personas, son limitados.

Los amantes del chocolate van a ser muy felices en Tirimbina. Hay un tour especial para ellos, que además cruza el puente colgante. Tras un paseo por el bosque lluvioso se llega a la plantación tradicional de cacao, donde explican el proceso de cultivo, recolecta y preparación final. Lo mejor de todo es que a nadie impedirán comer todo el chocolate que se quiera.

El Tour de Observación de Aves es otro de los más demandados sobre todo por españoles, ya que nuestro país es muy rico en diversidad avícola y el avistamiento de aves es una de nuestras aficiones favoritas. Iremos siempre con guía local y en pequeños grupos para poder ver sin molestar especies como Tangaras, Mieleros, Pájaros de Herón, Colibrís, Garzas Sol, Cotinga Nivosa, Monja Frentiblanca, o a la Coqueta Crestinegra, entre otras.

En Sarapiquí se organiza el único Tour de Hormigas del país. Una experiencia muy original e innovadora creada por uno de los personajes más queriddos de la comarca, Leo Herra, quien durante años ha estudiado a las Zompopas y nos llevará a descubrir la forma de vida y organización de la unica sociedad animal tan compleja como la humana.

Se trata del tour de Hormigas Zompopas, más conocidas como hormigas cortadoras. Son capaces de portar hasta ¡20 veces su propio peso! Pero esto no es lo más curioso de este tipo de hormiga. Se organizan perfectamente para proteger su hábitat, y solo comen el hongo que se produce tras masticar las hojas. Hay hormigas soldado, que defienden el hormiguero, otras se dedican en exclusiva a limpiar los caminos, las medianas cortan las hojas y las portan hasta el interior del hormiguero para que otras las mastiquen y se formen los hongos que servirán de alimento para el resto. Las más pequeñas van subidas en las hojas para espantar a un parásito que puede inyectarles sus huevos en la cabeza y matarlas. Y otras se dedican en exclusiva a cuidar los jardines de hongos. ¿Increíble verdad?

Lo más increíble es que gracias a esta iniciativa de Leo Herra podremos ver todo el trabajo en equipo de esta especie tan perfecta, e incluso con un poco de suerte descubrir a la hormiga Reina que puede vivir hasta 25 años, que es quien dirige a toda la sociedad y por si fuera poco, es también la madre de todas ellas, ¡más de 7 millones por nido!

Fascinante y única. Sarapiquí-

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer