La Hacienda de Abajo, más que un hotel con encanto

 

En el post anterior os llevaba de ruta por La Palma, pero para no hacerlo largo dejaba el tema de hospedaje.

En mi paseo por la isla, dividí las excursiones en dos rutas: las del norte y las del sur. Para las del norte me quedé hospedada en el Parador. Se encuentra a las afueras de Santa Cruz y es muy cómodo para poder disfrutar de la ciudad y sus alrededores.

La ruta del sur la terminé en Tazacorte para dormir en el hotel de La Hacienda de Abajo, que hoy os voy a presentar porque me pareció un lugar muy especial y con mucha historia.

En el siglo XVII fue una hacienda azucarera que luego se convirtió en el primer hotel de la zona. En la actualidad y tras varias reconstrucciones es considerado el primer hotel emblemático de las Islas Canarias. Había que conocerlo. En 1492, fecha que a todos nos suena, llegaron a Tazacorte los primeros conquistadores y descubrieron la fertilidad de sus tierras, regadas por el rio Tazacorte y La Caldera. El cultivo de caña de azúcar sería el futuro de la comarca. Pero demos primero un paseo por sus alrededores.

Tazacorte tiene dos pueblos, el de arriba al que se llega paseando desde La Hacienda, y el Puerto donde también esta la playa.

El pueblo es tranquilo, de arquitectura canaria y desde el mirador podemos ver la extensión de La Hacienda de Abajo, las plataneras, el Barranco de Tenisca y el mar.

Tan sencillo como encantador, y con un clima muy agradable, tiene varios museos y terrazas para disfrutar del atardecer.

El puerto y la playa de arena volcánica están enmarcados por la gran roca que llega directa desde El Roque de los Muchachos y por cuya cuerda se puede llegar al mismísimo Roque, tras seis horas de senderismo para los más valientes.

En el Barranco Tenisca hay varias cuevas naturales que tras la gran depresión que sufrió la zona después de la Guerra Civil, fueron utilizadas como vivienda. Hace unos años volvieron a ser ocupadas por hippyes, y al puerto llegó la polémica con su expulsión.

Los vecinos se quejaban de los incómodos inquilinos y se tuvieron que marchar. Polémicas a parte, la playa es amplia, el día que estuve el mar se había revolucionado y nos ofreció un bonito espectáculo de olas embravecidas.

 

El entorno de Tazacorte es de vegetación extrema, tierra fértil, ideal para plataneras y otros cultivos, que hizo del lugar una zona rica y con un importante intercambio comercial con la Península, pero también con América y Flandes. La Hacienda de Abajo recuerda aquellos tiempos gloriosos ofreciendo a sus huéspedes un auténtico museo de piezas desde el siglo XV al XIX.

 

Porcelanas chinas, reliquias y tallas religiosas, muebles, esculturas y pinturas. Aquí se encuentra la mejor colección de tapices de las islas, que incluye piezas francesas y flamencas. En definitiva, un ambiente especialmente recreado para amantes de la historia y el arte.

El jardín de la Hacienda es un botánico de rarezas tropicales, flores exóticas, especies endémicas de las Canarias, y parte de los árboles plantados cuando cumplía su función de huerta, como higueras, limoneros, naranjos, moreras o membrilleros.  El riego es también sostenible y procedente de manantiales naturales que llegan directos desde La Caldera de Taburiente.

 

Son los descendientes de la primera familia que construyó la casa principal, quienes ahora dirigen La Hacienda. Han recuperado el patrimonio histórico-artístico y devuelto a la historia de La Palma la importancia comercial que tuvo. Memoria histórica recuperada, La Hacienda es un hotel único, donde la hospitalidad es una de sus muchas virtudes.

El edificio restaurado recupera la apariencia original, manteniendo la arquitectura tradicional canaria. Desde los torreones se puede disfrutar de las vistas al vergel y a las plataneras que sustituyeron la caña de azúcar.

Cubiertas de teja árabe, balcones abiertos, sillares, balaustradas de madera, una pequeña capilla integrada en el jardín o una casa de baños y piscina, son algunos de los elementos arquitectónicos que hacen de este lugar un reducto muy especial. No podemos dejar de mencionar su restaurante que ofrece gastronomía tradicional canaria, ingredientes locales y la exquisitez que requiere el ambiente.

Arquitectura sostenible que pone en valor los recursos naturales de la zona, no en vano ha recibido varios premios en este sentido, como la Medalla al Mérito Turístico en Sostenibilidad y Calidad o el Premio Hispania Nostra a las Buenas Prácticas en la Conservación del Patrimonio Cultural y Natural.

Hotel Hacienda de Abajo
Calle Miguel de Unamuno, n.º 11
38770 Villa y Puerto de Tazacorte
La Palma – Islas Canarias

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer