Otoñear en la Ibiza más desconocida

    

Si estás pensando en hacer un viaje single a Ibiza, debes saber que el otoño descubre la verdadera bipolaridad de la isla de Ibiza. Su mágica energía se hace ahora más palpable que durante los ajetreados días, y noches, del verano. Ahora podremos seguir disfrutando de su luz, pero también de su silencio. Playas, acantilados y su verde corazón son ahora el lugar perfecto para disfrutar de uno de los mejores destinos para singles.

Otra de las ventajas de viajar ahora a la Pitiusa, la isla de los pinos, es la ausencia de calor. Las agradables temperaturas del otoño nos permiten acceder sin tanto esfuerzo como en verano, a las playas más escondidas y con peor acceso. Ahora podremos caminar por senderos de ensueño, sin sufrir la humedad ni el calor veraniego.

Es Portitxol, en el Municipio de Sant Joan, en la costa noroeste, un pequeño puerto natural donde pequeñas casetas para varar los barcos de los pescadores del lugar, convierten la playa en un lugar muy especial. Rodeada de pinos y acantilados es un lugar idílico y paradisíaco. Casi podría ser una piscina natural, pues los acantilados la rodean como si quisieran protegerla de miradas indiscretas.

Un poco más al norte, en el mismo municipio, podemos ir a Es Canaret. Una diminuta cala a la que antiguamente sólo podía accederse atravesando un jardín privado. Ahora ya hay parking y sendero, pero es una delicia, también decorada con casetas varadero de pescadores.

Otro paraíso que tienes que ver en Ibiza, donde sí encontraremos piscinas naturales es en Cala D´Ort, muy conocida también como Atlantis, una de las mejores calas de Ibiza. Las rocas de arenisca bajan hasta el mar como si la piedra llorara, de felicidad. Hay que caminar un buen trecho por el acantilado, pero merece la pena. De la vieja cantera, con la que se construyó la muralla de Ibiza, queda la llamada cueva de Budha, donde los hippies se hicieron fuertes en la década de los setenta. Desde aquí tendremos una de las mejores vistas de los islotes de Es Vedrá pero también del famoso atardecer ibicenco.

Tumbarse al sol en otoño es un placer en Punta Galera, ya que se trata de una playa formada por terrazas de piedra que, si en verano pueden calentarse mucho, ahora se convierten en un calefactor natural de lo más agradable. En verano suele haber nudistas, pero ahora es un secret spot donde por su orientación, en el Municipio de Sant Antoni, también podremos disfrutar de la puesta de sol.

En la Bahía de Es Cubells hay una preciosa cala de pescadores, es Cala Llentrisca. Hay que caminar medio kilómetro, es poco, pero lo suficiente para que suela estar solitaria incluso en verano. Si al llegar a la barrera de la urbanización cercana, la encontráis bajada no hay problema, basta con decir que vais a la cala y os dejan pasar.

Más conocida es la playa de Comte, pero en esta época habrá poca gente y merece la pena visitarla. Es una de las más bonitas de Ibiza, algunos la han calificado como de las más bellas del mundo. En esta playa también el atardecer regala momentos inolvidables.

Y termino con una de mis favoritas, la pequeña Playa de S´Estanyol, en la zona de Jesús, al este de la isla y cerca de Ibiza capital. El acceso a través de una zona pedregosa la convierten en un lugar solitario y mágico, en la desembocadura del Torrente de Sa Font. Su entorno natural es una maravilla, con pinos hasta el mar y agua cristalina.

“Otoñear” en Ibiza es descubrir un tesoro del Mediterráneo.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer