Todo al rojo

 

Todo al rojo, sí, pero sin descartar ocres, anaranjados, amarillos y siempre combinado con un fresco toque de verdor. Es el otoño una de las mejores épocas para viajar al país del Sol Naciente, debido, además, a su clima templado y agradable durante toda la estación roja.

La coloración del paisaje tiene lugar en todo el país, en todas sus islas de norte a sur, y desde mediados de noviembre hasta bien entrado el mes de diciembre. El 70% del país es bosque de hoja caduca, así que en Japón resulta muy fácil disfrutar de toda la gama otoñal.

Por si os sirve de inspiración en este post os señalo algunos de mis lugares favoritos para contemplar este espectáculo, único en el mundo. En Japón lo llaman el koyo.

Castillo de Hirosaki. Situado en la región de Tohoku, en la prefectura de Aomori, da nombre al parque que le rodea. La imagen que ofrecen los árboles en otoño a los pies de la torre de tres pisos es otra de las postales destacadas de Japón en esta época del año. Al encontrarse en la zona norte del país, es uno de los lugares donde antes comienza el koyo, a principios de octubre.

Castillo de Hirosaki ©Hirosaki ©JNTO

 

 Las Gargantas de Genbikei, en Hiraizumi (prefectura Iwate) son un impresionante paraje conocido no sólo por sus desfiladeros sino también por los diferentes templos declarados Patrimonio de la Humanidad. El paso del río, de orillas rocosas, junto con los vivos colores de los árboles en otoño ofrece vistas increíbles. También en esta zona la contemplación del otoño comienza en octubre.

Garganta de Genbikei Gorge ©JNTO

El desfiladero de Agatsuma, en la prefectura de Gunma, ofrece el espectáculo de los verdes y amarillos con su abundante vegetación que pinta el monte con toda la paleta de verdes, amarillos y ocres desde mediados de octubre.

Agatsuma Gorge and Mt.Haruna ©JNTO

El Jardín de Yoshimizu-en es un jardín privado del siglo XVIII, situado en Hiroshima, sólo se abre al público dos fines de semana y dos veces al año, el primer y segundo fin de semana de junio para la puesta de huevos de las ranas de los árboles de Moriao y el segundo fin de semana de noviembre para la observación de las hermosas hojas otoñales. En la actualidad es un hábitat natural para la rana arbórea forestal la moriao-gaeru y es reserva natural desde 1952.

Yoshimizu-en Garden©Hiroshima Prefecture ©JNTO

También desde la presa de Hananuki, en la prefectura de Ibaraki, hasta Namerigafuchi y Otakizawa se extienden hermosos paisajes. Una de las mejores formas de recorrerlo es en un paseo fluvial, sin descartar el fabuloso puente colgante de Shiomidaki. En este puente las ramas de los árboles y sus hojas otoñales caen a ambos lados formando un túnel lleno de color.

Hananuki Gorge ©Ibaraki Prefecture©JNTO

Templo de Jojakkoji. Con la llegada del otoño este templo en Kioto, se llena de visitantes que acuden a admirar la belleza de los paisajes de la zona, denominada Arashiyama y caracterizada por estrechos caminos con encanto, pequeños templos y abundantes bosques.

Templo de Jojakkoji  ©Kyoto Convention Bureau© JNTO

En esta zona destaca también el bosque de bambú de Sagano y el puente de Togetsu-kyo. El puente de madera se extiende sobre el río Katsura frente a la montaña de Arashiyama, ofreciendo unas vistas increíbles. La coloración de las hojas llega a Kioto a mediados de noviembre.

También en Kioto el templo budista de To-ji y sus jardines son un hermoso lugar para pasear, meditar y disfrutar del colorido durante el mes de noviembre, incluso a principio de diciembre.

Es uno de los mejores momentos para hacer el Camino de Shikoku con sus 88 templos budistas. Un camino de peregrinos hermanado con el de Santiago y que puede hacerse también poco a poco. Bordea toda la isla de Shokoku convirtiéndolo en el único camino circular del mundo y recorre parajes muy diversos, entre montañas, llanuras, selvas y playas. Ideal durante noviembre y principios de diciembre.

El rojo siempre favorece y a Japón le sienta muy bien. ¿Cómo os gusta disfrutar del otoño?

  • Nosotros acabamos de regresar de Japón ahora mismo. Decir que en Kioto y Koyasan ya empiezan a ponerse los arces con colores rojizos. Si nos hubiesemos quedado un par de semanas más lo veríamos todo espectacular. Aún así, vale mucho la pena…

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer