La historia del pueblo con el nombre más largo de Europa, y un reto

Hace un par de semanas estuve en Gales, con la mala suerte de coincidir también con la “bestia del este”, de tal forma que la visita a varios lugares del viaje se tuvo que cancelar. No así la que hicimos al pueblo con el topónimo más largo de Europa y tercero del mundo, por detrás de Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipukakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu en Nueva Zelanda y de la descripción espiritual de la ciudad de Bangkok.

En mi perfil de Instagram Viaja con Carla (@ViajaconCarla)  publiqué un video de nuestra guía Menai, pronunciando el nombre como si tal cosa. Para los galeses es tan fácil como para nosotros aprender a decir “supercalifragilisticoespialidoso”. Una hazaña a la que todos los niños se enfrentan y suelen superar.

Aquel video, que aún podéis ver en mis historias destacadas, tuvo muchísimo éxito y despertó la curiosidad por este lugar. Así que hoy os contaré algo más de Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch

 

Hasta 1880 a este pequeño pueblo agrícola en la isla de Anglesey, norte de Gales, se le denominaba Llanfairpwll. Pero en aquellos años, y tras la Revolución Industrial, el tren llegó al pueblo en su ruta para comunicar Chester y Holyhead. Atraídos por los nuevos avances industriales y con las esperanzas puestas en conseguir algún beneficio económico para la localidad, sus vecinos se reunieron para pensar nombres que atrajeran a los viajantes y les animara a bajar en la estación para gastar dinero en su pueblo.

 

En galés, como en tantos otros idiomas, muchos nombres propios se corresponden con una descripción del lugar y sus alrededores. Por ejemplo, mi apellido vasco Urrestarazu, significa “Mirador del avellanar”, y también en España tenemos un pueblo cuyo nombre está entre los más largos del mundo. Es Azpilicuetagaraycosaroyarenberecolarrea, en Navarra,  y su significado, “El corral alto en el campo bajo de Azpilicueta”.

Pero volvamos a nuestra historia. De entre todas las ideas presentadas, la que más gustó fue la del zapatero, quien tuvo la feliz idea de alargar el nombre con una amplia descripción para conseguir que su localidad fuera conocida en todo el Reino Unido por tener el nombre más largo de la Gran Bretaña.

Y lo que describieron fue: “Iglesia de Santa María del Valle de los Avellanos Blancos cerca del Remolino Feroz e Iglesia de San Tysilio de la Cueva Roja”. Dicho en galés, Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch.

Efectivamente consiguieron repercusión, hasta tal punto que hoy en día es un lugar muy visitado, y en la propia estación de tren, donde todos nos queremos retratar con el nombre más largo de Europa, hay una tienda de souvenirs donde todo el que entra se gasta unas cuantas libras.

 

Tenéis todo el fin de semana para practicar, si el lunes algún valiente se anima a publicar un vídeo en Instagram con la pronunciación perfecta, prometo regalarle una Luz de Rosas de Carla Bulgaria.

 ¡Ánimo!

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer