‘Street food’ en Singapur: otro nivel

 

El turismo gastronómico continúa su auge a pasos de gigante. Ya lo vimos en Fitur 2018, donde prácticamente todos los países ofrecían al visitante sus delicias culinarias. A cuenta de la nueva licencia española para comercializar insectos con fines gastronómicos, conversaba con unos amigos sobre el street food de Bangkok, uno de los mejores del mundo. Aún hay quien siente recelo a este tipo de comida y piensa que no ofrece garantías de higiene. Bajo nuestro prisma occidental, donde todo está ya regulado y nadie mueve un dedo sin la supervisión gubernamental, la comida ambulante nos resulta llamativa. Pero que nadie la desestime por insegura: en Asia, la street food está a la orden del día. Miles de personas se alimentan por las calles y para los turistas es un exótico reclamo más del destino. Incluso la web de Edreams recomienda en su blog los mejores lugares para encontrar los puestos de comida callejera más exóticos.

Si bien Bangkok es una de las ciudades con mayor tradición en street food , no menos importante es la ciudad de Singapur. Capital del archipiélago con el mismo nombre, dicen de ella que es el lugar donde se puede ver el futuro. Una ciudad donde prima la tecnología, donde ya hay taxis que funcionan sin conductor o donde en los hospitales te atiende un sonriente robot. En este mismo lugar se encuentra el paraíso de la venta ambulante de comida. En Asia funciona este sistema porque las familias no tienen la tradición de almorzar o cenar juntas. Todo se mueve muy deprisa, el trabajo es absorbente y a penas hay tiempo para alimentarse. El turista occidental encuentra esta alternativa original, exótica y diferente.

 

Dónde encontrar los mejores street food en Singapur.

La buena organización del país obligó en los años 70 a los vendedores ambulantes de comida a establecerse en zonas concretas, conocidas como los Hawker Centers. En cada uno encontraremos cientos de pequeños establecimientos que ofrecen sus especialidades locales, pero con rigurosos controles sanitarios.

 

Hay varios y para todo tipo de gustos, desde los más tradicionales hasta los más modernos, limpios y cuidados. Pero en todos ellos la calidad es estupenda y los precios inmejorables.

 

El Hawker Center conocido como Old Airport es el más antiguo de la ciudad y el de Chinatown es el más grande, muy cerca esta Maxwell road, para poder comer tras un poco de turismo en el Templo de la Reliquia del Diente de Budha, uno de los templos-museo más visitados de la ciudad. Más moderno es el centro de vendedores de Tiong Bahru, donde cada puesto tiene un moderno e inteligente sistema de ventilación y salida de humos. Además, si nos gustan los mercados tradicionales, en la primera planta de este centro encontraremos uno de los mejores de Singapur para poder comprar o disfrutar de frutas y verduras frescas.

 

Si lo nuestro es la noche, podemos visitar Chomp Chomp Food Center en Serangoon Gardens, que abre a las seis de la tarde para que los más nocturnos no se queden sin su satay. También encontraréis abierto por la noche, abren las 24 horas, el Centro de Iau Pa Sat en el barrio financiero y rodeado por los rascacielos más altos de la ciudad.

 

Por último, del mismo modo que nadie puede abandonar Singapur sin comer en alguno de sus 107 Hawker Centers, también hay algunas especialidades que debemos probar, como las brochetas de cerdo o cordero, el arroz con pollo, fideos de arroz con caldos de pescado o marisco (Laksa), el cangrejo picante o el pastel de zanahoria, que ni es pastel ni es de zanahoria.

 

La comida callejera es fundamental para conocer la vida tradicional de muchos países, no hay que tenerle miedo, menos aún en Singapur, donde es posible comer por 4 euros en el país más caro del mundo.

¿Qué os parece la comida callejera? ¿Cuál es el plato más raro que habéis probado en vuestra vida?

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer