Diez excusas para viajar a Seychelles

Es la República de Seychelles, un archipiélago formado por 115 islas en el Océano Índico, pero también un paraíso tropical. Si necesitáis una excusa para descubrir este archipiélago, hoy os traigo diez.

  • Seguridad. Cuando programamos un viaje de los catalogados como exóticos es importante tener en cuenta la seguridad personal en el destino. En la lista de países tropicales donde la seguridad está por norma general garantizada se encuentra Tailandia, Costa Rica o Seychelles. De ahí que sea un destino muy buscado tanto para lunas de miel y pareja como para viajes con amigas o incluso familia. No hay serpientes venenosas, lo cual es muy de agradecer cuando se pasea por las montañas tropicales o los manglares de las playas.  Se trata del segundo país africano en cuanto a Índice de Desarrollo Humano, gracias a sus altos marcadores en educación, salud y nivel de riqueza per cápita. Un país rico y próspero ideal para viajar de mochilero, pero también con un nivel hostelero puntero que ofrece la posibilidad de experimentar el lujo más sofisticado y exclusivo.

  • Exotismo. En todas sus islas la vegetación es sorprendente, cumbres, acantilados y la exuberancia de la selva tropical en contraste con las gigantescas rocas que se desperdigan por la mayoría de las islas. Estas gigantescas rocas consiguen ofrecernos un espectáculo visual único. La mayor parte del país es montaña tropical. Para ver una de las mejores vistas panorámicas de la costa oeste de Mahé hay que subir hasta Mission Lodge en la cumbre de Sans Souci. El idioma criollo también resulta exótio, original y muy simpático. Exótica es también la gastronomía y en Seychelles encontraremos fauna y flora que no hay en otro lugar del planeta.

  • Flora y fauna endémica. Tiene Seychelles especies que no se encuentran en ningún lugar del mundo. Los tres ejemplos más famosos son el Coco de Mer, las tortugas gigantes y el loro negro. El Coco de Mer es enorme coco endémico que incluso en el país ya es difícil de encontrar, como difícil pero no imposible es ver el loro negro. El Valle de Mai en la isla de Praslin, ofrece esta doble posibilidad y es por ello Patrimonio de la Humanidad. Aquí se encuentra la flora del primigenio, es el paraíso original. La palmera del Coco de Mer tiene la semilla más grande del reino animal y es el símbolo del país. Las tortugas gigantes se encuentran en libertad en algunos lugares del archipiélago, pero también en cautividad para que los turistas puedan verlas fácilmente. Son tortugas que llegan a vivir 250 años y aún en cautividad disfrutan del medio ambiente y de su propio habitat.

  • Senderismo y ciclismo: Tanto en Mahe, sobre todo por el Parque Nacional Morne como en las islas de Praslin y La Dagui, hay rutas espectaculares para caminar. Suelen estar indicadas, pero lo ideal es contratar un guía especializado que nos enseñará los rincones más misteriosos y desconocidos. En Mahé podéis poneros en contacto con Allen Esparon (Allen Esparon @ gmail. com ) , que además es especialista en música criolla y en La Digue os recomiendo contactar con Dereck Bonté (Teléfono 00248-2576077) conoce todos los rincones de la isla, que es una auténtica joya y se ocupa de alquilar las bicicletas, otra de las opciones más maravillosas que ofrece esta pequeña isla. Una experiencia inolvidable.

  • La ciudad más pequeña del mundo. Victoria en honor a la Reina de Inglaterra es la capital del país, pero también una de las ciudades más pequeñas del mundo y la única ciudad del país, el resto son pequeñas comunidades. En Victoria está el único gran puerto del archipiélago y sus calles son una delicia para empaparse de la vida social criolla, de sus mercados y mercadillos, como el de Sir Selwyn-Clarke. El único templo hindú de las islas se encuentra en Victoria y curioso resulta ver una réplica del reloj de la Torre de Londres. Sin duda un paseo estimulante para vivir la esencia comercial de Seychelle.

  • Las playas más bonitas del mundo. Según los rankings de playas editados por las revistas especializadas, Seychelle cuenta con algunas de las mejores playas del mundo. Son impresionantes por su arena dorada, vegetación y manglares, pero también por las rocas que evocan catedrales de la naturaleza. En la isla de Praslin se encuentra la playa Anse Lazio, de fina arena, abrazada por takamakas y blindada por rocas graníticas. El Resort Banyan Tree se encuentra en la playa Anse Intendance, una de las más bonitas y salvajes de Mahé. No muy lejos la playa de Anse Soleil es una de las favoritas para el turismo local y tiene un pequeño restaurante criollo. En la isla de La Digue la playa de Anse Source de Argent es probablemente una de las más bonitas que he visto en mi vida. Enormes bloques de granito esculpido por la erosión y en contraste con el mar turquesa, hacen que este lugar sea uno de los fotogramas que mi memoria guardará para siempre. También en La Digue merece la pena visitar La Grande y la Petit Anse. Aprovecho para recomendar disfrutar de La Digue en bicicleta.

  • Gastronomía criolla. Los habitantes de Seychelles tienen su origen en etnias africanas, luego llegaron los comerciantes árabes, los colonos franceses, portuguese e ingleses. Un país mestizo, criollo 100%. Criollo es su simpático idioma y criolla es su gastronomía. El curry de pulpo es realmente original y delicioso, y es uno de los platos más típicos de Seychelles. La base son el pescado, el marisco y el arroz que condimentan con  una gran variedad de salsas y especias. Les encanta la barbacoa para carnes y pescados,  y cocinan sabrosas sopas y guisos. Frutas, verduras y legumbres completan su dieta, sin olvidar el coco que acompañan con casi todo.

  • Sostenibilidad. El respeto al medio ambiente es un tema que el Gobierno tiene muy en cuenta, no solo manteniendo impecables y limpias todas las islas, sino también ejerciendo rigurosos controles en el sector turístico y hostelero.

  • Romanticismo y Hoteles para soñar.  Yo estuve en dos de los mejores hoteles de Seychells, el Avani Babarons Resort & Spa en el norte de la isla de Mahe, habitaciones amplias y luminosas con vistas al jardín y a la playa, una cocina exquisita, spa y piscina entre palmeras. El Banyan Tree, ya os he comentado que este hotel se encuentra en una de las playas más bonitas de la isla. El romanticismo esta asegurado, especialmente en el Banyan Tree ya que las habitaciones son villas independientes con su propio jardín, piscina y salida individual a la playa. En La Digue además de dos resorts hay varios “guest house”, perfectos para vivir una auténtica experiencia criolla.

  • Cinéfilos. Los amantes del cine podrán ver en la isla de La Digue la casa donde se filmó Emanuelle…. A partir de aquí, que cada uno se haga su propia película…

Qatar Airways vuela a Mahé desde Doha y la conexión desde Madrid es bastante rápida y cómoda.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer