Una joya bajo el agua

Puente romano de San Juan

En 1955 se inauguró el Embalse de San Juan que completaba el aprovechamiento de las aguas del Alberche iniciado con los Embalses de Picadas y El Burguillo. Se encuentra entre las Comunidades Autónomas de Madrid y Castilla-León.

Si bien la creación de estos pantanos, como tantos otros a lo largo de nuestro territorio, fueron y son de gran importancia para el almacenamiento de agua, abastecimiento y como centrales hidrográficas, sus construcciones estuvieron rodeadas de polémica al inundar pueblos, ermitas y otros monumentos y obras de interés cultural e histórico.

El Embalse de San Juan esconde un precioso puente romano de sillares labrados. Cruzaba el río Alberche para comunicar las poblaciones de Robledo de Chavela y San Martín de Valdeiglesias. Tiene aproximadamente 125 metros de largo y 9 arcos de medio punto. Uno de ellos ya está completamente sepultado por la arena, por eso en algunos foros se habla de ocho.

Se trata de un puente muy curioso y original por que es irregular, asimétrico. Los tajamares son triangulares y se colocaron aguas arriba para romper las corrientes y repartir mejor el agua. Tiene 4 y también son asimétricos, siendo uno de mayor tamaño, ya que, en su superficie o calzada, hacía de espacio para cobrar el pontazgo, tasa que se cobraba por pasar, como el peaje de las autopistas.

A partir del siglo XVIII debieron pensar que las obras ya estaban amortizadas y, desde entonces, el paso fue gratuito.

Se cree que puede ser romano por sus características, pero no hay datos que lo confirmen. En cualquier caso, es una joya anterior al siglo XI.

 

 

Grandes losas aún rematan el lomo de aguas abajo, las losas del otro lado se han perdido probablemente empujadas por las corrientes. Además su expoliación comenzó con la sequía del año 1995 y continua cada vez que el pantano vuelve a secarse, como ha sucedido este año.

Al parecer en alguna ocasión se ha pedido a la Comunidad de Madrid que lo reubiquen para poder conservarlo y disfrutar de su originalidad y belleza, pero nunca resulta prioritario para los presupuestos. Y sequía tras sequía vuelve a aparecer como un fantasma, cada vez más triste y deteriorado.

En España somos así, tenemos monumentos incluso debajo del agua.

 

Sirva este post para recordar que debemos aprovechar el agua con cabeza, sin desperdiciarla ni usarla inútilmente. Los últimos meses han sido trágicos y la sequía en la mayor parte de España es brutal. El agua es vida, no la malgastes.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer