De ‘Picnic’ por Pamplona

img-3166

Comer bien en Pamplona no es tarea complicada, pero sí puede llegar a serlo si buscamos un lugar que cumpla a la vez otros requisitos, tales como la amabilidad en el trato, bonita decoración, posibilidad de reservar mesa, precios muy asequibles, máxima calidad en todos los productos, y siempre de temporada, gran variedad en la carta de vinos, barra de pinchos, ubicación perfecta, buen ambiente…

Ese lugar se llama Picnic, y es desde luego uno de mis favoritos en la capital Navarra. Ubicado en pleno centro, en la calle San Nicolás nº 72, frente a la Iglesia de San Nicolás.

 

 

Fachada prinicpal de San Nicolás desde el Paseo de Sarasate

Fachada principal de San Nicolás desde el Paseo de Sarasate

La Iglesia de San Nicolás se levantó en el siglo XII como fortaleza defensiva para los vecinos de San Nicolás que con frecuencia se enfrentaban a otros burgos cercanos. En el siglo XIII y tras un ataque, la iglesia fortaleza se incendió. De aquella época románica tan sólo queda una torre de vigilancia. De estilo gótico tiene dos puertas y el ábside, el resto se ocultó con añadidos posteriores durante el siglo XIX. El pórtico es neogótico. En su interior se conserva un precioso órgano barroco.

ffff

El edificio donde se ubica Picnic fue la primera obra de estilo modernista de Pamplona. Su fachada fue proyectada por el arquitecto D Manuel Martínez Ubago para Dña Zoila de Espiral e Irurita Vda de Gayarre, en 1899. Una placa conmemora el centenario.

img-9085

 

La decoración y distribución del interior  del local, fue diseñada por los arquitectos Enrique Kahle y Michel Arauzo. Es sencilla y rústica pero actual y muy acogedora. Se han respetado las texturas de muros, con ladrillos vistos y las estanterías son antiguos cajones de mercado. La madera de roble domina el local. Para colgar abrigos y bolsos hay unos originales garruchos naúticos de Dvelas. Los Premios de diseño The Restaurant & Bar Design Awards acaban de seleccionar Picnic como finalista al mejor bar de Europa.

 

img-9095

En cuanto a la oferta gastronómica de Picnic, su carta es sencilla pero con productos de la tierra, de temporada y de gran calidad.

 

fff

Como verduras destaco las judías verdes fritas, el tomate con ventresca, las piparras, los espárragos y las alcachofas con foie. Hay que tener en cuenta que cada temporada el menú varía según el mercado. El chuletón de vaca de Picnic ya se menciona como de los mejores de Pamplona. Los chipirones Pelayo, son encebollados y están exquisitos. También tiene mucha fama la toritilla de patata y el menú para dos personas a 50 euros es una de las mejores opciones calidad-precio de la capital.

g

Ionyolaia Nedelcu es el encargado del local, siempre atento a todos los clientes se deshace en amabilidad para que uno se sienta como en casa.

ff

También hay barra para tomar pinchos o algo de la propia carta del bar en caso de ir con prisa o no tener sitio en las mesas. Y la oferta de vinos es bastante completa.

f

Para los fumadores, aunque todos sabemos que es perjudicial para la salud, Picnic tiene un pequeño pero agradable porche con radiadores.

img-3167

Ir de Picnic por Pamplona es de lo más apetecible.

   11059998-298627020260996-5894568529388008255-n

  • Para dormir en Pamplona: Hotel Tres Reyes

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer